Actitud Activa Emprendedora en Ciclos Formativos de FP

Empezamos el año con energía y el mundo empresarial y formativo se ponen las pilas para potenciar las actitudes necesarias para moverse en el mercado laboral.

Tres palabras clave para dotar a los alumnos de toda la energía, y recursos personales y profesionales, que les permitan alcanzar sus sueños profesionales y personales: ACTITUD ACTIVA EMPRENDEDORA. Me parecen fundamentales estas tres ideas que van a ayudar a conseguir que los estudiantes centren su postura ante la vida profesional de una manera constructiva, protagonista y creadora de éxitos y oportunidades:

Actitud Activa Emprendedora en Ciclos Formativos de FP

ACTITUD: las actitudes positivas atraen a las personas, a las situaciones de éxito y a las emociones que generan vinculo. La actitud es una predisposición a las vivencias que tenemos por delante. Una buena actitud genera amplitud de miras y posibilidades. Los valores y creencias que hemos ido creando en nuestras experiencias anteriores influyen directamente en nuestra actitud. Todo es resultado de un aprendizaje consciente y voluntario, o al menos, necesitaríamos que fuera así para mantener nuestro equilibrio personal y una autoestima sana.

Por ello siempre digo, que cuando nos encontremos una persona con una actitud difícil ante el día a día, tratemos de preguntarnos cuál es el motivo, qué ha aprendido y cómo, de su experiencia, porque sin duda, esto está determinando su actitud. Ahora bien, si como en este caso en estudiantes de FP, provocamos un entrenamiento en el desarrollo de buenas actitudes que, sobre todo, nos permitan crear oportunidades de éxito, o cuanto menos de aprendizaje constructivo, tendremos estudiantes / profesionales potenciales que tienen mucho que ofrecer en el mercado laboral y que sin duda, marcarán la diferencia con otros candidatos. Una buena actitud será sin duda nuestro impulso.

ACTIVA: la clave esencial de todo aprendizaje y cambio, el que dotemos a las buenas actitudes de protagonismo activo. La actividad protagonista se desarrollará por:

  • El deseo de cambio y aprendizaje voluntario que incluye
    • trabajar nuestra motivación propia, descubrir qué es lo que realmente nos motiva y activa nuestras emociones positivas,
    • asumir que el aprendizaje no es un proceso continuo y creciente, sino discontinuo creciente, en el que se intercalan descubrimientos, errores, aprendizaje y nuevos descubrimientos
  • La activación de nuestros PEA (atractores emocionales positivos) (ver artículo) que supondrá en nuestro cerebro:
    • la activación del Sistema Nervioso Parasimpático en favor del Sistema Nervioso Simpático:

SnS y SNPS -SnS y SNPS efectos

Que nos generará que estemos al máximo de nuestras capacidades cognitivas y emocionales, de nuestra receptividad a otras personas, a las emociones de los demás y a nuevas posibilidades, al aprendizaje, a la adaptación y al cambio.

  • La continuidad del proceso de cambio, que se mantendrá si tenemos presente:
    • la imagen del futuro deseado
    • somos conscientes de nuestras fortalezas y áreas de mejora
    • nuestra agenda de aprendizaje
    • la puesta en práctica de nuestros descubrimientos y aprendizajes
    • relaciones positivas que nos apoyen y nos inspiren

EMPRENDEDORA: porque necesitamos probarnos, como parte de nuestro aprendizaje, que somos la mejor elección para nuestro posible cliente o reclutador, que tenemos una marca personal que aporta algo diferente con la que inspiramos confianza, y generamos la intención de invertir en nosotros. Nuestra actitud emprendedora mostrará:

  • la visión que tenemos de nuestro potencial
  •  la misión, el «para qué» servimos en este mercado laboral, qué podemos aportar
  •  cuáles son los valores que nos hacen diferentes al poner en práctica nuestras habilidades y aplicarlas en beneficio de nuestro cliente o empresa
  • qué dicen de nosotros nuestros seguidores, los receptores e inversores anteriores en nuestra marca y cualquier persona que haya interactuado con nosotros
  • cuál es el mensaje clave con el que queremos que se nos asocie y se nos identifique
  • qué huella queremos dejar cuando nuestra ACTITUD ACTIVA EMPRENDEDORA sea conocida por los demás.

En definitiva, estas tres ideas son un reto genial tanto para una servidora, como para todos aquellos que quieran ser felices con lo que les gusta y que quieran proporcionar un valor que sea capaz de ser reconocido por los demás.

¿Qué proceso de aprendizaje podemos plantear para desarrollar estas 3 ideas?

actitud emprendedora (2)

 

No voy detrás del dinero, voy detrás de un sueño, ¡SER LIBRE!

Robert Kiyosaki

¿Y vosotros detrás de qué estáis?

¿Formamos personas libres con actitud activa emprendedora?

 proyecto actitud emprendedora

10 preguntas que a tu cliente le urge tener respuesta

Las conversaciones que se generan en la labor comercial son esenciales en la coherencia con la marca personal/comercial de un proyecto/empresa/profesional. Es uno de los pasos clave cuando en las sesiones de coaching comercial, preparamos cómo vamos a hacer coherentes nuestros valores con las actuaciones de nuestros posibles clientes. Y por supuesto, las conversaciones, como nuestra herramienta básica para interactuar, necesitan prepararse y cuidarse con el objetivo de dar respuesta, no sólo a lo que verbaliza el posible cliente, sino también a lo que no verbaliza.

¿Qué posibles preguntas hay en la mente de nuestros posibles clientes? Veamos:

10 preguntas que a tu cliente le urge saber

 1. ¿Te importa «colocarme» tu producto o servicio, o puedo esperar que crees una relación de confianza conmigo respetando la velocidad que necesito?

Uno de los aspectos, a veces, menos considerado en la labor comercial y el que posiblemente, más suele costar, es respetar la velocidad del posible cliente en la creación de confianza con el proveedor. Y es cuando no respetamos este aspecto, cuando corremos un grandísimo riesgo de perder al cliente, y entonces ya no hace falta que nos planteemos responder nada más.

Necesitamos recordar, que aunque conoces a tu posible cliente en un entorno profesional, no deja de ser una persona, con la que estás tratando y como en toda relación necesita de sus pasos a la hora de crear confianza contigo. Trabajamos con profesionales pero confiamos en las personas. Ahora bien, la cuestión importante para los que desempeñan la labor comercial, es plantearse, primero, si estamos respetando esa velocidad de relación en nuestros pasos comerciales, y segundo, qué vamos a hacer en esos pasos comerciales para fomentar la confianza en esa relación que estamos tratando de crear con el posible cliente, porque ¿queremos crear una relación, verdad?

Te invito a revisar más ideas en este artículo: ¿Confianza o desconfianza, qué vas a elegir?

2. ¿Cómo encaja tu producto/servicio con mi empresa, con nuestros valores y con nuestras necesidades?

Los valores de tu empresa, o de tu proyecto profesional son el motivo por el cual tus clientes externos e internos decidirán fidelizarse. Son la razón que les permite tener confianza y garantías sobre tu trabajo. Tus valores son la cuestión clave por la que recomendarán tu producto o servicio. Son el elemento que une a a los profesionales bajo un mismo enfoque de creencias, que guían su comportamiento interno y externo. Tus valores son la ventaja competitiva que necesitas para que seas elegido por un conjunto de clientes potenciales, que comparten y buscan lo que tú aportas, y de la forma en que lo haces. Los valores generan que tus interacciones sean como son y no de otra manera. Son el valor añadido de tu propuesta profesional.

Nuestra forma de interaccionar muestra nuestros valores. Son valores y directrices que queremos que identifiquen aquello por lo que luchamos y que nos emociona. El cliente tendrá en mente si ¿Apuestas por los mismos valores que yo? ¿Son complementarios? ¿Tus valores me van a aportar algo?

Entonces, ¿tienes claramente definidos tus valores? ¿Inviertes en conocer los valores de tu posible cliente? ¿Hay puntos en común? ¿Cómo puedes demostrarle que son tangibles para tu posible cliente?

3. ¿Vas a invertir lo que sea necesario para conocernos mutuamente y aprender ambos de lo que tenemos que aportarnos?

Tu marca personal y la suya, como posible cliente, definen lo que sois y aquellos sueños que queréis convertir en realidad. Hacia dónde os vais a dirigir y en qué queréis evolucionar. ¿Le prestas realmente atención para conocerle? Prepara una propuesta que sea coherente con los valores, con intereses y prioridades, con la dirección a la que quiere llegar tu cliente.

No necesito tus «ténicas de venta», necesito personas que sepan generar relaciones auténticas y de valor.

¿Tienes claro que puede aprender tu cliente de ti que le sea de utilidad? ¿Te has planteado qué puedes aprender de tu cliente que te convierta en mejor profesional o empresa?

4. ¿Cómo vas a crear valor a mi empresa/proyecto con tu producto/servicio?

Quiero comprar y decidir comprobando que me vas a aportar algo, no que me lleves a dónde tú quieres.

Tu producto/servicio necesita aportar valor al producto/servicio de tu posible cliente. Y ha de ser un valor reconocido y validado por el cliente. Este es el motivo de por qué muchas de las conversaciones comerciales iniciales fracasan, En muchas ocasiones el rol comercial orientado a hablar y hablar sobre el producto/servicio, olvida que su objetivo no es convencer, sino crear. Crear una conversación en la que se comprenda, se acepte y se active la decisión, basada en la percepción de que lo que ofreces sirve de algo al cliente, a ese, y no a otro.

¿Antes de tus conversaciones con los posibles clientes te preparas exactamente qué le puede ser de valor, por qué y qué va a ganar?

5. ¿Qué vas a hacer para que considere que estoy creando un equipo contigo?

Cada vez es más importante y mejor valorado el hecho de que los clientes consideren que formas equipo con ellos. De esta manera, se percibe una mayor implicación y compromiso en unos objetivos comunes acordados con el cliente. Como en todo equipo, sus miembros necesitan confiar en las capacidades de los otros, percibirlas como complementarias e invertir tiempo juntos en conseguir las metas compartidas.

La cuestión es ¿cómo puedes hacerle llegar a tu cliente que vas a a formar equipo? ¿qué acciones vas a poner en marcha desde el principio hasta ….¿siempre? para que te perciba que tu objetivo es ser un equipo y no un ente externo? ¿has identificado acciones antes, durante y después del cierre de tu venta?

6. ¿Vamos a crear conjuntamente unas reglas de juego?

Todos quieren saber a que juegan cuando negocian. Cuáles son los criterios que harán que estén satisfechos en esa relación comercial (no sólo en el contrato económico) contigo que esperas que sea más o menos duradera. El objetivo sería averiguar qué estás dispuesto a hacer para tu cliente y qué está dispuesto a hacer tu cliente para trabajar contigo. Definir claramente desde el principio las expectativas mutuas que tiene una parte de la otra es fundamental, incluso si el posible cliente no lo verbaliza y se lo guarda para sí mismo.

Es tu responsabilidad, para el éxito de la relación comercial, plantearte ¿cuáles son tus reglas y hasta dónde y cómo te comprometes con tu cliente? ¿a qué se va a comprometer el cliente contigo para tener éxito en el servicio que le prestemos y cómo quiere que se lleve a cabo? ¿cuáles son los criterios que validaran la relación comercial? y acordarlos en la conversación.

7. ¿Qué vas a hacer para que perciba que te importamos?

El cliente espera hechos, acciones que demuestren que le importas. Las palabras y argumentos comerciales son muy importantes ya que no es lo mismo el efecto de una conversación en la que el profesional no tiene respuestas, ni ejemplos claros, de cómo va a ser su trabajo, que alguien que sabe hablar con detalle y claridad de quién es, qué ofrece y qué aporta al cliente. Ahora bien, el cliente necesita también, comportamientos, gestos, antes, durante y después del cierre de la venta que activen su radar de comportamientos de confianza. Buscará siempre saber y comprobar qué comportamientos concretos vas a demostrar para que pueda interpretar que le importas.

Entonces, ¿los tienes pensados? ¿has hecho una lista de comportamientos que en otras ocasiones han tenido éxito con otros clientes? ¿has averiguado y propuesto que comportamientos interpretará este nuevo cliente como señales de que le importas?

8. ¿Qué me propones para que ambos ganemos?

Ganar ambas partes, sí. Tanto cliente como proveedor necesitan tener claro que van a ganar. Tú puedes tener claro, que vas a ganar, y me gustaría recordar que hagamos el esfuerzo de ampliar el rango de ventajas que podemos tener al trabajar con un cliente, que no sólo sean las económicas. Es una forma de mantener la consciencia sobre el valor que tiene nuestra relación con el cliente. Además, es el cliente quien necesita tenerlo meridianamente claro.

En muchas ocasiones, en las sesiones de coaching comercial, las empresas o profesionales, definen las ganancias del cliente, desde su punto de vista, es decir «van a ganar buenos profesionales, un producto innovador, un servicio que ha contratado empresas y profesionales muy importantes…». Esto no son sus ganancias. La ganancia que necesita percibir el cliente, necesita estar verbalizada desde su punto de vista, ¿en qué va a mejorar su trabajo, su servicio, su gestión? ¿qué le va a suponer a sus clientes, a sus empleados? 

¿Tienes preparadas las ganancias de tu cliente?

9. ¿Vas a crear espacios y momentos en nuestras conversaciones para que exprese mis necesidades y me des una respuesta clara?

¿Tiendes a hablar más tú que tus clientes en las conversaciones? ¿Cómo vas a conocerlos y organizar las respuestas a las preguntas anteriores si no lo escuchas o no provocas conversación bidireccional? ¿Cuándo y cómo antes, durante, y después del cierre de la venta vas a asegurar que el cliente pueda expresarse con claridad?

¿Cuánto feedback eres capaz de investigar?

10. ¿Por qué debería sentir orgullo al trabajar contigo?

¿Cuáles es tu objetivo de legado? ¿Qué es aquello por lo que el cliente se va a sentir orgulloso de trabajar contigo? ¿Has definido esos motivos? ¿Sabes que vas a hacer para que lo perciba? ¿En qué crees que puedes inspirar a tu cliente?

Puedes dejarlo al azar, o que el cliente lo descubra, pero qué duda cabe, que quién tiene todo esto preparado con antelación, es capaz de generar mayor confianza en el cliente. ¿Qué vas a hacer tú?

Te invito a revisar más ideas en este artículo:  ¿Cuál es tu nivel de madurez profesional?

RECOMENDACIÓN GENERAL: si tu cliente no está verbalizando estas cuestiones cuando habla contigo, puede ser un indicativo de que su interés todavía no se ha despertado. En cualquier caso te corresponde a ti provocar que la conversación, y no la «charla» que se tiende a dar en las conversaciones comerciales, permita compartir estas inquietudes y darles una respuesta lo más clara posible.

¿Sabes responder claramente a estas preguntas?

La venta y la Inteligencia Emocional

Venta e Inteligencia Emocional. Ya no es ningún secreto, espero, que la gestión de emociones en la venta se ha ganado su puesto. Se nos olvidó durante un tiempo que las personas nos implicamos en la venta, dependiendo de nuestras emociones. La confianza o desconfianza que nos crea la marca, y la persona que nos atiende, son fundamentales para que un cliente siga en una conversación comercial o no.

Tanto es así que nuestra neuroquímica cambia en función de si analizamos que el vendedor que nos atiende nos proporciona confianza o no. De esta forma, cualquier profesional que tenga trato con el cliente necesita entrenarse en una de las competencias por excelencia; la inteligencia emocional.

Antes de ver cómo nos puede ayudar esta habilidad, hoy, hemos preguntado a una gran profesional que ha tenido la amabilidad de colaborar en este post. Creativa e implicada con su trabajo y con la satisfacción de sus clientes. Mónica Fuentes es Asesora de decoración de pinturas Alp en Leroy Merlin. Y esta es su opinión:

Mónica Fuentes nos responde a dos cuestiones clave:

¿Cuál es tu opinión  sobre cómo son los buenos vendedores?

Hace tiempo que la venta agresiva ya no vende, esta proviene de la vieja escuela, una escuela que se queda sin alumnos y que no crea seguidores. Aunque encontrarás a muchos que no lo aceptan y que están en la misma casilla sin saber el por qué no avanzan.

Las personas tenemos diferentes realidades y trabajamos, nos expresamos y funcionamos en la vida según la realidad que nos hemos creado. La buena noticia es que nos podemos superar, aprender y reaprender.

Es posible que la venta agresiva a priori pueda dar resultados a corto plazo pero no generará algo que todos, vendedores y consumidores queremos, la fidelidad, el compromiso, la confianza, etc….
Bajo mi punto de vista y mi experiencia en ventas, puedo decir que los buenos vendedores, son aquellas personas que trabajan diferentes puntos y que estos se unen para ir en la misma dirección.

  1. Buena formación
  2. Disciplinados
  3. Honestos
  4. Toman decisiones
  5. Se comprometen
  6. La más importante de todas y repito bajo mi punto de vista: Trabajan la inteligencia emocional.

Para hacer bien nuestro trabajo, los vendedores nos cultivamos a nosotros mismos a diario.

¿Para qué pueden aplicar los vendedores la inteligencia emocional en las ventas?

Los vendedores emocionalmente inteligentes regulamos nuestras emociones.

  • gestionamos nuestro miedo
  • gestionamos las frustraciones
  • gestionamos los rechazos

De la misma manera gestionamos las emociones de nuestros clientes.

  • conflictos
  • desconfianza
  • temores

Trabajamos en aumento de empatía y asertividad. Trabajamos en beneficio de una red que creamos, cuidamos, alimentamos y mimamos.  Trabajamos cultivando nuestras relaciones para generar confianza, resolviendo necesidades. El vendedor de hoy en día fideliza clientes pues colabora hoy pensando en las soluciones de un mañana. El vendedor de hoy hace mercado de una manera sana, transparente y fuerte. El vendedor de hoy sabe que no fracasa, ¡¡¡aprende!!! Humanizamos las ventas, más personalizadas, más amables y más cercanas.
Muchas gracias Maite por invitarme a esta colaboración.
Fuerte abrazo!
Mónica Fuentes.

La Venta y la Inteligencia Emocional

¡Muchas gracias Mónica! 🙂

Veamos ahora de forma práctica, cómo podemos aplicar la gestión emocional en las ventas:

venta e ie

¿Tienes contacto con clientes a menudo en tu trabajo?
¿Qué podrías hacer para mejorar tu propia gestión emocional?
¿Te has planteado ayudar a gestionar las emociones de tu cliente?

Quiero trabajar pero no me llaman

«Quiero trabajar, pero no me llaman» empieza a ser una expresión frecuente en algunos profesionales que están en situación de desempleo, y buscan una oportunidad para tener una entrevista de trabajo. En estos casos, yo siempre pienso en las responsabilidades de todos los implicados en un proceso de selección, como avanzaba en un post anterior «los protagonistas de un proceso de selección«, considero que todos necesitamos analizar los motivos de que a un candidato no se le llame.

En el post de hoy, me gustaría centrar la atención en los candidatos, en los profesionales que tienen en su mente «quiero trabajar pero no me llaman». Es importante, reflexionar sobre los motivos, y como siempre, tratar de trazar nuevas estrategias o pequeños cambios que pueden aumentar la empleabilidad y las posibilidades de que se tenga una entrevista de trabajo.

Para fomentar esta pequeña reflexión, me gustaría comentaros un caso que me ocurrió hace unos días y tratar de sacar conclusiones que puedan ayudar a quien no le estén llamando para una entrevista. Por supuesto, habrá más casos y situaciones, pero nos centraremos hoy en éste.

Quiero trabajar pero no me llaman

Colaborando con una empresa en un proceso de selección en el que necesitaban incorporar a un profesional en un plazo de unos 7-10 días, inicié un proceso de, como lo llamo yo, «preselección silenciosa», es decir, no publicamos el puesto vacante, pero realizamos una búsqueda de posibles candidatos en linkedin.

Tenía todos los datos del puesto de trabajo a cubrir, requisitos de formación y experiencia, etc, además de conocer los valores y actitudes que se fomentan en la empresa. Inicié mi búsqueda entre mis contactos de linkedin y realicé una búsqueda de candidatos mediante palabras clave que identificaban al puesto.

Pues bien, he de decir, que revisando perfiles, me encontré muchos casos en los que faltaban datos esenciales para que me decidiera llamar a los candidatos para que participaran en una entrevista de trabajo. Por supuesto, ante otros candidatos que facilitaban mayor y mejor información sobre su trayectoria profesional, la decisión fue rápida y fácil, contactamos con los que con mayor rapidez localizamos que cumplían los requisitos.

¿Qué me encontré revisando perfiles de linkedin para un proceso de selección?

quiero trabajar

¿Cómo es posible que falten estos datos? Vivimos una época en la que hay un montón de información en todas partes, en centros de formación y de empleo, las redes sociales, etc. para poder mejorar en puntos clave nuestro perfil y visibilidad.

¿Estamos haciendo los deberes que pide nuestra marca?
¡Ponte hoy mismo a revisar que tienes al día todo lo que facilita a un seleccionador el poder llamarte!

 

¿Qué te para a invertir en tu perfil profesional y tu currículum? Necesitas recordar que:

  • Muchas ofertas de trabajo no saldrán a la luz
  • Siempre hay alguien que puede estar mirando tu perfil para realizar esa preselección y no encuentra motivos para llamarte
  • En ocasiones las empresas, tienen urgencia por contratar, y el proceso de filtrado de candidatos se hace en tiempo record, con lo que, sobresaldrán siempre los que aporten mayor y mejor información de su perfil profesional y su marca personal
  • Si tú no tienes ganas de dar valor a tu perfil, el seleccionador no tendrá ni ganas ni motivos para contactarte
  • No eres un «profesional que busca oportunidades», eso no te define, la oportunidad eres tú, y yo como seleccionador, necesito identificar, con rapidez y claridad, tu profesión o puesto de trabajo al que aspiras
  • Necesitas esforzarte y comprometerte a saber comunicar las funciones que eres capaz de asumir y por las que quieres que te contrate
  • Es esencial saber hablar de los proyectos y logros que conseguiste. Todo lo que comuniques bien en un CV o en el perfil de linkedin es una antesala de cómo realizarás la entrevista de trabajo
  • ¿Eres bueno? ¿Quién lo dice? Quiero saberlo, pide recomendaciones de calidad y comprobables
  • ¿Cuál es tu objetivo? ¿Cuáles son tus intereses? ¿Compartes contenido de actualidad en tu sector?
  • Cuida con esmero a tu red de contactos y la información a la que tienen acceso. Facilítales saber quién eres y lo que aportas.
  • «Quiero trabajar» implica quererlo de verdad y hacer lo máximo posible por conseguirlo

Por cierto, resultado de las gestiones que realicé en una mañana: el gerente de la empresa tenía 5 candidatos preseleccionados con los que ha iniciado entrevistas de trabajo y ya tiene valoraciones al respecto con las que decidir. En dos o tres días, después de recibir algunos candidatos más de los que estamos pendientes, tomará la decisión.

¿Y tú?
¿Has revisado tu perfil?
¿Cuántos motivos tiene un entrevistador para no llamarte?
¿Estás trabajando tu marca personal?
¿Todavía estás con «quiero trabajar, pero no me llaman?
Si te importa tu empleabilidad y profesionalidad, necesitas esforzarte por facilitarle el trabajo al seleccionador.

Cómo siempre, y si piensas que te puedo ayudar, te invito a:

Sesión gratuita

¿Quién destaca en las entrevistas de trabajo?

Conocer quién destaca en las entrevistas de trabajo debe ser una ocupación, que no preocupación, importante para aquellos que están en situación de búsqueda de empleo o de cambio de trabajo. Afortunadamente, cuando los procesos de selección se realizan adecuadamente, todo funciona mejor. Así, los entrevistadores disponen de unas pautas claras por las que se guían para tomar las decisiones sobre los mejores candidatos.

Como ya comentamos en otra ocasión, la entrevista de trabajo es una situación en la que dos profesionales deben dar lo mejor de sí mismos. Prepararnos por ambas partes, es importante. El entrevistador para tener una metodología adecuada sobre la que trabajar. Los candidatos, para hacer llegar su mejor talento a la empresa. Ambos objetivos son cruciales, en esta situación clave para la vida de muchas personas.

Lectura recomendada: Los protagonistas de un proceso de selección

En el mes de julio pasado, estuve realizando un proceso de selección de varios puestos de trabajo para una empresa. Mi tarea consistía en seleccionar los mejores candidatos en base a las competencias y valores de la empresa. Es decir, aquellos candidatos que destacarían serían aquellas personas que pudiéramos valorar que mostraban el desarrollo de las competencias adecuadas al puesto. Además era importante que compartieran los valores de la empresa. La capacidad técnica sería analizada en profundidad por los responsables correspondientes del departamento al que accedía el candidato.

Estuve entrevistando a más de 20 personas. He de decir, que nuevamente, me encontré con sorpresas. Unas fueron muy agradables y otras me entristecieron. Todavía hay personas que no se trabajan sus actitudes, y esto se convierte en un factor negativo a la hora de compararlos con otros candidatos.

Ahora bien, quiero centrarme en dos casos, que me sorprendieron muy gratamente y sobre los que creo que todos podemos aprender.

¿Quién destaca en las entrevistas de trabajo?

entrevistas de trabajo 2

Caso 1: «Un plan profesional»
¿Por qué destacó este candidato?

Llamémosle Miguel (nombre ficticio). Miguel tenía claro:

  • cómo sacar partido a su trayectoria profesional en beneficio del puesto al que se presentaba
  • cómo explicar con detalle su trayectoria, sus decisiones y sus aprendizajes
  • qué fortalezas podía aportar al puesto de trabajo y en qué áreas de mejora debía invertir, de hecho lo estaba haciendo ya
  • cuáles fueron los momentos difíciles de su trayectoria profesional y lo que le aportaron
  • su visión de futuro, a dónde quería llegar
  • qué plan de estudios y aprendizaje quería realizar y que había empezado ya
  • por qué asumió nuevas responsabilidades en las distintas empresas en las que trabajó
  • qué situaciones críticas le habían supuesto un reto en sus trabajos y cómo los superó
  • qué tenía que hacer en los espacios de tiempo en los que estuvo desempleado (mantenerse en una búsqueda activa y formarse)
Estaba dispuesto a:
  • empezar en esta empresa, que le ilusionaba, en un puesto inferior al que su trayectoria le permitía, dejando su actual trabajo
  • compatibilizar su trabajo con estudios universitarios a distancia
  • ir progresando en la empresa con hechos demostrados
  • conocer todo lo posible el proceso productivo de la empresa
  • asumir puestos de dirección algún día
  • aportar otros conocimientos de empresas anteriores en este puesto (de hecho tenía una previsión de cómo mejorar su aportación)
Actitudes que se desprendían de su conversación:
  • Humildad
  • Superación
  • Cercanía
  • Compromiso
  • Profesionalidad

Es muy satisfactorio poder entrevistar y detectar potencial de talento cuando las personas tienen tan claro lo que quieren y el valor que pueden aportar. Su capacidad de compromiso y superación quedaba demostrado en varias de las situaciones difíciles que vivió en su trayectoria profesional. Todo esto no hizo más que aumentar su ilusión por el objetivo profesional que quería conseguir.

Miguel se presentaba a un puesto de operario. Había estado trabajando como operario de producción, operario de mantenimiento, procesos productivos, y quería especializarse en informática industrial, por ello había estado estudiando un grado superior de FP y ahora estaba estudiando un nivel universitario a distancia.

En mi informe de entrevista recomendé que se tuviera en cuenta su potencial y su visión de futuro. Miguel fue contratado para un puesto superior más acorde con su potencial y su plan de carrera. La empresa iniciará un plan de carrera para poder desarrollar al máximo las capacidades de Miguel facilitando que se sienta satisfecho con su evolución profesional.

entrevistas de trabajo 3

Caso 2: «Regular tus emociones dará paso a tu marca personal»

Llamemos Carlos a esta persona. Carlos también se presentaba a un puesto de operario.

Apliqué la misma metodología que en el caso anterior, como comentábamos, para detectar sus competencias. Empezamos por su trayectoria profesional por su evolución hasta llegar a la entrevista. Carlos había estado casi un año en paro en el que había estado buscando trabajo, pero también, ocupándose de un familiar enfermo. Su situación económica no era muy buena.

A los pocos minutos de empezar la entrevista, pude observar rápidamente como su lenguaje no verbal empezaba a mostrar más signos de tensión de lo habitual en estos casos. De hecho, paré unos segundos para preguntar cómo se encontraba, y es cuando toda la ansiedad acumulada en los últimos meses, se desbordó. Carlos se puso a llorar en la entrevista, comentando que estaba muy preocupado por encontrar trabajo porque su situación era de necesidad urgente y que lo estaba pasando muy mal. Me pidió que lo disculpara pero que estaba realmente angustiado.

Por supuesto, en aquel momento, mi responsabilidad se centró en calmarle. Le mostré toda mi comprensión por una situación tan clave como es tener trabajo y tener una disponibilidad económica. Me importó mucho dejarle claro que esta muestra de emociones no iba a suponer ninguna valoración negativa en su entrevista, pero que sí que necesitaba, que una vez entendido por ambas partes, pudiera calmarse y hablarme de su perfil, que seguro que tenía un talento para mostrarme y quería conocerlo.

Carlos, salió unos segundos de la entrevista para beber agua y entró mucho más calmado. A partir de aquí, Carlos pudo regular sus emociones y dejar paso al profesional que era.

¿Qué consiguió este candidato?
  • sobreponerse a su ansiedad
  • explicar lo que mejor sabía hacer
  • determinar que su objetivo era ser un buen profesional, no estaba interesado en promocionar, pero sí en mejorar su perfil
  • hablar de los retos de su profesión y como los abordó en su tayectoria profesional
  • analiza sus fortalezas para el puesto y sus áreas de mejora, así como un plan para superarlas
  • mostrar ejemplos de sus mejores habilidades en el puesto, tanto técnicas como personales
  • identificar retos que tenía ganas de asumir dentro de su puesto de trabajo
  • identificar los valores por los que guiaba su comportamiento en entornos de trabajo
Estaba dispuesto a:
  • proporcionar al puesto y a la empresa su mejor compromiso
  • aprender todo lo posible sobre la empresa, su puesto y sobre sí mismo
  • a reorganizar sus emociones, buscando la mejor manera de resolver situaciones de ansiedad
  • esforzarse por ser el mejor
Actitudes que se desprendían de su conversación:
  • Humildad
  • Cercanía
  • Superación y sacrificio
  • Compromiso
  • Profesionalidad

Esta vivencia también fue muy satisfactoria para mi, por ver la capacidad de las personas de sobreponerse a emociones que realmente pueden nublar la marca personal de un profesional.

En mi informe de entrevista, pude reportar los valores y competencias de esta persona, recomendándolo para el puesto. Carlos fue contratado y empezó a trabajar a la semana siguiente.

Les deseo a ambos una feliz trayectoria profesional y vital 🙂

entrevistas de trabajo 4

¿Qué ideas necesitas recordar para que tu marca personal se muestre en las entrevistas de trabajo?
  • Estar en situación de desempleo, no te hace ser menos profesional. Si tú sigues viéndote como profesional (mentalmente activo) el entrevistador te valorará como tal.
  • Tus valores y fortalezas hablan de tu diferencia. Si las conoces y sabes como aplicarlas al puesto de trabajo y al entorno de la empresa, tendrás la atención del reclutador.
  • Tener un objetivo profesional claro y activo (que no sea sólo algo bonito en lo que piensas), sea cual sea, promocionar o ser el mejor, disparará el valor de tu marca personal.
  • Ser capaz de interiorizar tu trayectoria profesional, hablando de tus logros y tus aprendizajes, alertará positivamente al entrevistador sobre tu potencial.
  • Abanderar el valor del «compromiso» con tu profesión, con acciones claras en tu trayectoria profesional, generará confianza para la empresa.
  • Preparar tus emociones, o al menos, tener la capacidad de resolver las emociones que puedan nublar tu marca personal, hablará de tu responsabilidad.
  • Hay un brillo especial en los ojos de las personas cuando hablan de su mejor talento ¿lo dejas ver?

Lectura recomendada: 5 hábitos de éxito de un buen profesional

Si estás en situación de desempleo, o buscas un nuevo proyecto profesional, te deseo lo mejor, pero sobre todo te deseo que tengas unas ganas enormes de invertir en ti mismo y en tu plan de acción. Tu marca personal te acompañará de por vida.

Es mejor que la cuides y la alimentes.

Agradezco, por si acaso no te lo han dicho tus esfuerzos por cumplir tus objetivos. Siempre será motivo para mi de admiración.

Por ello, no dejaré de recordarte…

Dirige bien tus esfuerzos, trabaja para encontrar trabajo, aprende a poner las emociones de tu parte, y confía y alimenta tu talento siempre.

Y ahora, ¿qué podrías mejorar para destacar en las entrevistas de trabajo?

Un saludo y gracias por tu implicación 🙂

Cita previa

 

 

12 tareas básicas para aprovechar tu marca personal

¿Cómo van tus hábitos para mantener activa tu marca personal? ¿Estás buscando empleo? ¿Quizás buscas colaboraciones profesionales o atraer clientes?

Tener una marca personal sólida significa trabajar con esfuerzo y compromiso. Al igual que el talento, no valen las actuaciones puntuales. El talento y la marca personal requieren de voluntariedad e intencionalidad sostenible en el tiempo. ¿Lo estás trabajando?

¿Qué se dice del mercado laboral y la marca personal?

Las últimas noticias publicadas en relación al mercado laboral nos dicen:

  • El 80% de los currículums vitae son descartados por falta de información relacionada con los requisitos demandados.
  • Ten preparado un buen currículum tradicional.
  • Invierte también en una buena presencia en redes sociales
  • Demuestra tu compromiso e interés por las novedades empresariales de tu sector.
  • El networking y las candidaturas espontáneas son esenciales para encontar empleo.
  • Los trabajadores con referencias y recomendaciones acceden más rápido a nuevos puestos.
  • El mercado oculto es mayor para puestos más especializados y cualificados.
  • Necesitas aplicar técnicas y planes que te permitan ponerte en valor y diferenciarte.

La pregunta clave es ¿te estás adaptando a las nuevas necesidades del mercado laboral?. ¿O sigues haciendo lo de siempre?. Incluso, ¿estás esperando a que llamen a tu puerta?

Ponte en marcha. Hoy te planteo 12 tareas básicas. Al menos éstas, necesitas empezar a ponerlas en marcha. Luego se puede ir mejorando todavía más. Empieza por aquí, ahora.

12 tareas básicas para aprovechar tu marca personal

Está demostrado que los profesionales con una marca personal bien definida y con un plan de acción, tienen mejores resultados.

¿Qué necesitas mejorar?

De qué pasta están hechos los mejores profesionales

¿Te lo has preguntado alguna vez?. ¿De qué pasta están hechos los mejores profesionales?. ¿Qué hacen en su día a día que les hace ser tan buenos?. Cuando admiras a alguien, ¿eres capaz de identificar qué le hace tan bueno?.

A mi particularmente, es algo que me inspira muchísimo. Fijarme en qué le hace a alguien tan buen profesional. No simplemente conocido, hablamos de que es bueno en lo que hace. Hablamos de su sabiduría puesta en acción.  Verás que si te haces la misma pregunta que yo, es muy claro. La respuesta es siempre… sus HÁBITOS.

Los hábitos, esas costumbres y disciplinas que nos garantizan el éxito. ¿Cómo vas de hábitos profesionales?. O ¿eres más bien reactivo, conforme demande la situación actúas?.

Los buenos hábitos te permiten:

  • Comprobar que algo funciona
  • Garantizan resultados
  • Te proporcionan tranquilidad y seguridad
  • Son una guía de trabajo, de actuación y de satisfacción contigo mismo
  • Favorecen, sino la perfección, ser experto en algo
  • Proporcionan tranquilidad y confianza a los demás
  • Te hacen ser más creíble
  • Redistribuyen tu energía y evitan el agotamiento emocional

Vamos a plantearnos durante unos minutos. ¿Qué tipo de hábitos podrían ayudarte a ser mejor profesional?

De qué pasta están hechos los mejores profesionales

Autoestima Personal y Profesional

Han creado el hábito de quererse y reconocerse. Dedican tiempo periódicamente a repasar sus logros. Han desarrollado la capacidad de identificarse y ser conscientes. Sin consciencia sobre lo que uno hace es difícil ser constante. Les gusta vivir consigo mismos. Dialogan consigo mismos de forma amable y retadora. Son un buen amigo con el que vivir el resto de su vida.

Se premian cuando consiguen retos y se cuidan cuando se equivocan.

¿Te llevas bien contigo mismo?. ¿Mantienes un diálogo constructivo contigo mismo? ¿Practicas la autoestima de manera habitual?

Capacidad de reflexión y reevaluación positiva

La reflexión les acompaña diariamente. Para aprender, mejorar, constatar, confirmar y orientarles a la acción. Es la capacidad de re-pensar las vivencias. Y lo hacen desde la calma. Reservan tiempo para reflexionar. Necesitan de la reflexión para ser mejores. La mantienen como guía y termómetro de cómo están. De cómo se sienten. 

Les permite re-evaluar las experiencias más difíciles. Aprenden a encajar los momentos complicados. Buscan la forma de seguir adelante.

Y tú, ¿hablas contigo mismo desde la tranquilidad?. ¿Reservas un espacio para conversar contigo mismo?. ¿Reflexionas lo vivido?. ¿Piensas lo que sientes y sientes lo que piensas?

Inteligencia Emocional

Acostumbrados a ser responsables de sus propias emociones. Deciden también cuándo quieren invertir tiempo y energía en facilitar la gestión emocional de los demás. Han aprendido a tomarse un tiempo para identificar sus emociones. Habitualmente se preguntan por qué sienten lo que sienten. Buscan cuál es la mejor emoción con la que querrían estar en cada situación. Y sobre todo, hacen habitualmente, para regular sus emociones. 

Acostumbran a no juzgar si deben sentir o no una emoción en determinado momento. La sienten, la asumen, y se responsabilizan. Incluso cuando la regulan a un nivel aceptable la aprovechan en su beneficio.

¿Sabes cómo funcionan tus emociones?. ¿Eres capaz de prestarles atención habitualmente para gestionarlas?. ¿Has dejado de juzgarte  en ocasiones por sentir lo que sientes?

Inteligencia Conversacional

Conversan con los demás para inspirarles. Hablar con ellos es una oportunidad para descubrirse. Son capaces de generar con sus conversaciones, una inquietud positiva por mejorar. Te hacen sentir que les importas y que te entienden. Eliminan la incertidumbre, y provocan tranquilidad y confianza. Te permiten verte a ti mismo como no te habías visto antes.

Provocan nuevos enfoques. Facilitan extraer de ti tu mejor potencial. Conversar con ellos es aprender. Te sientes incluido en sus vidas y en su proyectos. En definitiva, crean conversaciones resonantes que impulsan al cambio.

¿Qué se llevan de ti los demás cuando conversan contigo?. ¿Qué emoción eres capaz de generar?. ¿Tus conversaciones están orientadas al potencial o al fracaso?.

Valores y Toma de Decisiones

Valores. Aquello en lo que crees, es prioritario en tu vida y guía tus actuaciones. Los mejores profesionales han elegido conscientemente sus valores profesionales. Se perciben fácilmente en su comportamiento diario. Tener definidos unos valores te facilita sentirte más satisfecho con tus actuaciones tanto a nivel personal como profesional. Son una estupenda guía para tomar decisiones. No hay decisiones buenas o malas. Sólo hay decisiones con determinadas consecuencias y riesgos. Las personas con valores claros se apoyan en sus propias directrices para tomar decisiones. Ahorran tiempo y energía en posibles dilemas. Pueden escuchar las recomendaciones de los demás. Pero serán sus propios valores lo que les hará más fácil la elección final.

¿Y tú has elegido conscientemente los valores de tu vida?. ¿Eres coherente con tus valores?. ¿Sabes cómo ayudan los valores en tu marca personal?

Objetivos, Riesgos y Estrategia

Siempre con un objetivo delante con el que aprenden y se sienten retados. Saben que hay una parte del reto que controlan. Hay otra parte de ese objetivo que, posiblemente no lo hayan afrontado antes. Aunque parezca, obvio, ¡por eso es un reto!. Y para ello dedican tiempo a pensar cómo lo harán. Elegir la estrategia que pondrán en marcha y los siguientes pasos les emociona. Sienten paso a paso que lo van a conseguir. O cuanto menos, aprenderán rápido y reorientarán sus acciones. Para eso está el aprendizaje. Ir aprendiendo sobre la marcha forma parte de la consecución de objetivos. 

La estrategia y el establecimiento de un plan les tranquiliza y les da seguridad. No se entiende elegir un objetivo sin responsabilizarse de las acciones. Es imprescindible tener claro cuánta energía y tiempo quieren invertir en los retos. 

¿Y tú?. ¿Quieres conseguir un objetivo pero te has bloqueado?. ¿Con qué fortalezas cuentas?. ¿Qué parte controlas?. ¿Qué puedes hacer para las acciones que menos dominio tienes?

Gestión del Tiempo y del Ocio

Protagonizan su tiempo. Se responsabilizan. Su tiempo es valioso y eligen cómo y con quién vivirlo. Tienen el hábito de prever acciones futuras necesarias para sus proyectos. Sean de vida o profesionales. Aplican el «ahora no, pero puedo en x momento». Negocian su presencia. Aprovechan sus mejores momentos de concentración para temas importantes y de valor. 

Se toman descansos. Recargan energía. Planifican y reservan sus tiempos de ocio y descanso. 

Incluyen a los demás en su gestión del tiempo. Organizan, planifican y cumplen con lo acordado. También son capaces de exigir ya que sus demandas tienen la misma importancia que las de los demás.

Reorganizan sus planes cuando los imprevistos les abordan.

¿Y tú te sientes dueño de tu tiempo?. ¿Te has sentado a analizar, organizar y planificar tu tiempo?. ¿Cumples y exiges con los demás?. ¿Respetas tu descanso y el de los demás?

Aprendizaje y Cambio Visible

Estudian. Sí, mantienen el hábito de seguir estudiando. De forma autodidacta o con formación organizada. El aprendizaje les permite sentirse vivos y con posibilidades. Les mantiene abiertos de mente y les permite cuestionarse viejos hábitos. 

Construyen nuevos hábitos con lo aprendido. Es decir, son capaces de hacer suyo el aprendizaje. Crean para sí mismos nuevos métodos e incorporan nuevas habilidades. Consolidan su aprendizaje generando cambio y valor en sus actuaciones personales y profesionales. 

Comparten lo aprendido y lo ponen en práctica. Leer algo nuevo, estudiar un nuevo enfoque o escuchar a un profesor les inspira al cambio. Realizan un plan de acción nuevo que les motive y les permita comprobar lo aprendido. 

¿Y tú?. ¿Sigues estudiando?. ¿Qué haces con lo que lees?. ¿Qué cambios has sido capaz de provocar en los últimos 3 meses como consecuencia de un nuevo aprendizaje?

Evaluación y Feedback

Evalúan el estado de sus retos. Valoran la energía y tiempo invertidos en su vida y en las personas. Analizan lo conseguido identificando lo mejor que han hecho, y lo que pueden seguir mejorando. 

Solicitan feedback a sus compañeros de trabajo, a su equipo o a sus familiares y amigos. Tienen presente la percepción externa que se tiene de ellos.  Eligen acorde a sus valores los posibles cambios a realizar.

La evaluación y el feedback es una fuente de aprendizaje imprescindible. Se evita recibir esta información como un ataque personal, sino como una perspectiva diferente a tener en cuenta.

¿Y tú, evalúas en qué punto estás?. ¿Te responsabilizas de posibles cambios?. ¿Pides feedback a los demás?

Compromiso con la Vida: Personal y Profesional

Como conclusión quería identificar un hábito crucial para todos los demás que comentaba anteriormente. Los mejores profesionales que conozco se comprometen. Con su vida y con su profesión. Hay una serie de palabras clave que les caracteriza.  Protagonismo. Proactividad. Aprendizaje. Cambio. Toma de decisiones. Análisis y reflexión.Vivir y disfrutar.  Pasión y alegría en todo lo anteriormente explicado.

Te deseo toda la energía posible para que te comprometas con tu vida. Sin tu compromiso nos perdemos lo mejor de ti.  

De estos 10 hábitos ¿cuáles pones en marcha?. Apóyate en ellos.
¿A qué hábitos estás prestando menos atención?. Empieza por uno, por el que te sea más fácil.
No lo dejes escapar. Tu mejor «tú» depende de ti. 🙂

 

4 objetivos de formación que son un reto para tu equipo

Empieza el año y hay empresas que ya tienen claros sus objetivos de formación. Han realizado un buen análisis de qué habilidades necesita el equipo y se han puesto manos a la obra. La formación experiencial proporciona las herramientas y técnicas que los colaboradores necesitan para sus puestos de trabajo. 

Así con los clientes, he estado trabajando en el diseño de la formación así como en los resultados. Es muy importante a la hora de proporcionar formación, seguir una serie de pasos:

  • Identificar el motivo de la formación
  • Seleccionar el grupo de colaboradores que recibirá la formación.
  • Visualizar el resultado que queremos conseguir.
  • Seleccionar las situaciones que queremos que el equipo pueda resolver después de la formación.
  • Diseñar el conjunto de habilidades que les permitirán un mejor manejo de las situaciones seleccionadas.
  • Preparar la metodología de formación que se utilizará la adquisición de habilidades.
  • Crear hitos de seguimiento para facilitar que el equipo ponga en marcha lo aprendido.
  • Mantener informada a dirección y a RRHH sobre el avance e implicación de los asistentes.

4 objetivos de formación que son un reto para tu equipo

¿Qué formación han detectado las empresas que necesitan sus colaboradores?. ¿En qué van a invertir para que su equipo sea más eficiente y actúen con mayor profesionalidad?. Hoy, me gustaría proporcionarte ideas sobre las que ya están trabajando empresas, quizá como la tuya. Espero que puedan servirte de orientación. 

  • Gestión del Tiempo. Productividad Personal.
  • Liderazgo Inspirador.
  • Conversaciones de Desarrollo de Potencial.
  • Inteligencia Conversacional para las ventas y la atención al cliente.

Gestión del tiempo. Productividad Personal.

Es demasiado frecuente y lo veo a diario. Una media de 6-10 correos de ida y vuelta sobre un mismo tema. Quizá en su lugar vale la pena reunirse o hacer una llamada telefónica. Ir dando la información a cuenta gotas en cada correo electrónico. En su lugar, quizá necesitemos usar plantillas donde se recoja toda la información y compartir documentos actualizados al momento. En definitiva se pierde tiempo y concentración en las tareas diarias. Veamos que se puede trabajar con el equipo en una formación sobre gestión del tiempo.

¿Qué se ha detectado?
Pérdida de tiempo y falta de eficacia.
  • Estrés en los colaboradores como consecuencia de la desorganización.
  • Incumplimiento de plazos de tareas o proyectos.
  • Insatisfacción personal.
  • Falta de rapidez y fluidez en las gestiones diarias.
  • Desmotivación por incomprensión o desconocimiento de las verdaderas prioridades.
¿Qué se ha detectado?
¿Cómo trabajarán en las sesiones?
Análisis y Toma de Decisiones
  • Análisis de la propia gestión del tiempo y organización del trabajo.
  • Técnicas de concentración.
  • Establecimiento de prioridades y objetivos.
  • Desarrollo de planificación adecuada a los plazos.
  • Uso de nuevas tecnologías para la gestión de proyectos individuales y compartidos.
  • Técnicas para la optimización de tareas repetitivas.
¿Cómo trabajarán en las sesiones?
¿Qué resultados obtendrán?
Tranquilidad y Eficiencia
  • Mayor tranquilidad y percepción de control del trabajo.
  • Hábitos eficientes de organización de tareas.
  • Mejor coordinación en el trabajo compartido.
  • Cumplimiento de plazos acordados.
  • Mayor motivación por el trabajo bien hecho.
¿Qué resultados obtendrán?

Liderazgo Inspirador

¿A dónde quieres llevar a tu equipo este año?. ¿Están tan ilusionados como tú en los nuevos objetivos?. ¿Qué ganará el equipo a nivel de profesionalidad con los nuevos retos?. ¿Hay un plan claro y compartido para llegar a donde queremos llegar?. Estas son algunas de las cuestiones que planteo a los responsables de equipo en formación. 

El objetivo es que desarrollen un hábito de visualización constante que inspire al equipo. Para ello es necesario que los líderes integren en sus agendas de trabajo este propósito. Es una forma de asegurar que en la mente de tus colaboradores existe una imagen viva y tangible que les activa su motivación. Veamos que se puede trabajar con un equipo de líderes para desarrollar este objetivo.

¿Qué se ha detectado?
Foco único en el control de tareas
  • Esfuerzo y energía centradas en el cumplimiento de tareas.
  • Pocas o ninguna intervención en equipo para implicar al equipo en la visión del proyecto.
  • Liderazgo 1×1 para revisión de incidencias.
  • Liderazgo reactivo: conforme surgen los problemas resuelvo. En lugar de, ser más productivo y tener un plan de implicación y «enamoramiento» con el proyecto. 
¿Qué se ha detectado?
¿Cómo trabajarán en las sesiones?
Plan de actuación para inspirar al equipo
  • Técnicas para recuperar la motivación como líder.
  • Hábitos de autoliderazgo y autoinspiración.
  • Preparación de comunicaciones inspiradoras al equipo.
  • Creación de un hábito de trabajo durante el año para provocar la implicación y el compromiso.
  • Técnicas de conversación resonantes (que activen la ilusión).
  • Guía para crear conciencia de equipo.
¿Cómo trabajarán en las sesiones?
¿Qué resultados obtendrán?
Plan para activar el compromiso del equipo
  • Incorporación en su agenda de trabajo de nuevos hábitos de liderazgo.
  • Mayor confianza e implicación del equipo.
  • Intervenciones más positivas con el equipo.
  • Creación de agenda de éxitos del equipo de trabajo.
  • Mejor gestión de apoyos internos del equipo.
¿Qué resultados obtendrán?

Conversaciones de Desarrollo de Potencial

¿Qué se llevan tus colaboradores cuando conversan contigo?. ¿Consigues activar su motivación interna?. ¿Son cada vez más autónomos en su trabajo?. ¿Acuerdas con ellos un plan para desarrollar su potencial?. Estas son algunas de las cuestiones que revisan conmigo los líderes en procesos de formación. 

El objetivo es que desarrollen su capacidad de conversación para el desarrollo de sus colaboradores. Para ello es necesario la práctica continua e intencionada de este tipo de conversaciones. Las conversaciones de los líderes son las mejor herramienta para potenciar los mejores niveles de profesionalidad. Veamos que se puede trabajar con un equipo de líderes para desarrollar este objetivo.

¿Qué se ha detectado?
Se dice pero no se conversa
  • Los líderes repiten una y otra vez lo que los colaboradores tienen que hacer sin resultados.
  • Poca autonomía y desarrollo de los colaboradores.
  • Las conversaciones que impactan se hacen cuando hay problemas.
  • El colaborador no percibe que su responsable le ayude a ser mejor.
  • Evitación por parte de los líderes de conversaciones difíciles: por actitudes negativas o por bajo desempeño.
¿Qué se ha detectado?
¿Cómo trabajarán en las sesiones?
Preparación y práctica sobre conversaciones de desarrollo
  • Comprensión del impacto de nuestras conversaciones en el desempeño de los colaboradores.
  • Técnicas para conversar y generar compromiso e implicación.
  • Esquemas claros a practicar en conversaciones difíciles en los que existe una actitud negativa o bajo desempeño en el colaborador.
  • Cómo desarrollar la autonomía en el equipo y reducir  la «dependencia» del líder.
  • Técnicas para facilitar la mejor emoción de los colaboradores acorde al desempeño que se demanda en el puesto de trabajo.
¿Cómo trabajarán en las sesiones?
¿Qué resultados obtendrán?
Hábitos para el desarrollo del potencial del equipo
  • Mejor percepción del equipo sobre las actuaciones del líder.
  • Plan de actuaciones que optimiza el crecimiento del nivel de profesionalidad del equipo.
  • Hábitos para potenciar el talento de todos los colaboradores, no sólo de los más receptivos.
  • Mayor seguridad en conversaciones difíciles con el equipo.
  • Dominio de las técnicas de conversación para el desarrollo del potencial de desempeño.
¿Qué resultados obtendrán?

Inteligencia Conversacional para las ventas y la atención al cliente

¿Qué emoción les queda a tus clientes cuando hablan con tus colaboradores?. ¿Conoce tu equipo el impacto que tienen sobre los clientes?. ¿Son capaces de gestionar sus emociones de cara al cliente?. ¿Disponen de buenas técnicas de conversación comercial?. Estas son algunas de las cuestiones que revisan conmigo los profesionales cuya labor tiene que ver con el cierre de ventas y/o con la atención al cliente.

El objetivo es que desarrollen su hábitos para gestionar su mejor actitud de cara al cliente. Además es crucial, que dispongan de herramientas para crear con sus conversaciones el mejor impacto en el cliente. Para ello es necesario la práctica continua e intencionada de este tipo de conversaciones. Veamos que se puede trabajar con los profesionales comerciales o de atención al cliente.

¿Qué se ha detectado?
Bajo compromiso y dificultad para ganarse la confianza del cliente
  • Dificultad para manejar las propias emociones de cara al cliente.
  • Poca consciencia del impacto de sus comentarios y respuestas en la conversación con el cliente.
  • Poca implicación y desconocimiento de cómo resolver una queja del cliente o cómo superar una objeción.
  • Baja identificación con la marca de la empresa, así como sus valores diferenciales.
¿Qué se ha detectado?
¿Cómo trabajarán en las sesiones?
Concienciación y Desarrollo de Habilidades Comerciales
  • Reflexión sobre la marca de la empresa y los beneficios que aporta al cliente.
  • Cómo realizar una buena presentación de la empresa.
  • Comprensión de las decisiones del cliente.
  • Técnicas de conversación que impacten en una buena experiencia del cliente.
  • Desarrollo de habilidades de inteligencia conversacional para superar objeciones y quejas del cliente.
¿Cómo trabajarán en las sesiones?
¿Qué resultados obtendrán?
Mayor nivel de habilidad comercial y de atención al cliente
  • Capacidad para transmitir y «enamorar» al cliente con la marca que nos diferencia como empresa.
  • Recursos personales para impactar emocionalmente al cliente.
  • Dominio de conversaciones difíciles con el cliente.
  • Mejorar la percepción del desempeño orientado al cliente.
¿Qué resultados obtendrán?

Conclusión

Desarrolla las habilidades de tu equipo, con un plan claro de formación . Asegura que tus colaboradores dispongan de las técnicas más adecuadas para ser más competitivos como empresa.

  • Invierte en una mejor gestión del tiempo y de la productividad personal.
  • Desarrolla líderes inspiradores dentro de tu empresa.
  • Consigue que tus conversaciones sean la palanca para mejorar los niveles de desempeño de tu equipo.
  • Facilita técnicas de conversación con el cliente que optimice su satisfacción con tu equipo y el servicio que ofrece tu empresa.
¿Qué objetivo de formación sería prioritario para tu equipo de trabajo?
¿Qué situaciones querrías que tu equipo manejara mejor?

Y si te apetece y puede ayudarte...

Cómo conseguir que el talento en tu empresa marque la diferencia ante tus clientes

De vez en cuando acuerdo con la dirección de una empresa, hacer un experimento. Me convierto en un cliente más y pruebo el servicio y la atención que su equipo de trabajo proporcionan. Como consecuencia, este rol de «cliente ciego» me proporciona mucha información. Puedo observar directamente cómo el equipo de trabajo actúa con los clientes. Además, me facilita identificar si realmente los profesionales que atienden al cliente cuentan con las habilidades necesarias para trasmitir la marca de la empresa.

A partir del análisis de esta experiencia elaboro un posible plan de actuación. Así, en este plan incluimos posibles acciones de formación y acciones de coaching en caso necesario. De esta forma, impulsamos lo necesario para saber cómo conseguir que el talento de tu empresa marque la diferencia ante tus clientes.

Cómo conseguir que el talento en tu empresa marque la diferencia ante tus clientes

¿Qué me suelo encontrar cuando analizo esta experiencia como cliente?. Siempre hay en todas las empresas, por supuesto, puntos fuertes y oportunidades de mejora. Hay profesionales que son un digno representante de la empresa donde trabajan. Te trasmiten pasión por su trabajo, identificación con la empresa, y todas las bondades del producto o servicio que ofrecen. Con ellos identificas perfectamente qué les diferencia y qué te van a aportar con respecto a la competencia.

Ahora bien, vamos a reflexionar también para ver qué podemos mejorar. ¿Te parece?. Así, hoy realizaremos un análisis de las oportunidades de mejora más frecuentes. 

La persona que me atiende podría estar en cualquier otra empresa

  • No me trasmite la trayectoria de tu empresa y la propuesta de valor.
  • Me falta identificar el valor diferencial de elegir venir aquí o irme a la competencia.
  • Proporciona las bondades típicas del producto o servicio. Pero no, las que os diferencian. Si voy  a comer, me dice el menú, pero no me indica qué es diferente de comer aquí o cómo se cocina. En caso de contratar un servicio me dice los pasos típicos de este servicio, pero no qué aportáis de diferente.
  • Me hace alguna recomendación personal según sus gustos personales, no según lo que más valoran otros clientes en tu empresa.

Y esto es porque...

  • ¿Se le ha formado debidamente en la diferenciación de tu empresa?.
  • ¿Conoce la trayectoria de la empresa?.
  • ¿Ha recibido información sobre el motivo de cambios en procesos, productos o servicios y decisiones?.
  • ¿Has invertido en qué le guste trabajar en tu empresa?.
  • ¿Conoce y recibe información sobre lo que dicen de la empresa los clientes más satisfechos?.

La comunicación de la persona que me atiende es mejorable

  • Me habla de forma aburrida y sin pasión por conocerme.
  • Ante determinadas peticiones su conversación muestra un montón de negaciones. «Esto no es posible». «No hay de esto». «No lo sé». En vez de darme soluciones.
  • No resuelve bien mis objeciones o dudas a vuestro producto o servicio.
  • Se molesta si soy «un cliente difícil».
  • Ante mis circunstancias o necesidades personales no muestra cómo podéis adaptaros.

Y esto es porque...

  • No se le ha formado en las habilidades necesarias para atención al cliente.
  • Le falta información sobre directrices en casos especiales con el cliente.
  • No tiene presente los valores de la empresa.
  • Le falta valorar a todo tipo de clientes.
  • Necesita mejorar en comunicación e inteligencia conversacional en ventas y atención al cliente.

No me das información clara de cómo vamos a trabajar

  • Quiero contratar un servicio contigo y me es imposible tener claro cómo trabajáis y qué resultados obtendré.
  • Ante posibles preguntas para aclararme, la persona que me atiende se molesta. Además me contesta con evasivas o información poco clara.
  • Argumenta que determinada información depende de otros compañeros y que no me puede dar más datos.
  • No sé que necesito tener preparado para trabajar con vosotros y que el flujo de trabajo funcione.

Y esto es porque...

  • No conoce los procesos de trabajo de la empresa.
  • Le falta trabajar en equipo con otros compañeros o áreas de trabajo.
  • Necesitaría mejorar en implicación, compromiso y conciencia de equipo.
  • Se limita a cumplir con su parte sin entender y dar respuesta a las necesidades globales del cliente.
  • Falta motivación o habilidades necesarias para querer que el cliente le de su confianza.

Las emociones del cliente no importan demasiado

  • Me estoy impacientando porque no me atiendes y te pregunto, pero sigues sin darme respuesta.
  • No entiendo lo que me dices y me tratas como si fuera «tonta».
  • He venido o te he llamado para comentar una queja. Algo no me está pareciendo bien y me gustaría que me lo solucionaras. Así podría seguir confiando en vosotros. Pero «me tratas mal».
  • He contactado por mail para comentarte mi malestar pero no obtengo ninguna respuesta.
  • Me pides recomendación y apoyo ante otros clientes. Eso sí, insistes mucho. No quiero responderte porque no me siento bien con vosotros, pero tampoco me preguntas.

Y esto es porque...

  • Falta identificación con la empresa, sus valores, estrategia, misión y visión.
  • No tiene claro qué papel cumple ante los clientes.
  • Necesita mejorar en inteligencia emocional en ventas y atención al cliente.
  • Le faltan habilidades de comunicación que promuevan la confianza.
  • No gestiona adecuadamente la atención al cliente y los correos electrónicos.

Puedes pensar que tu colaborador no sabe trabajar bien y pone en riesgo la imagen de tu empresa o ...

Revisando los puntos anteriores ¿qué conclusión sacas?. Puedes concluir que ese colaborador que atiende a tu cliente, no sabe trabajar. ¿Estás seguro de qué solo es responsabilidad suya?.

Desde mi perspectiva, yo te propongo otra cosa. ¡Asume la responsabilidad del talento de tus colaboradores!. Un equipo es el reflejo de cómo lideras. ¿De qué te estás ocupando y de qué no, sobre el talento de tus colaboradores?. Te corresponde ver de qué forma impacta tu firma de liderar en tu equipo, y como consecuencia en la satisfacción de tus clientes. 

  • Si un comercial o profesional que da atención al cliente no trasmite la diferenciación de tu empresa, quizá es porque no hemos concienciado bien al equipo.
  • En caso de no gestionarse bien un proyecto, es posible que no estemos poniendo en marcha todas las habilidades y herramientas necesarias. 
  • Si un cliente se queda sin respuestas a sus objeciones, quejas o reclamaciones puede que tu equipo comercial no esté formado en ello.
  • Como cliente puede que valore a tu colaborador como cualquier otro profesional de otras empresas. ¿Es posible que no esté «empapado» de qué significa trabajar en tu empresa?
  • Si consideras que uno de tus colaboradores no «aprende» y no se supera, pregúntate si le estás proporcionando feedback adecuado.

Y también ...

  • Ves que tus colaboradores se «escaquean» limitando muy bien «esto no me corresponde a mi». ¿Estás fomentando con acciones claras la colaboración entre equipos?.
  • ¿Sabe tu equipo que es parte importante de todo el flujo de trabajo hasta llegar a un cliente satisfecho?.
  • Ves que en tu empresa, las cosas bien hechas cuestan un montón. Se pierde tiempo, energía y dinero de la forma que estáis trabajando. ¿Has invertido en métodos de gestión de tareas y productividad personal?.
  • Sabes que no emocionas demasiado a tus clientes y que parece que valoran solo el precio de tu producto o servicio. ¿Dispone tu equipo de habilidades de inteligencia conversacional e inteligencia emocional?.
  • Cada vez que reúnes a tu equipo, no tienes muy claro si les llega el mensaje. Y parece que perdéis tiempo, con lo que a ellos les aburren las reuniones. ¿Estás invirtiendo en tu capacidad de comunicación en público?. ¿Has cambiado tu forma de gestionar las reuniones?.

¿En qué hábitos y habilidades necesita invertir una empresa para impactar positivamente en sus clientes?

Recuerda RESULTADOS = COMPETENCIAS +  MENTALIDAD.  Es responsabilidad de las figuras directivas asegurar de que todos los equipos de trabajo disponen:

  • De toda la información necesaria sobre la empresa.
  • Y de las habilidades correspondientes a su puesto de trabajo.

El líder impacta en los equipos de trabajo. Y tus colaboradores se influyen mutuamente. Además, impactan directamente en la percepción de valor que el cliente aplica a tu empresa, productos y servicios.

¿Qué habilidades necesita tu equipo directivo para asegurar la satisfacción del cliente?. ¿En qué habilidades necesitan tus colaboradores invertir para garantizar resultados en los proyectos y procesos de trabajo?. ¿Qué habilidades y hábitos de trabajo necesitan potenciar para impactar positivamente en tu cliente?.

Visión global de los mejores hábitos y habilidades para garantizar la atención al cliente

A continuación, de dejo un esquema donde he tratado de enlazar la importancia e influencia del liderazgo con la satisfacción de los clientes. Da igual si en tu empresa, dispones de todos los departamentos indicados. En algunos casos, será un mismo equipo el que asume diversas funciones. No obstante, es siempre el mismo proceso y es importante su relación con el impacto en el cliente. 

Ten en cuenta que definir buenos hábitos de trabajo y desarrollar las habilidades necesarias en cada puesto de trabajo será la clave. Potencia las habilidades de cada uno en su puesto de trabajo, acorde con sus objetivos. El «saber hacer», y la huella que dejan tus colaboradores en los clientes, es lo que les permite identificar la diferencia con respecto a tu competencia. Y ese «saber hacer» necesita alimentarse de hábitos y habilidades. Es decir, capacidades y compromiso para conseguir resultados.

Espero que pueda serte de utilidad. Estos son algunos de los objetivos en los que, empresas como la tuya, están invirtiendo. ¿Te quedarás atrás?.

Conclusión

Invierte en habilidades y hábitos de trabajo que garanticen la huella que dejas en tus clientes. Tus métodos de trabajo y el grado de identificación que tienen tus colaboradores con tu empresa, es clave. De ello va a depender la satisfacción de tus clientes y que te perciban como diferente.

¿Qué hábitos de trabajo no están definidos y en marcha?
¿En qué habilidades necesita invertir tu equipo para potenciar su talento?
¿Qué acciones necesitas activar y qué formación necesitas programar?

Y si te apetece y puede ayudarte...

error: Content is protected !!