COACHING EJECUTIVO: alinea tus valores y provoca colaboración

En este caso os presento un caso que nos muestra como un proceso de coaching puede ayudar a las empresas a ser más competitivas y profesionales desde el trabajo y reorganización del funcionamiento interno. Recordando que todos los departamentos de una empresa necesitan formar equipo y que entre ellos se generan relaciones de cliente/proveedor interno, os indico los datos del caso y el proceso de trabajo:

 

 

 

 

El proceso de coaching se estableció de la siguiente forma:

 

¿necesitas alinear los valores y objetivos de tu equipo directivo?

¿los diferentes departamentos de tu empresa trabajan en equipo para asegurar la satisfacción al cliente?

¿sabes que el coaching te permite trabajar sobre objetivos tangibles de mejora?

¿tienes identificados los objetivos de mejora de tus equipos?

¿Coaching?

El coaching ha de entenderse como una técnica científica que permite llevar a cabo un  proceso de ayuda individualizado en el ámbito personal o profesional, ya sea de una sola persona, a un equipo de trabajo o una organización, para liberar su talento y potencial, maximizando la efectividad de sus actividades ejecutando el plan de acción acordado” (Fernando Bayón Mariné, Coaching hoy)

En varias ocasiones os he traslado ejemplos y casos en los que he trabajado con procesos de coaching y la utilidad que buscan los diversos participantes.

Hoy me gustaría poner sobre el papel (blog) aspectos que bajo mi aprendizaje  y experiencia (la que tengo, no tengo otra) creo que son importantes a tener en cuenta al sumergise en este trabajo o en este tipo de procesos:

Para mi el coaching parte de filosofías como estas:

“Yo no puedo enseñaros nada, solo puedo enseñaros a encontrar el conocimiento en vosotros mismos” Sócrates
“La sabiduría no es transferible; debe ser descubierta personalmente luego de una travesía que nadie más puede recorrer por nosotros“  Marcel Proust
“Dirigir esclavos es fácil, gobernar hombres libres es más difícil pero más satisfactorio y duradero” Aristóteles
Y es que el proceso de trabajar con metodología de coaching implica subir durante un rato a la barca de tu participante y:
-ver como ve
-analizar como analiza
-sentir como siente
Todo esto sin que tú, coach, olvides donde estás y cual es tu papel…
En esa barca hay un montón de experiencias, sentimientos, ideas, creencias y valores que le están sirviendo o no a su tripulante para viajar por escenario profesional, personal, social o familiar ¿quién eres tú para decirle que no son correctas? Es su propia experiencia y es lo mejor que tiene. Tu papel es potenciar la utilidad de esas experiencias.
Ahora bien, como compañero de viaje temporal, pues otro objetivo importante es conseguir que sea autónomo en su viaje, tu papel es de descubrir:
– cómo potenciar sus experiencias y sus aprendizajes
-cómo potenciar y desarrollar su capacidad de regular las emociones que le acompañan
-cómo generas reflexión sobre si la estrategia que está utilizando le lleva a donde quiere
-cómo generas reflexión para que tome sus propias decisiones
-si lo que quiere, es realmente lo que quiere
-qué recusos puede utilizar para seguir adelante
-cómo desarrollar los que puede mejorar
-sus obstáculos y su mejor recurso para resolverlo
y además desde una perspectiva bien amueblada como coach en la que:
-respetas la velocidad de tu participante y sus prioridades
-pones a su dispoción los recursos psicológicos que le van a ayudar a ser autónomo
-pones a su disposición tu comprensión y conocimientos sobre el entorno empresarial, laboral, social, personal o familiar en el que se mueve
-estás lo suficientemente cerca para que sepa que puede contar contigo pero lo suficientemente lejos para que pueda caminar en el plan trazado
Seguramente podría añadir muchas ideas más y más reflexiones, pero las siguientes las dejaremos para otro día…
¿Te apetece viajar hacia tus objetivos de forma acompañada?
Tú pides, tú eres el protagonista; yo como coach me comprometo a acompañarte desde la distancia que quieras

[av_one_fourth first] [av_font_icon icon='ue85b' font='entypo-fontello' style='border' caption='' link='manually,http://www.coachmaitefinch.com/events/' linktarget='' size='40px' position='left' color=''] Agenda Formación [/av_font_icon] [/av_one_fourth] [av_one_fourth] [av_font_icon icon='ue8a5' font='entypo-fontello' style='border' caption='' link='manually,http://www.coachmaitefinch.com/' linktarget='' size='40px' position='left' color=''] Servicios [/av_font_icon] [/av_one_fourth] [av_one_fourth] [av_font_icon icon='ue805' font='entypo-fontello' style='border' caption='' link='manually,http://www.coachmaitefinch.com/quiero-preguntar-a-un-coach/' linktarget='' size='40px' position='left' color=''] Consulta tu caso [/av_font_icon] [/av_one_fourth] [av_one_fourth] [av_font_icon icon='ue921' font='entypo-fontello' style='border' caption='' link='manually,http://www.coachmaitefinch.com/videos-ponencias-y-entrevistas/' linktarget='' size='40px' position='left' color=''] Webinars y Ponencias [/av_font_icon] [/av_one_fourth] [av_hr class='default' height='50' shadow='no-shadow' position='center' custom_border='av-border-thin' custom_width='50px' custom_border_color='' custom_margin_top='30px' custom_margin_bottom='30px' icon_select='yes' custom_icon_color='' icon='ue808' font='entypo-fontello']


¿qué no es coaching?

Como ya comenté en una ocasión anterior, ¿coaching? es la cuestión que viene a la cabeza a muchos, pero con todavía, algunas dudas relacionadas con el significado, utilidad y forma de trabajar.

Está dando muy buenos resultados y es una de las áreas de trabajo más solicitada y con las que más disfruto porque sin duda, en estas ocasiones, son personas o equipos las que te permiten formar parte de su travesía hacia su mejora profesional y consecución de objetivos.

Ahora bien, hoy me gustaría hacer especial hincapié en qué es y qué no es el coaching, para si es posible, despejar dudas metódicas que vuelan por nuestras mentes. Desde luego desde el enfoque profesional que practico y desde mi pequeña opinión personal.

No es:

– una receta para todo tipo de situaciones y problemas

– una relación con otra figura de autoridad que te controla y te dice lo que tienes que hacer

– terapia

– psicoanálisis

– formación

– tener una figura profesional a tu lado para que te solucione los problemas y conflictos

– magia

– un asesoramiento en cualquier temática profesional

– un trabajo que hace un asesor sin el cual tus proyectos están perdidos…

Para mí sí es:

– Un STOP en tu trayectoria personal-profesional para tener un mayor impulso dirigido a unos objetivos.

– Un PROCESO de auto descubrimiento y aprendizaje.

– Una OPORTUNIDAD para mirar atrás y ver lo mejor que puedo aprovechar y he aprendido y mirar hacia delante orientándome claramente a unas metas, y utilizando mi potencial de talento.

– Un ESPACIO Y TIEMPO que te tomas para “verte” con otra “lupa”.

– Un CAMINO que solo puedes recorrer tú.

– Una AVENTURA en la que se te va a potenciar tu capacidad de reflexión, descubrimiento, orientación a la acción y creación de nuevos y mejores hábitos.

– Una ELECCIÓN para la mejora personal-profesional.

Parte de:

ACTITUD DE TALENTO

Se dirige a unos objetivos prioritarios de mejora.

Necesita tener en cuenta, si estamos hablando de coaching ejecutivo para la mejora competencial o la mejora del potencial de los equipos:

Diapositiva9

Se basa en una metodología clara que facilita al participante la mejora de sus competencias y la consecución de unas prioridades de mejora que acuerda con el coach:

Diapositiva24

Genera satisfacción con tu ELECCIÓN  de mejoras y pretende el desarrollo de la persona hasta su máxima expresión de valor:

RESULTADOS

Y debe ser guiado por un profesional cualificado, con experiencia en personas, empresas, enfoques profesionales y con mucho respeto a la figura protagonista del participante/s que puede/n tener entre sus prioridades mejorar su:

– marca personal

– habilidades profesionales

– capacidad de liderazgo

– resultados de equipo

– habilidades comerciales

– orientación profesional y/o personal

-entre otros…

¿qué más dudas podrías tener sobre los procesos de coaching?

Coaching: “sí, pero quiero claridad, profesionalidad y que se adapte a mi”

Sí, ¡háblame de como ves tú el coaching!

En este tipo de posts, me veo en la necesidad de indicar algo que ya sabemos, pero lo reitero.

Lo que voy a contarte es mi experiencia y espero que pueda servir.

Habrá otras opiniones, otros enfoques, y otros criterios, pero estos son los importantes para mí, puesto que guían mi professión y los que valoran mis clientes.

En esta ocasión, me gustaría que este post sirviera de ánimo, cercanía y entendimiento de que efectivamente los procesos de coaching funcionan, sean cual sean los objetivos que se persigan. Prácticamente todos, excepto el de “hacer magia potagia”.

Cada vez contactan más personas para mejorar su potencial, preparar como afrontar un momento de cambio, superar sus frenos, potenciar el funcionamiento de un equipo, mejorar competencias profesionales para su puesto de trabajo actual, restablecer un equilibrio personal y profesional, establecer un plan de acción en su marca personal, etc.

Empecemos por ¿me das una explicación lo más clara posible de que es coaching?

Es una metodología de trabajo especializada para fortalecer recursos personales y optimizar resultados y cambio en las personas y equipos en el contexto que elijamos. Se nutre de la psicología y de otras disciplinas como la empresa, deporte, etc.

Ahora bien ¿me explicas algunas de las razones por las que el coaching funciona (individual o equipo)?

-facilita un contexto diseñado y organizado para reflexionar y “ver lo que no ves/veis”

– tienes a alguien externo a tu entorno que está a tu lado, no “pegado a ti” ni “en frente de ti” y que caminando contigo quiere que en un breve periodo de tiempo camines/caminéis solo en los objetivos planteados. Tu autonomía es su prioridad

– dispones/disponéis de un profesional especializado en comportamiento humano y de equipos (por supuesto, conocedor y experimentado en el mundo empresarial), que desde su experiencia y conocimientos, te/os facilita llegar donde quieres tú o el equipo, porque sabe como ayudar a afrontar tus obstáculos, conflictos o barreras

se adapta a tu/vuestra velocidad de aprendizaje y cambio, pero es firme en la continuidad y en tu/vuestra implicación

– se genera un clima de confianza y cercanía, en el que: “no pasa nada” “aquí puedes expresar, probar y trabajar para experimentar y optimizar tu cambio”; no hay juicios, solo aceptación e implicación de su parte

¿En qué me fijo para elegir o no un proceso de coaching o un coach?

– certificación, años de experiencia, referencias de otros clientes, metodología de trabajo, opiniones, blog, interacciones, conferencias…

– sí te gusta su enfoque de trabajo

– si entiende lo que quieres conseguir y te hace una propuesta clara de trabajo

– si hay sintonía y conexión

– si se adapta a ti, pero a la vez te exige

– si es constructivo y provocador

– si te escucha especialmente en tus dudas, peticiones y expectativas y les da respuesta

si “notas” claramente sus valores

si “sientes” su compromiso

– si te facilita ser “el protagonista” de tu cambio

¿Algunas ventajas que gano/ganamos después de un proceso de coaching?

Aquí debo remitirme a comentarios de mis propios clientes que resumiré en algunas ideas:

resultados

– consciencia y superación

– valor en el perfil profesional

satisfacción / equilibrio personal / profesional

– alineación de valores

– optimización de hábitos

– automotivación

– autonomía profesional, personal o de equipo

autoconocimiento (persona o equipo) y superación

claridad de ideas, técnicas, objetivos

–  recursos personales aplicados a objetivos y contextos

Espero que pueda ayudar a tener más información sobre la profesión de coaching

y lo que os puede aportar.

De verdad, que te responderé a cualquier duda ¿quieres participar?

¿cual sería tu consulta?

Como siempre muchas gracias por vuestra atención, apoyo y recomendaciones a mi profesión 😉

Coaching: “sí, pero quiero experimentar los resultados”

Me gustaría poder poner las fotos de determinadas expresiones de alegría, satisfacción, bienestar y auto asombro que sienten algunos de mis clientes, pero obviamente no es posible. No obstante, es enriquecedor y satisfactorio como determinadas expresiones de los clientes que pasan por un proceso de coaching te indican que van por el buen camino:

“vale, ahora he recuperado la chispa, mi motor está activo”

– ¡vaya, esto no me lo había planteado nunca!

– ¡ahora me entiendo!

– ¡ahora se por donde quiero ir, y lo que quiero hacer!

– ¡vaya, las actitudes del equipo han cambiado!

– ¡estas preguntas son duras, pero muy útiles!

– ¡ahora todo el equipo está viendo el mismo enfoque!

– ¡parecía difícil llegar a acciones tan concretas que cambiaran los resultados que estaba teniendo!

Efectivamente cuando un equipo, un profesional, un directivo o un emprendedor participa en un proceso de coaching, está tomando las riendas de su vida y su trayectoria, de lo que le ocurre y lo que quiere que ocurra.

El coach tiene la responsabilidad de facilitar su camino desde:

-su voluntad para evolucionar

– sus creencias y valores

– su realidad

– sus ilusiones y expectativas

– la interacción del equipo actualmente, su trayectoria y sus objetivos

– su psicología de comportamiento y cambio

– desdesu capacidad y estilo de aprendizaje

– desde sus objetivos

– la confianza en sí mismo y/o en el propio equipo

Y todo esto es posible porque el proceso de coaching, realmente pone a disposición del participante/s:

– una visión más amplia de su entorno y de las consecuencias que sus conductas están teniendo

– una visión más integradora de sí mismo o del equipo, desde lo que se comparte o desde los valores y el potencial que se tiene

– una explicación clara

– unas cuestiones de reflexión que les proporcionan mayor comprensión y momentos de ¡eureka!

– aceptación incondicional

– feedback claro, constructivo y útil de lo que ocurre

– descubrimientos personales o en equipo

– un plan de trabajo para crear nuevos hábitos para nuevas necesidades

– las claves de su voluntad de cambio

– el descubrimiento de su satisfacción personal, profesional o de su pertenencia a un equipo

– la oportunidad de probarse a sí mismo con nuevos enfoques, técnicas y habilidades

– experimentar continuamente resultados diferentes a problemas o conflictos que eran habituales

– descubrir un mundo de posibilidades con su talento

– la confianza en su autonomía

y… muchas cosas más que sólo los participantes pueden saber 😉

¿y tú, estás descubriendo tus posibilidades?

¿sabes que un talento estancado pierde valor?

¿estás trazando tu plan de acción con resultados?

“Tu talento se despierta” : momento ¡ah vaya! :-)

En iWeekend Valencia nadie habla de crisis, sólo de oportunidades, de ideas y emprendedurismo.

El programa ha analizado, renovado y reinventado seis proyectos empresariales durante menos de 48 horas con la ayuda de los participantes -cerca de 100-  y mentores del evento. Muy pronto, en menos de un mes, la ciudad acogerá una nueva edición de este certamen innovador para emprendedores.

98 participantes han formado equipo para colaborar en las sesiones de networking de los seis proyectos que saldrán reforzados y reorientados en este evento. 

Ver fuente:

iweekend

iWeekend: “¿Eliges o te dejas llevar?”

iWeekend Valencia lanza seis proyectos empresariales renovados

networkingEste fin de semana solo pude asistir el viernes, pero tuve la oportunidad de compartir una charla de reflexión con todos los participantes de iWeekend Valencia.:

¿Y tus recursos personales como emprendedor, han desayunado hoy?

Una vez más fue emocionante, contagioso y lleno de inquietud positiva para construir nuevos modelos de negocio y por mi parte, reactivar las claves personales que a mi parecer, necesitan desarrollar como hábitos los emprendedores.

Como en la anterior edición, y aunque pueda ser reiterativa, me fui con la sensación de ¿y esta actitud e interés por probarnos a nosotros mismos no podríamos tenerla más gente, independientemente de que seamos emprendedores o formemos parte de un equipo en una empresa?

Y es que, la actitud emprendedora bien trabajada necesitaría ser desarrollada por todos los profesionales de este nuevo mercado laboral.

Considero clave, además de nuestra aportación técnica, de nuestro conocimiento de los modelos de negocio como nos apuntó Pedro Muro ‘Las cuatro claves para transformar una idea en negocio’, los hábitos que fortalecerán nuestra personalidad y profesionalidad que marcarán la diferencia y el valor de nuestros proyectos. Las claves de reflexión que trabajamos este viernes fueron:

041013 PILDORAS

Así pues, hoy os dejo algo que posteriormente seguramente desarrollaré para los equipos, pero planteémonos estos hábitos hacia nosotros primero:

¿reflexionas sobre tu valor?

¿actúas o te paralizas?

¿inviertes en tu mejora continua?

¿buscas y actualizas tu bagaje personal y profesional?

¿despiertas tu coraje para superar situaciones difíciles?

¿buscas la crítica externa y la autocrítica?

Como clave final, desearos que os podáis rodear de personas que como en este fin de semana, os provoquen algo que os haga cambiar el enfoque, que os haga seguir adelante con una nueva mirada: algo que me impactó de uno de los asistentes durante mi charla y me hizo sonreír agradablemente cuando comentó.. “¡vaya me acabas de matar con esto!… yo creía que…” ( 😉 un saludo para todos y especialmente para esa persona)

¿y tú buscas tener tu momento ¡ah, vaya!? 🙂

Coaching: “necesito que me recargues las pilas”

 

He escuchado este tipo de frase tan a menudo en los últimos meses, que no puedo evitar dedicarle una entrada de mi blog 🙂 con todo cariño y complicidad.

Esta expresión “necesito que me recargues las pilas” o su versión más divertida 🙂  (ruego sepáis disculpar el lenguaje) “necesito que me des una patada en el culo”, son con frecuencia las claves que algunos participantes de coaching me han comunicado ya sea al empezar el proceso o durante el mismo.

kick

Todo sea dicho, en cada uno de ellos, lo hemos conseguido / lo estamos consiguiendo 😉

Hace unas semanas comentamos a mi modo de ver algunos de los motivos por los cuales el coaching es clave y tiene su impacto:

Ahora bien ¿me explicas algunas de las razones por las que el coaching funciona (individual o equipo)?

-facilita un contexto diseñado y organizado para reflexionar y “ver lo que no ves/veis”

– tienes a alguien externo a tu entorno que está a tu lado, no “pegado a ti” ni “en frente de ti” y que caminando contigo quiere que en un breve periodo de tiempo camines/caminéis solo en los objetivos planteados. Tu autonomía es su prioridad

– dispones/disponéis de un profesional especializado en comportamiento humano y de equipos (por supuesto, conocedor y experimentado en el mundo empresarial), que desde su experiencia y conocimientos, te/os facilita llegar donde quieres tú o el equipo, porque sabe como ayudar a afrontar tus obstáculos, conflictos o barreras

se adapta a tu/vuestra velocidad de aprendizaje y cambio, pero es firme en la continuidad y en tu/vuestra implicación

– se genera un clima de confianza y cercanía, en el que: “no pasa nada” “aquí puedes expresar, probar y trabajar para experimentar y optimizar tu cambio”; no hay juicios, solo aceptación e implicación de su parte

Incluso expresiones que mostraban las sensaciones de los participantes con respecto a su progreso:

Es enriquecedor y satisfactorio como determinadas expresiones de los clientes que pasan por un proceso de coaching te indican que van por el buen camino:

– “vale, ahora he recuperado la chispa, mi motor está activo”

– ¡vaya, esto no me lo había planteado nunca!

– ¡ahora me entiendo!

– ¡ahora se por donde quiero ir, y lo que quiero hacer!

– ¡vaya, las actitudes del equipo han cambiado!

– ¡estas preguntas son duras, pero muy útiles!

– ¡ahora todo el equipo está viendo el mismo enfoque!

– ¡parecía difícil llegar a acciones tan concretas que cambiaran los resultados que estaba teniendo!

Así pues, volvamos a la clave “necesito que me des una patada en…”. Un buen proceso de coaching debe provocar con respecto al participante o participantes (si son un equipo):

energía y movimiento

– capacidad para autocuestionarse positivamente

– capacidad para verse a uno mismo desde otro prisma

– capacidad para “descubrirse

automotivación

– inquietud positiva (es esa sensación que me incomoda positivamente y me mueve al cambio)

consciencia de lo que estas haciendo actualmente y lo que te falta por hacer para conseguir lo que te planteas

patrones internos que mantengan progresivamente sus “pilas cargadas”

cierta urgencia positiva para “recargarse” y salir de la inercia

activación de recursos personales dormidos y nuevos recursos personales a desarrollar

– toma de decisiones

– y como siempre, no me cansaré de decirlo, autonomía

Y PROVOCAR con respeto y con conocimiento del participante, es lo que debe hacer un coach. No sirven frases estereotipadas ni refranes hechos (eso podemos encontrarlo en muchos sitios). Mediante metodología del comportamiento individual y de equipo, se trata de, justo lo que tan expresivamente piden los clientes, “recargar pilas” y orientar esa energía a cada uno desde sí mismo, vitaminarse. Orientarla hacia su equilibrio, sus metas, su bienestar, su satisfacción propia,  su confianza, su potencial, su responsabilidad hacia sí mismo, su derecho a parar, reflexionar con un tercero y poner en marcha planes de acción que nos acerquen y nos permitan disfrutar del camino que queremos. Pues de lo que se trata es de disfrutar nuestro camino.

Veo demasiadas personas que se están perdiendo en su limbo particular y merecen tener todo el apoyo para salir de su propia inercia.

 

hombres grises¿y tú estás haciendo algo para encontrar tu camino con tus mejores recursos para disfrutarlo?

😉

¿Estás atrapado en tu rutina de no talento?

Estamos atrapados en “nuestra rutina de no talento” cuando sin darnos cuenta pensamos que ¡oye, estoy haciendo muchas cosas!.

Luego, te paras un minuto y alguien te hace ver que todo lo que estás haciendo te aleja de verdad de tus objetivos verdaderos, de lo que te hace feliz, de lo que te hace sentir vivo.

Me encuentro con algunas personas en proceso de coaching, que tienen en común, algo así como un cansancio y sensación de agotamiento acompañado de “algo no funciona”, pero con la sención contradictoria de “estoy implicándome en muchas cosas, estoy activo/a, yo hago cosas, no me quedo esperando a ver que pasa”. Suelen ser casos como:

Líderes que se pasan el día apagando los incendios que sus colaboradores sufren, y aprenden que su valía es grande porque ¡fíjate a cúantas situaciones doy respuesta! ¡qué harían sin mí!.

Profesionales que se implican, ayudan, están para todo el mundo, son hiperactivos, pero esa energía se olvidan de invertirla también en sí mismos para hacer crecer su talento.

Gerentes, que tiene “todo controlado” con tanto esmero y concentración en su control, que no se dan cuenta que no llegan a todo y que se asfixian por el camino y asfixian a los que están a su alrededor.

Personas que no saben o temen decir “NO” porque tradicionalmente aprendimos que somos mejores personas, amigos, hermanos, hijos, jefes que tenemos que estar ahí siempre y en todas las ocasiones

Jóvenes en busca de sus primeras oportunidades laborales, que se han acostumbrado a llevar su “día a día” de manera que al menos no se depriman con “la que está cayendo” y llenan su tiempo con actividades que no van a tener la repercusión que realmente quieren. Y se quedan esperando…

Profesionales que saben/sienten que pueden hacer algo mejor, y justifican que no tienen tiempo para invertir en formación, superación o en proyectos con más sinergia.

En realidad todos estos casos, te indican en sus conversaciones que “ODIAN LA RUTINA” y quieren conseguir más. ¡Muy bien!, es genial pero

¿y si te estuvieras creando tu propia rutina?

¿estás creando tu propio muro?

muro

Realmente, estás creando tu propia “rutina de no talento” y manteniéndote en un estado constante que se mueve desde una  “incompetencia inconsciente” a una “incompetencia consciente”:

incomptcia

Muchas de las actividades en las que estamos inmersos, son compromisos que aceptamos por inercia y casi sin darnos cuenta, con lo que es fácil entrar consecuentemente en el “CIRCULO 99”, ese en el que buscamos hacer más, controlar más, ayudar más, ser más…

A lo mejor sólo se trata, de ver si me he creado una rutina propia, y un círculo del que no salgo y no me satisface. A lo mejor se trata de tomar decisiones sobre lo que soy, lo que puedo aportar y lo que de verdad me hace sentir bien. A lo mejor se trata de demostrarme que de verdad no me gusta la rutina, esa que no me lleva donde quiero y tampoco disfruto, porque estoy atrapado en mi propia inercia.

[av_video src=’http://www.youtube.com/watch?v=r9brXWjMG5E’ format=’16-9′ width=’16’ height=’9′]

 

¿estás dispuesto a seguir en tu círculo 99?

¿has creado tu propia rutina de no talento?

P.D. dedicado a … ellos/as lo saben 😉

Menú de talento: “la dieta del suficiente”

Recuerdo que todos los especialistas en nutrición nos recomiendan siempre comer de todo pero en su justa medida. En cantidad suficiente para que nuestro cuerpo pueda disfrutar y disponer de todos los nutriente necesarios. Ese criterio de “suficiente” es el que hace que sin abusar, podamos disfrutar de comer de todo lo que nos gusta o nos apetece. Y debo reconocer que yo suelo seguirlo, no soy una persona de dietas extremas ni de reprimir lo que me apetece.

Igualmente me ocurre con lo que pienso en el ámbito de los recursos personales, por ello me gustaría comenzar el primer post del año 2014, recordándo las ventajas de tener el criterio “suficiente” siempre en mente. Cualquiera de estos ingredientes en su extremo negativo (falta de ello) o en su extremo positivo (abundancia de ello) no van a ayudarnos a desarrollar nuestro talento personal y profesional. Considero, pues, clave disponer de:

Suficiente ilusión: para empujarnos a seguir adelante para prever la alegría de como nos sentíriamos si consiguiéramos aquello que deseamos, para distinguir aquello que nos hace felices de lo que no.

– Suficiente coraje: para intentarlo, para probarnos, para crear situaciones y emociones a las que no estamos acostumbrados.

– Suficiente miedo: para que nos preocupe lo justo las nuevas situaciones, los retos que nos preocupan y todo aquello a lo que no nos atrevemos. El miedo o la preocupación justa nos hace estar alertas y poner en marcha nuestros mejores recursos para resolver nuestra nueva situación.

– Suficiente egoísmo: para cuidarnos, para defendernos, para querernos, para aprender (;-) dedicado a alguien que me lo recordó hace poco), para ser coherentes con nuestros criterios, para luchar por lo que queremos.

– Suficiente crítica: propia y de los demás, para mantener nuestra silla lo suficiéntemente cómoda para vernos útiles y sentirnos orgullosos de lo que aportamos, y suficientemente incómoda para crecer, ver las cosas de otra forma, aprender y superarnos.

– Suficiente alegría: para reírnos, para disfrutar, para descansar, para demostrarnos que lo merecemos, para nosotros, para los demás, para que nuestra sonrisa siempre esté pase lo que pase.

– Suficiente tristeza: para aprender de ella, para demostrarnos que hay cosas que nos importan, para saber que no es eterna, para trabajarla, para sentirla, para hacernos humanos.

– Suficiente reflexión: para tener un espacio compartido o en soledad, para decidir, pensar, valorar, crear, para ser conscientes de nosotros mismos y de nuestros compromisos.

– Suficiente acción: para mantenernos vivos, para crear un camino dónde nos sintamos útiles, para generar nuevas oportunidades, para crecer.

– Suficiente humildad: para saber que el otro tiene los mismos derechos que tú, ni más ni menos.

– Suficiente autoestima: para sentirnos bien, orgullosos de nosotros mismos, para querer y ayudar a otros desde nuestro valor como persona.

– Suficiente sinceridad: para evitar castillos de naipes perfectamente construídos que a medio o largo plazo se caen por su propio peso y tienen una factura emocional impresionante para nosotros, y los que están a nuestro lado.

– Suficiente descanso: ¿realmente he de recordar para qué? 😉

– Suficiente juego: para ser niños, para nuestra creatividad, para nuestro disfrute, para relajar nuestras obligaciones excesivas…

Suficiente picardía: para discernir situaciones “trampa” perfectamente construidas por nosotros mismos o por otros, y salir de ellas de forma saludable para todos.

¿añadirías algún ingrediente más en cantidad suficiente?

¿te alimentas en exceso de alguno de estos ingredientes?

¿qué vas a hacer para que tu dieta de talento sea suficientemente nutritiva?

COMUNICA: hablar “con” el otro…para solucionar

CASO REAL: EMPRESA PYME

IMPLICADOS: dirección y equipo directivo

OBJETIVO DE MEJORA: implicación y asimilación de nuevas responsabilidades directivas en el equipo

HITOS ACTUALES A MEJORAR: valores, actitudes, responsabilidades de equipo directivo

COMUNICACIÓN ACTUAL: dirección firme y exigente que continuamente envía información por mail de actitudes que deben cambiar los implicados

– excesiva comunicación vía mail

– comunicación unidireccional

– equipo directivo que normalmente asiente a los comunicados de dirección pero que se muestran tremendamente agobiados porque parece que nunca cumplen las expectativas de dirección

– Excesivo control por parte de dirección que no se fía del equipo directivo

PROPUESTA DE TRABAJO DEL COACH:

– Reunión con todos los implicados y comunicación de plan de trabajo

– Proceso de feedback 180º

– Comunicación de resultados individuales

– Sesiones de coaching al equipo directivo para reforzar fortalezas y desarrollar oportunidades de mejora

– Sesiones de coaching a dirección para reforzar fortalezas y desarrollar oportunidades de mejora

– Sesiones conjuntas entre dirección y equipo directivo para: alinear valores, establecer objetivos y establecer claros planes de acción y cambio

EVOLUCIÓN Y RESULTADOS:

– Las actitudes iniciales de frenos, rechazos y no creencia en solución y cambio por parte de todos, se están diluyendo: a través de conversaciones con el coach se trabajan cambio de expectativas, profecías autocumplidas, conclusiones anticipadas sobre uno mismo y sobre el otro, y juicios de valor que bloquean la relación con el otro y la claridad en la comunicación

– Paralelamente se están estableciendo pequeños compromisos de complicidad entre los asistentes en los que se permite al final de las sesiones proporcionar feedback positivo y a mejorar (muy concreto)

– Los implicados han aprendido a prepararse sus intervenciones y sus argumentos (tanto dirección como equipo directivo) teniendo en cuenta lo que piensa el otro y mejorando su disposición a escuchar y buscar  una solución conjunta

– Los implicados están aprendiendo a reconocer las emociones que les bloquean en la comunicación constructiva y resolutiva, pidiendo incluso en ocasiones “tiempos fuera” para manejar expectativas, creencias y emociones que causan problemas en la comunicación

ESTADO ACTUAL:

– Se están cumpliendo los planes de acción concretos que se van negociando para asumir las responsabilidades reales como equipo directivo

– Se ponen en marcha con más apoyo por todos los implicados

– Las actitudes de todos van cambiando y la predissición al compromiso y a la aceptación de ayuda externa es bien valorada

SUGERENCIA: ¿evalúas y/o pones en marcha soluciones para que la comunicación de resultados?

¿Quién dijo que un proceso de coaching es sólo para…?

 

¿Quién dijo que un proceso de coaching es solo para directivos, gerentes o emprendedores?

Tradicionalmente, aunque no sé muy bien por qué, se ha asociado la inversión de un proceso de coaching a directivos de primera línea o perfiles de gente. Desde hace ya unos años, cada vez más, recibo peticiones sobre cómo puede aprovechar a otro tipo de perfiles los beneficios de un proceso de coaching. Y es que realmente, un proceso de coaching puede y debe adaptarse a cualquier nivel y perfil profesional, en el que tengamos claros unos objetivos de mejora, y contemos con la voluntariedad e implicación del participante directo, y de los implicados a su alrededor. Así mismo, en la versión de coaching de equipo, éste no necesariamente tiene que estar formado siempre por perfiles directivos, podemos muy bien, implicar a perfiles de mandos intermedios, supervisores de una planta de producción, por ejemplo.

Antes de nada, creo importante recuperar conceptos e ideas que comentamos anteriormente:

– Qué es y qué no es coaching:

Para mí sí es:

– Un STOP en tu trayectoria personal-profesional para tener un mayor impulso dirigido a unos objetivos.

– Un PROCESO de auto descubrimiento y aprendizaje.

– Una OPORTUNIDAD para mirar atrás y ver lo mejor que puedo aprovechar y he aprendido y mirar hacia delante orientándome claramente a unas metas, y utilizando mi potencial de talento.

– Un ESPACIO Y TIEMPO que te tomas para “verte” con otra “lupa”.

– Un CAMINO que solo puedes recorrer tú.

– Una AVENTURA en la que se te va a potenciar tu capacidad de reflexión, descubrimiento, orientación a la acción y creación de nuevos y mejores hábitos.

– Una ELECCIÓN para la mejora personal-profesional.

Para cualquier tipo de profesional, el proceso de coaching debe ser claro, profesional y adaptado a las necesidades del participante, pues:

-Facilita un contexto diseñado y organizado para reflexionar y “ver lo que no ves/veis”

– Tienes a alguien externo a tu entorno que está a tu lado, no “pegado a ti” ni “en frente de ti” y que caminando contigo quiere que en un breve periodo de tiempo camines/caminéis solo en los objetivos planteados. Tu autonomía es su prioridad

– Dispones/disponéis de un profesional especializado en comportamiento humano y de equipos (por supuesto, conocedor y experimentado en el mundo empresarial), que desde su experiencia y conocimientos, te/os facilita llegar donde quieres tú o el equipo, porque sabe como ayudar a afrontar tus obstáculos, conflictos o barreras

Se adapta a tu/vuestra velocidad de aprendizaje y cambio, pero es firme en la continuidad y en tu/vuestra implicación

– Se genera un clima de confianza y cercanía, en el que: “no pasa nada” “aquí puedes expresar, probar y trabajar para experimentar y optimizar tu cambio”; no hay juicios, solo aceptación e implicación de su parte.

Permite “recargar las pilas” del participante en el proceso y estar orientado a la consecución de resultados.

Así pues, actualmente estoy viendo cómo un  proceso de coaching, se adapta perfectamente a perfiles que de normal, no nos planteamos que puedan recibir este tipo de inversión. Estamos hablando de, por ejemplo, mandos intermedios, supervisores, encargados o técnicos de una planta de producción.

Entre las mejoras que me comunican los responsables de recursos humanos o directivos, de estos perfiles que hemos puesto como ejemplo, se encuentran algunas como:

– Son muy buenos técnicamente (pues tienen una larga experiencia) pero no acaban de asumir su labor de liderazgo de personas y tienden a hacer ellos el trabajo, en vez de crear un equipo eficiente.

– Se lleva muy bien con los miembros de su equipo, pero como amigos. Cuando tiene que ser exigente con las personas y conseguir resultados, no lo sabe llevar a cabo como se solicita.

– Nos comenta que forma continuamente a su equipo, pero los resultados nos muestran que los miembros de su equipo, no están consiguiendo autonomía ni mejoran su desempeño.

– Tiene un carácter demasiado intenso, y esto le hace poner muchas pegas siempre, saltar a la mínima que se le lleva la contraria o cuando algo no le gusta. Está creando además un ambiente tenso en su equipo.

Es sorprendente, pero este tipo de oportunidades de mejora, me los he encontrado de forma muy frecuente en empresas de producción. Y ahí es donde nos hemos puesto manos a la obra para iniciar un proceso de coaching, siempre partiendo de una evaluación del perfil, un feedback 180º/360º, y un establecimiento de objetivos  y prioridades de mejora.

Si tuviera que resumir beneficios con los que se están encontrando este perfil de participantes (los que normalmente no pensamos que puedan beneficiarse del coaching), podría indicar lo siguiente:

Cambio de mentalidad de técnico a perfil de liderazgo. Es frecuente que técnicos que llevan muchos años en una empresa de producción asciendan y les pille por sorpresa su nueva faceta. En un proceso de coaching tienen la oportunidad de verse de forma diferente, de extraer las fortalezas que tienen para su  nuevo rol y desarrollar las oportunidades de mejora.

Diferenciar entre “influir por amistad” a influir en las personas por reconocimiento de su valía. Dada la situación que comentábamos en el párrafo anterior, han desarrollado una estrecha relación con sus compañeros. Ahora bien, en su nuevo rol, se les pide que su capacidad de influencia la ejerzan a través de su visión más amplia sobre el trabajo, y desde los valores aprendidos y su conocimiento de la exigencia de la empresa. Así pues, en los procesos de coaching tienen la oportunidad de separar estos conceptos y desarrollar su nuevo rol a partir del mejor valor que tienen para liderar un pequeño equipo.

– Debido a su dominio técnico aprendido en la propia empresa o en anteriores, tienen muy claro cómo han llegado a aprender y quién es un buen trabajador y quién no lo es. Ahora bien, a la hora de enseñar a otros parten de su experiencia de aprendizaje y su motivación. Hasta es posible que encontremos un cierto freno a dejar un poco de lado su dominioo técnico y entrar en una nueva fase en la que no tienen todo contralado.

En el proceso de coaching pueden aprender a ver la enseñanza desde otros puntos de vista y adaptarlos al receptor. Nuevas formas de aprendizaje para personas, que posiblemente tengan una experiencia y motivación distinta a la de esta persona que queremos que desempeñe un nuevo rol.

La inteligencia emocional, es apta para todos. Tan útil es para un directivo de primera línea, como para un supervisor de distinto nivel en la jerarquía de una empresa. Así pues, el proceso de coaching les permite conocerse mejor y desarrollar nuevos recursos personales que hasta ahora posiblemente no habían tenido que usar.

Ni que decir tiene, que el coach nuevamente debe adaptarse al perfil y características de este participante. Las reflexiones, ejercicios y “deberes” resultantes del proceso, serán distintos para un directivo que para un supervisor de planta, por ejemplo.

En resumidas cuentas,

¿nos acordaremos que un proceso de coaching impulsa el potencial de las personas sea cual sea su perfil

y posición en la empresa?

¿sabes que invertir en el desarrollo del potencial de tu equipo genera diferenciación en tu empresa?

Hay empresas que ya lo están haciendo.

¿sabes que un proceso de coaching permite a tus profesionales estar continuamente en reto y aprendiendo?

😉

Casos de coaching: Entendamos que son muy cercanos al talento de tu empresa

Veamos hoy de forma esquemática ejemplos de procesos de coaching

¿cómo está la gente al inicio? ¿y después?

Maite, ¿con que has tenido que lidiar en esos procesos?

Hoy quiero que veamos de forma esquemática algunos procesos de coaching en los que he participado. Tenemos datos de la situación inicial, de las dificultades, y de los resultados. Mi intención hoy es desgranar cómo cualquier tipo de empresa, profesional o situación puede aprovecharse una vez más de los beneficios de un buen entrenamiento, sea en equipo o de forma individual.

Insisto en el enfoque particular que yo pueda trabajar y que he ido desgranando en artículos anteriores en los que he resaltado:

– “El coaching ha de entenderse como una técnica científica que permite llevar a cabo un  proceso de ayuda individualizado en el ámbito personal o profesional, ya sea de una sola persona, a un equipo de trabajo o una organización, para liberar su talento y potencial, maximizando la efectividad de sus actividades ejecutando el plan de acción acordado” (Fernando Bayón Mariné, Coaching hoy)

– La importancia que para mi tiene la capacidad de adaptación de un coach: Coaching: “sí, pero quiero claridad, profesionalidad y que se adapte a mi”

– La clave de resultados: Coaching: “sí, pero quiero experimentar los resultados”

Lo que no es coaching: ¿qué no es coaching?

– Cómo funciona un coaching de equipos: ¿Coaching de EQUIPO? ¿me das más información?

– Que se puede y debe adaptar a cualquier nivel de la empresa: ¿Quién dijo que un proceso de coaching es sólo para…?

Y teniendo en cuenta estos criterios y visión de cómo hacer coaching, os dejo ejemplos reales en los que identifico cómo se ha trabajado, omitiendo datos evidentes por motivos de confidencialidad:

LIDERAZGO 1 LIDERAZGO 2 LIDERAZGO 3 LIDERAZGO 4 LIDERAZGO 5 LIDERAZGO 6 LIDERAZGO 7

Así pues, como veis, las situaciones de partida no siempre son fáciles pero merecen la inversión. Quizá lo que yo resaltaría es que son casos que tienen caracterísiticas que se repiten en muchas empresas. Son cercanos y reales. Aprovechando de su potencial se ha llegado a conseguir resultados muy positivos y tangibles.

Incluso, vemos que hasta la empresa familiar, que a veces se siente muy alejada de verse como una empresa “normal” tiene sus oportunidades de mejora.
Cierto es que hay que partir de un enfoque particular, para poder trabajar de manera alineada, y para ello es importante tener en cuenta una serie de factores y decisiones:

Ver presentación

La conclusión es:

Hay seguro otras opciones de reactivar tu empresa y de potenciar el talento en ella.

El coaching es una opción.

Ahora bien, ¿estás tomando decisiones con respecto al talento de tu empresa?

o

¿estamos dejándonos llevar porque ¡Ay, es que nosotros somos así!

¿realmente te puedes permitir no tomar decisiones al respecto?

¿te estás escondiendo detrás de …”es que mi empresa es pequeña, diferente, complicada, familiar,… siempre hemos trabajado así”?

error: Content is protected !!