Antes de tus propósitos para este año

Bienvenidos a este 2024. Mis mejores deseos para ti 😉. Inundados en estas fechas por la urgencia de hacer nuevos propósitos, ¿te sientes así?. Me he quedado pensando…, que, igual antes de hacer nuevos propósitos para este año, estaría bien una pequeña/gran tarea. Y es revisar apreciativamente a dónde has llegado con las habilidades que te hicieron conseguir tus propósitos en el año anterior. 

Más allá de las miles de recomendaciones que leerás para conseguir los nuevos propósitos de tus próximos meses, me gustaría llamar la atención sobre otra cosa. Y son las habilidades que lo hacen posible. Podrás hacer todos los planes que quieras y escribirlos de colores o de manera digital en una súper app. Ahora bien, sino aseguras las skills que hacen posibles tus logros, te quedarás en un cuadro muy bonito de grandes intenciones. No nos equivoquemos, si aplicas los mismos patrones de conducta, conseguirás lo mismo que hasta ahora. Las habilidades son las herramientas mentales y emocionales que te permiten conseguir tus logros. ¿Has revisado que habilidades te ayudaron a conseguir los logros anteriores? ¿Te has parado a reflexionar qué habilidades todavía no tienes muy desarrolladas y te impidieron manejar mejor situaciones/personas en el pasado?

Vamos a ver si este pequeño repaso te puede servir.

Aceptación

Sí, empecemos por esta habilidad. Causa de muchas frustraciones cuando no la practicas. Y es que cada uno tiene sus circunstancias a menos que tenga posibilidad dentro de su campo de actuación, de cambiarlas. Si las circunstancias en las que vives de momento no las puedes cambiar, ACEPTA. Este es tu escenario de momento. Deja de frustrarte imaginando que si no fuera así, todo sería más fácil. Te doy la razón. Si no fueran determinadas situaciones de la manera en que lo son sería más fácil. ¿Y?. La realidad es que no son como tú querrías. Son como son. Ahora tienes dos opciones, hacerte “trampas al solitario” y sufrir por no aceptar el ESCENARIO DE JUEGO,  o ACEPTAR, y “jugar con las cartas que tienes de momento”. 

La resiliencia, inteligencia emocional, y el crecimiento de una autoestima sana, dependen primero en gran parte de esto. Es en este ESCENARIO, y no otro, donde necesitas ser resiliente, emocionalmente inteligente, cultivando tu autoestima en cada pequeño reto que asumes de forma intencionada. 

Foco en lo contrable

Parece razonable, pero no sé si eres consciente de ello en tus elecciones. En mis conversaciones de coaching diarias, lo observo mucho.  Gran cantidad de personas, que indican la dificultad de afrontar determinadas situaciones, ponen el foco, la energía y la intención en aspectos que no dependen de ellos. Con lo que la frustración, la desmotivación y el rechazo, se activan inmediatamente. Y es que lo que no depende de ti, no depende de ti. Para conseguir nuevos retos, es importante que los definas en función de aquellas acciones que están bajo tu capacidad de acción. “Que la relación mejore con un familiar, jefe o amigo”, no depende de ti. Lo que está bajo tu capacidad de acción es:

  • Lo que tú decidas implicarte con esa persona que es así.
  • Aquello que seas capaz de aceptar del otro.
  • Lo que tú decidas hacer con tus reacciones, respuestas y actuaciones cuando la otra persona se comporta de determinada manera.
  • Tu propia gestión emocional para encontrar la mejor emoción con la que puedas relacionarte con esa persona. No la emoción que te gustaría tener. Sino, la mejor emoción (que te hace estar más satisfecho y sufrir menos) con la que puedes relacionarte con esa persona, que aceptas que de momento, se comporta así.  

Tomar decisiones conscientes

Dos de las trampas emocionales más comunes, en otro aspecto, es intentar por todos los medios no equivocarse en las decisiones. Y por otro lado, lamentarse después porque estás siendo consciente de las consecuencias de tu decisión. 

Primero, tomas las decisiones que puedes tomar con las capacidades que tienes en este momento y con las circunstancias, ESCENARIO, en el que te encuentras actualmente. Segundo, todas las decisiones conllevan consecuencias de ganancias y pérdidas. Tenlo en cuenta. Para cuando luego tomes la decisión tengas la disposición y la inteligencia emocional para manejar las nuevas circunstancias que esa decisión ha provocado. Sé que es fácil escribirlo. Pero es la guía. Y a ti te corresponde hacer un ejercicio de profunda consciencia y reflexión sobre esta guía. ¿Estás dispuest@ a hacer este ejercicio?. En caso contrario, presta atención a los propósitos para este año que te vas a fijar. Si dejas de lado este ejercicios, crearás una “alfombra roja” en la que aparecerán seguro la frustración y posiblemente tristeza y ansiedad. 

Inteligencia Emocional

Puede que sea ésta una de las habilidades más leídas, y más publicitadas del momento. Ahora bien, 😂, a veces me pregunto, de que sirve tanto leer sobre ella, si vemos “calentones conversacionales” a la mínima de cambio, en la cola del bus, en un supermercado, en una reunión de trabajo, en una conversación familiar… Leer sobre una habilidad no transfiere a tu mente el hábito de practicarla. 😜. Siempre lo he dicho, no leas tanto, y elige un “pasito” y ponlo en práctica. Mucho más valioso que leer y leer sobre inteligencia emocional. 

La inteligencia emocional va de conocerse completamente y de forma consciente. Ser capaz de reconocer cuando el estado emocional cambia, identificarlo, ponerle nombre, averiguar el mensaje que tiene para ti tu cerebro y ocuparte de esa emoción. La inteligencia emocional no va de reprimir, controlar o no mostrar las emociones. Todo lo contrario, se trata de aceptar tu vulnerabilidad que es fuente de sabiduría para ti y ocuparte de ella. 

Luego podemos también, relacionarnos de manera emocionalmente inteligente con los demás, e incluso ayudar a que el otro pueda co-regularse con nosotros. Pero desde luego, primero tú. 

En los nuevos propósitos para este año, necesitas “llevarte” toda la inteligencia emocional que hayas aprendido junto con el potencial que los nuevos retos te van a obligar a desarrollar. Entrar en escenarios diferentes cambia el tipo de demanda que tendremos de nuestras habilidades. Nuevamente necesitas estar dispuest@ a ocuparte de las nuevas necesidades emocionales que tendrás con los nuevos propósitos para este año. ¿Lo tendrás en cuenta? 😉

Que el propósito te acompañe siempre

 A mi modo de entender, conseguir un propósito para un momento temporal y puntual, puede estar bien, y en algunas ocasiones, necesario. Como por ejemplo,  aprobar un examen o conseguir un ascenso. Ahora bien, la mayoría de los propósitos que te pongas, revísalos y verás, que si te acompañaran ya toda tu vida, ese sería el gran reto. Y es que los HÁBITOS, es lo que realmente hace un propósito auténtico. No es demasiado útil proponerse volver al gimnasio ahora en enero. Es mucho más saludable y satisfactorio, plantearse el deporte como una prioridad en tu vida. Así, da igual, cuantas veces vayas a la semana, o si por circunstancias estresantes lo has vuelto a parar por unas semanas. Es el mantenimiento del hábito en tu vida lo que hace el propósito auténtico. Habrá altibajos, y habrá veces que podrás ponerlo en práctica más veces y otras menos. Da igual sigue, aquí se trata de que el deporte te acompañe en tu vida si ese es el propósito que has elegido. 

Aplica la inteligencia emocional 😉 que conllevará aceptar que a veces te pierdas, hagas el esfuerzo de continuar y mantenerlo, sin frustrarte, ni boicotearte o castigarte. 

Conversaciones Apreciativas

A todas las habilidades anteriores, se unirá una muy importante, y con mucha presencia. En todos tus propósitos para este año, estará presente el diálogo interior y exterior con los demás. Tendrás un montón de conversaciones contigo mism@, y con los demás, que espero sean amables. La verdad es que de ti depende. Y esta también es una habilidad que se aprende y de desarrolla. 

Y por supuesto también necesita ser un hábito. Asume todo lo que ocurrirá para que esos propósitos para este año, te acompañen. A tu capacidad para aceptar, para identificar lo controlable, tu nivel de toma de decisiones, a la creación de nuevos hábitos, les acompañará siempre las conversaciones interiores. También las que tengas al respecto con los demás. Ahora bien sabemos que las internas, pueden ser más potentes, tanto para bien como para mal. ¿Qué tipo de diálogo interior elegirás para la consecución de tus propósitos para este año?

Conversar con uno mism@ y con los demás apreciativamente, no es ser un ingenuo, y “ver las cosas del color de Mr. Wonderful”. Apreciar, significar tener muy presente y usar todo aquello que te funciona, que va bien, es acorde a tus valores y apoyarse en ello para superar los retos y dificultades con los que te vas a encontrar. ¿Te harás merecedor/@ de un diálogo interior apreciativo?

Y ahora con todo esto en mente, puedes definir tus propósitos teniendo en cuenta el nivel de control de tus habilidades, y el potencial de mejora en el que estás dispuesto a implicarte… 😉

Recomendación:

En el equilibrio emocional está la virtud

Aplica nuevos enfoques para nuevos hábitos

La ansiedad de no aceptar

Puede interesarte...

Cómo vivir sin calma interior

¿Cómo vivir sin calma interior?. ¿Sabrías responderme a esta pregunta? 🙋‍♀️. La mayor parte de las personas con las que trabajo en las sesiones de coaching, y comunican su alto nivel de ansiedad, no tienen calma. Podría decir, a modo de resumen, que no eligen la calma entre sus prioridades. Es posible que te contraríe […] Seguir leyendo

Cómo mejorar tu capacidad de concentración

Mejorar la capacidad de concentración se ha vuelto hoy más imprescindible que nunca. Debido a la velocidad de la vida y el trabajo, y numerosos distractores que tenemos alrededor, mantener una buena concentración cuando trabajas o estudias es crucial. En el caso contrario de no cuidar y preservar nuestro nivel de concentración, podemos experimentar cansancio […] Seguir leyendo

Proporcionar así el feedback es bastante inútil

¿Qué tal la práctica de proporcionar feedback en tu empresa?. ¿Es útil?. ¿Realmente está siendo útil para que ese profesional alcance el éxito en sus responsabilidades?. Ojalá que sí. Hoy me gustaría llamar la atención sobre esta práctica. Muy necesaria pero generadora de reacciones emocionales no muy productivas para el objetivo que persigue. En mis […] Seguir leyendo