Cómo conseguir una mente en calma

Cómo conseguir una mente en calma. Sí, hoy te planteo 12 recomendaciones para que revises cuál te puede faltar para conseguir una mente en calma. 

Recuerda, que cada uno tiene unas circunstancias y una historia detrás, pero para empezar, podría servirnos. ¿Qué te parece? ¿Pruebas a ver en qué puedes mejorar?

Estar en calma. Vivir con más calma. Sentir con más calma. Pensar con más calma. Todo ello es la clave de tu bienestar. Recuerda prestarle atención y practicar aquello que detectes que no haces.

Cómo conseguir una mente en calma

¿Cuáles de las 12 recomendaciones te falta poner en práctica?
¿Qué ganarías si lo pusieras en marcha?
¿Por cuál te es más fácil empezar?

Y si te apetece y puede ayudarte...

Que no se te olvide cuidar a tu equipo

Sigue siendo una época retadora y convulsa. Aunque estén cerca las vacaciones. “Que no se te olvide cuidar a tu equipo”, creo que es uno de los grandes aprendizajes que las empresas necesitan tener en mente y tomar nota de las necesidades de todos. Porque venimos de un periodo de más de un año muy duro. Y también, porque vamos hacia un periodo en el que los cambios seguirán presentes y todos necesitamos estar fuertes psicológicamente hablando. 

Que no se te olvide cuidar a tu equipo

Joan Quintana y Arnoldo Cisternas, en su libro Relaciones Poderosas, refuerzan la idea de cuidar al otro. Si diriges un equipo, si eres dueño de una empresa ocúpate de que todos cuiden de todos, sobre todo las figuras de responsabilidad. ¿Qué experiencia tienen las personas cuando trabajan contigo?. Entre otras facetas, cuidar significa ocuparse de la reciprocidad en los vínculos que existen en los entornos organizacionales. Buscar un equilibrio entre las partes, entre lo invertido y lo ganado, evitando la sensación de “tú me utilizas o yo te utilizo para mi beneficio o a costa tuya”. Es necesario que las personas sientan siempre un beneficio mutuo y proporcional, sobre todo en estos entornos profesionales. Y añadiríamos, recordar, que estas relaciones y vínculos profesionales estén acompañados de una gran seguridad psicológica para todos. Es decir, que nadie se sienta juzgado por sus ideas, aportaciones o feedback. Necesitamos más que nunca abrazar la perspectiva del otro. Si no estás de acuerdo con alguien, busca escuchar, comprender y acordar, en vez de juzgar. 

Los líderes necesitan estar presentes para su equipo

Lynne Levy is a Workhuman evangelist who lives and breathes helping organizations build cultures that bring out the best in the employees. Her mantra is “do what you love, love what you do.” En su artículo The Stress Is Real: 6 Ways for Leaders to Care for Their Employees, resalta varios elementos importantes para que no te olvides de cuidar a tu equipo.  Reflexionaremos sobre algunos:

    • Líder, empieza por ti. Coincido y uso el mismo ejemplo que la autora para explicar la idea de por qué es tan importante empezar por ti. Igual que en un avión, debes ponerte tú primero la máscara de oxígeno y luego ayudar a los demás, es igual de importante hacerlo al cuidar a tu equipo. Ayudar emocionalmente, psicológicamente y técnicamente a alguien es mucho más difícil, si tú no estás bien. 
    • Reconoce las circunstancias y el momento actual. Puede que nos estemos recuperando, pero las experiencias más y menos difíciles que han vivido las personas de tu equipo, merecen tu atención y ajuste. Puede que tus colaboradores no estén al máximo de tus capacidades, tenlo en cuenta y ayúdales a recuperar su potencial nivel de desempeño. No sólo señales que no están rindiendo y que hay que recuperar niveles anteriores, ayúdales. Esa es tu responsabilidad como líder.
    • Los límites ayudan a cuidarse. Proteger y cuidar en muchas ocasiones requiere de poner límites. Fomenta que haya un límite de horarios, de conexión, y de disponibilidad. Cuando las personas se cuidan y cuidan a otros, se favorece un mejor desempeño y potencial para crecer.

Si quieres resultados cuida de las personas

Anthony Boyd en su web y con el artículo: 7 Emotionally Intelligent Ways Leaders Show They Care About Their Team, nos recuerda diferentes habilidades relacionadas con la inteligencia emocional, que te pueden ayudar.

  • Apoya activamente disponer de un equilibrio familiar-profesional. Sigo viendo en mis sesiones de coaching, personas que dedican demasiadas horas al trabajo. Bien estemos hablando de la modalidad presencial o virtual. Tenemos cierto enganche a pensar que es necesario “dejarlo terminado hoy”, “así voy adelantando”, “acaban de pedirme esto a última hora”… La mayoría de las veces, no es urgente acabar esto ahora, no pasa nada si sigues mañana, y a veces, es necesario acordar un “¿puedo entregártelo mañana a las X h?.
  • Reconocimiento, por favor. Incluso ahora que tan difícil ha sido todo, a muchos líderes se les olvida reconocer y apreciar. Se sigue teniendo por bandera el “está haciendo su trabajo, no es nada extraordinario para reconocer”. Se te olvida como líder, que la mente se motiva y aprende muchísimo más si las personas reciben confirmación y reconocimiento de que lo que hacen conlleva unos buenos resultados.
  • Cómo líder aprende también a decir NO. Sí, un buen líder que cuida, necesita decir NO, a plazos imposibles de cumplir, a otros departamentos que pueden sobrecargar las tareas de tu equipo, y a conflictos innecesarios.
  • Escucha y compromiso. Es muy frecuente que algunos colaboradores dentro de un equipo se vuelvan “locos” tratando de ver cuándo pueden contar con su responsable. “Parece que está muy ocupado, siempre está reunido…”. Cómo líder, casi diría que es tu principal herramienta. Mostrar disponibilidad y escuchar. Activamente, de forma planificada para reducir incertidumbre, y creando conversaciones, no sermones.

Fomenta el aprendizaje si quieres personas resilientes

John Hall en su artículo 5 Ways To Take Care Of Your Team During Covid-19, en Forbes, nos ayuda con 5 ideas para cuidar a tu equipo en tiempos de COVID-19. Especialmente me gustaría subrayar una:

  • Fomenta el crecimiento y el desarrollo. 

Según Monique Valcour de Harvard Business Review, “los grupos de trabajo en los que los empleados informan que su supervisor (o alguien más en el trabajo) se preocupa por ellos como persona, les habla sobre el progreso de su carrera, fomenta su desarrollo y les brinda oportunidades para aprender y crecer, tienen mejores resultados. Es decir, tienen menor rotación, mayor crecimiento de ventas, mejor productividad y mejor lealtad al cliente, que los grupos de trabajo en los que los empleados informan que estos elementos de desarrollo son escasos.

Proporcionar oportunidades de aprendizaje fomenta la resiliencia, manteniendo la mente y el cuerpo activos. Afortunadamente, este año he podido comprobar con mi trabajo que formar a equipo, cuando están acometiendo cambios importantes ha supuesto mejores resultados y consecución de metas importantes. 

Por otro lado, proporcionar estas oportunidades de formación y aprendizaje, ha supuesto un aumento de la percepción de los profesionales en relación a “mi empresa, mi responsable me cuidan”.  De hecho, han aumentado también, la reflexión, de “ahora sé cómo hacerlo mejor”.

Sentirse cuidado aumenta el compromiso y la eficiencia

Como nos indica Lolly Daskal, en su artículo The Best Ways to Show Care To The People On Your Team, los estudios demuestran lo que el sentido común nos avisa. Las personas que se sienten cuidadas en el trabajo se comprometen más y son más eficientes. Parece que a veces, no hacemos caso ni al sentido común ¿eh?😉.

Bueno, seamos apreciativos, que muchas empresas si que lo están haciendo, pero si por si acaso, se te ha olvidado, recordemos algunas de las ideas para que puedas hacer la comprobación. 

  • Demuestra ACEPTACIÓN: Más veces de las que piensas tus colaboradores necesitan sentirse escuchados y aceptados, no tanto que les des una solución. No tienes siempre, que asumir sus problemas o reflexiones como tarea tuya a resolver. Sencillamente, demuestra que les escuchas y aceptas sus reflexiones e ideas.
  • INTERÉS POR LA PERSONA: Promueve momentos para interesarte por la otra parte de la persona que no ves: hobbies, intereses, actividades de desconexión y de tiempo libre… Descubrirás seguramente más puntos de conexión con ellos, o cuando menos conocerás y comprenderás mejor a las personas.
  • INFORMA: mantén informado a tu equipo. Proporciona toda la información posible para que puedan comprender el alcance de su trabajo y para que pueda ayudarles a hacerlo mejor. 
  • OFRECE AYUDA: demuestra sincera preocupación por lo que les ocurre a tus colaboradores. Asegúrate también de que fomentas su autonomía, y su habilidad para resolver los problemas. Ayuda en función de la petición, no en función de lo que tú quieres ofrecer. 

Conclusión

  • Presencia activa con tu equipo.
  • No pretendas exigir mejores resultados sin cuidar de las personas.
  • Fomenta el aprendizaje si quieres aumentar la resiliencia de tu equipo.
  • Comprueba su percepción. Evalúa si se sienten cuidados y toma decisiones en caso de necesitar mejorar. 
¿Qué me diría tu equipo si le pregunto si se siente cuidado?
¿Cuánto te cuidas tú?
¿Cómo puedes mejorar este aspecto de cuidado en los próximos meses?

Y si te apetece y puede ayudarte...

Cómo potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

Todo es más difícil sino reflexionas. ¿Te has parado a pensarlo? 😉

Sí, es necesario parar para pensar. Uno de los mayores objetivos que busco tanto en formación como en sesiones de coaching, es ayudar a que las personas aumenten la frecuencia y calidad de sus reflexiones. Necesitas incorporar como hábito la reflexión para potenciar:

  • El nivel de consciencia sobre tus pensamientos emociones y acciones
  • La valoración de lo que es realmente importante para ti
  • Comprender por qué te sientes como te estás sintiendo
  • Qué motivos tienes para pensar, sentir, hacer lo que haces o no hacerlo
  • Reducir el nivel de reactividad mental, emocional y conductual
  • Tomar decisiones con mayor seguridad y satisfacción personal
  • Aumentar la responsabilidad proactiva para sentirte mejor
  • Darte perspectiva
  • Elegir como responder a situaciones en vez de solo reaccionar
  • Aprender de ti mismo personal y profesionalmente
  • Potenciar tu nivel de profesionalidad
  • Aumentar la sensación de dominio de tu vida
  • Incrementar tu felicidad y descubrirte
  • Retarte
  • Vivir más plenamente y de forma más satisfactoria tus vivencias

Es mi pequeño propósito que cada vez que te pares a leer alguno de mis artículos, puedas reflexionar contigo mismo. Y si lo conviertes d

En general se dedica poco tiempo a la capacidad de reflexión

Las prisas, la inmediatez de las redes sociales, las demandas urgentes de los clientes, los imprevistos, las prisas en las gestiones y horarios familiares… Parece que todo está genialmente preparado para que ¡corras!. Y ¡uf!, ¿cuál es el resultado?. Sé sincero, ¿por qué te cuesta tanto volver después del fin de semana o de las vacaciones?.  O por qué te estresas solo de pensar lo que tienes en los próximos días o semanas?. Porque de repente pasa por tu cabeza a toda velocidad una película en la que te ves corriendo y haciendo multitarea. No has empezado y ya te has estresado. ¿Y si prepararas una película en la que te vieras a ti mismo disfrutando frecuentemente de ratos de descanso y de reflexión?. Incorpóralos. Pruébalo. Si no lo haces tú, no lo hará nadie por ti. 

Evita llenar tus días de mil actividades que cubren todas las horas desde que te levantas hasta que te acuestas. Y así, un día, otra semana, otro mes…

Dime ¿tienes la sensación de haber vivido y disfrutado?, o por el contrario, ¿tienes la sensación de sólo estar cumpliendo con lo que tienes que hacer?. Sé que esto último es importante. Ahora bien, ¿qué coste ha tenido vivir de esa forma los últimos meses, años?. 

Sé sincero contigo mismo para potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

En serio,  y con sinceridad, ahora que no nos oye nadie, Dime, ¿Cómo estás?. ¿Cómo te encuentras?. Y ¿Cómo te sientes?. ¿Cómo te sientes al imaginar tu vida en los próximos meses?

Es importante, mucho, que te dediques tiempo. Reflexiona, conversa contigo mismo. Incluso, sino te gusta mucho lo que tienes en mente o sientes. Eso es una gran señal, de que necesitas hacerlo aún más. Atrévete, eres, como dicen la persona con la que más tiempo vas a pasar en tu vida. 

Incluso si lo necesitas, háblate en voz alta. Habrás visto personas que lo hacen. Y para nada tienen un problema, todo lo contrario. Es un hábito sanísimo. Lo que te dices a ti mismo tienen un gran impacto en tu autoestima, creencias y sentido de auto-eficacia. Las investigaciones demuestran que hablarse a uno mismo o preguntarse/cuestionarse a uno mismo potencia el aprendizaje. ¡Eso sí, no  olvides también escucharte!. 

Las prisas del día a día, y la multitud de tareas que llenan tus espacios y tiempos, te impedirán hablar contigo mismo de forma que te ayude. Seguramente lo que consigas es acumular emociones y pensamientos reactivos, de los que no se toma conciencia y sobre los que es difícil resolver y conseguir aprender. 

Por qué la capacidad de reflexión te ayudará a sentirte más satisfecho y más feliz

La auto-reflexión se define como la acción de meditar o pensar sobre uno mismo, sobre como es uno mismo, cómo actúa y cuáles son sus motivos. Se trata de de dar un paso atrás, parar, y reflexionar sobre tu vida, comportamiento y creencias. 

Reflexionar tiene impacto en tu nivel de confianza y en tu nivel de desempeño, ya sea a nivel personal o profesional.  Pararse a reflexionar te va a facilitar darte cuenta de lo que necesitas cambiar, de lo que es importante en tu vida y de aquello que ya no lo es. Piensa por un momento. Cuando en tu trabajo, en un proyecto o en una gestión con el cliente, algo no va bien. ¿Qué haces?. Te sueles parar a analizar qué ha ocurrido, analizas, valoras opciones y tomas decisiones. 

¿Qué te impide realizar este mismo proceso contigo mismo, con tu vida y con tus emociones?. Cuidado no le des más importancia y recursos a tu trabajo, que a ti mismo. Para ser mejor profesional, necesitas de la reflexión. Incorpora ese mismo hábito para ser mejor persona y sentirte mejor contigo mismo. 

E incluso, no esperes tanto a que detectes el problema. Haz de la reflexión un hábito proactivo. 

Cómo aumentar la frecuencia y calidad de tu capacidad de reflexión

3 primeros pasos para potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

Es sencillo de verdad. Al menos el proceso. Y lo vas a ver muy lógico. Te lo sabes seguramente. Recuerda, requiere tiempo. Inclúyelo en tu agenda con antelación. Haz de estos pasos un hábito. Sino, no lo conseguirás. Te propongo 7 pasos:

  • PARA. Paso imprescindible. Ya hemos dicho que el devenir rápido del día a día no te dejará reflexionar mientras estás haciendo mil cosas. Solo para. No hagas nada. Siéntate. Busca un sitio tranquilo. Tómate 5-10-15… minutos. Los que necesites. Te recomiendo reservarlos en tu agenda con antelación.
  • RESPIRA Y CONECTA. Respira profundamente. Necesitas ralentizar tu pensamiento y tu cuerpo. Hay estados emocionales en los que el cerebro impide biológicamente este hábito de la reflexión. Con lo que respira. Baja las revoluciones. Conecta con la emoción que sientes a un volumen más relajado.
  • MIRA Y ANALIZA. Observa y obsérvate. Date cuenta. Mira. Toma datos internos y externos a ti. ¿Qué es lo que realmente está ocurriendo en ese momento, en esa situación que te preocupa?. O incluso al final del día, ¿qué ves de ti y de tu entorno ahora que ha pasado el día?.

4 pasos más para potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

  • ESCÚCHATE. ¿Qué piensas?. ¿Qué ideas tienes en la cabeza?. ¿Qué pensamientos vienen a tu mente?. ¿Cómo son?. ¿Qué reflejan, qué te dicen?
  • AYÚDATE DE TUS PATRONES MÁS SALUDABLES Y DE MÁS ÉXITO. El arte de aprovechar bien las reflexiones es sin duda que las reflexiones sean saludables. Frecuentemente esto puede no darse. Y aunque profundicemos en ello en otro momento. Empieza por algo sencillo. Usa estrategias mentales y patrones de pensamiento que en otros momentos te ayudaron. 
  • HAZ TU CONCLUSIÓN. Teniendo en cuenta lo que has identificado qué sientes y piensas. y el motivo por el que lo haces, ¿Qué conclusión sacas?. ¿Qué aprendizaje te puedes llevar?. ¿Qué necesitas?
  • TOMA DECISIONES. Aborda un plan de acción. ¿Qué cambios necesitas hacer a nivel emocional, mental y conductual?. ¿Qué conseguirás mejorar con esas acciones?.

Dónde poner el foco para potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

Objetivos de Reflexión:

  • Sobre ti mismo: valores, creencias, habilidades, impacto, pasiones, prioridades, fortalezas, áreas de mejora, emociones, pensamientos…
  • Las áreas de tu vida que son importantes para ti
  • Cuestionarte  y retarte
  • Trabajo/ profesión
  • Familia
  • Amigos
  • Metas
  • Decisiones pasadas y actuales…
  • Experiencias difíciles
  • Miedos 
  • Lo que necesites…

Qué preguntas hacerte para potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

METAS
  • ¿Cuál es tu propósito? 
  • ¿Qué quieres mejorar, conseguir, reducir en los próximos meses?
  • ¿Cómo sería ese resultado satisfactorio para ti?
  • ¿Qué es lo mejor de ti que te ayudaría en mejorar, conseguir, reducir en los próximos meses?
  • ¿Por qué son importantes estos objetivos y para qué los quiero?
  • ¿Cuáles son los valores que me ayudarán a conseguir tus objetivos?
APRENDIZAJE
  • ¿Cuándo fue la última vez que aprendiste algo nuevo?
  • ¿Qué es lo que más te motiva?
  • Piensa, ¿Qué has aprendido de las últimas experiencias que fueron difíciles para ti?
  • ¿Qué puedes hacer hoy que te permita ser mejor dentro de unos meses, o un año?
  • Si tuvieras que enseñar algo ¿Qué sería?
  • Y ¿Qué aprendizaje has realizado últimamente sobre tus errores o equivocaciones?
  • ¿Qué te imaginas haciendo dentro de 10 años?
SUPERACIÓN
  • ¿Qué te hace sonreír?
  • Sé sincero, ¿Qué te molesta?
  • Y ¿Qué te gustaría vivir más, menos o igual?
  • Reflexiona, ¿Qué te hace sentir orgulloso?
  • ¿Qué retos difíciles has superado últimamente?
  • ¿Cómo te hicieron sentir?
  • Dime, ¿Cómo aprovechaste las emociones positivas y las que fueron desadaptativas?
  • ¿Qué es lo que mejor supiste hacer superando esas dificultades?
  • Y por último, ¿Qué necesitarías mejorar para los próximos retos?
PAZ INTERIOR
  • ¿Cuáles fueron las últimas situaciones donde sentiste paz interior?
  • Piensa, ¿Qué te ayuda a sentir paz interior?
  • ¿Qué altera esa paz?
  • Reflexiona, ¿Qué hábitos has desarrollado para mantener esa paz interior contigo?
  • ¿Qué límites quieres poner para proteger esa paz interior?
  • Se consciente, ¿Qué prioridades en tu vida te proporcionan paz interior?
EMOCIONES
  • ¿Qué palabra usarías para describir las emociones que has sentido en los últimos meses?
  • Y ¿Qué motivó esas emociones?
  • ¿Hay otras emociones mejores que te hubiera gustado sentir en los últimos meses?
  • ¿Qué te faltó hacer o cambiar para conseguirlo?
  • Valora, ¿Qué puedes hacer la próxima vez para potenciar las mejores emociones y reducir las más desadaptativas?
  • ¿Cómo harás para proteger tus vivencias positivas?
  • ¿Qué impacto tuvo en ti y en otros todas esas emociones?
PROFESIONALIDAD
  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
  • Y ¿Qué te hace sentir incómodo?
  • ¿Qué querrías cambiar de esas situaciones que te hacen sentir incómodo?
  • Analiza, ¿Qué te gustaría transmitir a los demás cuando haces tu trabajo?
  • ¿Cómo te gustaría sentirte en tu trabajo?
  • ¿Qué cambios o metas te propones para sentirte más satisfecho?

Resumen

  • Piensa cuánto tiempo dedicas a la reflexión en tu vida y de qué calidad es ese tiempo
  • Sé sincero contigo mismo
  • Recuerda los pasos para una buena reflexión
  • Explora distintas áreas de tu vida sobre las que te gustaría reflexionar y generar cambios
Referencias
  • Go ahead, talk to yourself. It’s normal —and good for you. NBC News by Wendy Rose Gould
  • How Self-Reflection Gives You a Happier and More Successful Life.  Tracy Kennedy. Lifehack. 
  • 13 Questions to ask yourself to identify the right goal. Forbes Coaching Council
  • 365 thought provoking questions to ask yourself in 2019
¿Qué conclusiones sacas sobre tu capacidad de reflexión?
Plantéate, ¿Qué cambios quieres realizar?
¿En qué mejorará tu vida si reflexionas más y mejor?

Y si te apetece y puede ayudarte...

Es hora de hablar y abandonar el liderazgo tóxico

Todavía me duele. Aún me sorprende que siga existiendo el liderazgo tóxico en algunas empresas. Y por supuesto que sea la bandera con la que determinados responsables de equipo tratan de dirigir a sus equipos. No debería sorprenderme pero es así. Insisto, me sorprende y me duele cuanto escucho testimonios de clientes totalmente desesperados. Pasan un tercio de su día, o más,  en un entorno de trabajo donde se mata la seguridad emocional de las personas. En un entorno de trabajo donde se fomenta la competitividad no saludable, y se menoscaba su valía personal. Estas personas sufren muchísimo. No debería sorprenderme. Ahora, el día que deje de sorprenderme y dolerme, será una mala señal. Espero que a ti te pase lo mismo. 

Inundamos las redes sociales con palabras de tolerancia, con la idea de las personas como centro, y de liderazgo humilde y compasivo, todavía hay equipos que sufren. No basta con leer de todos estos temas. Todavía no es suficiente que todo el mundo comparta la importancia de habilidades saludables para relacionarnos, tanto en el trabajo como en la vida personal. Necesitamos dar un paso más. Se necesita aprender y cambiar, de verdad. 

Solo podremos convertir en realidad esas palabras saludables de las que nos encanta hablar, si nos responsabilizamos y somos conscientes de cómo nos comportamos con los demás. El liderazgo tóxico no es una palabra bonita pero existe y necesita responsabilidad y abandono. 

Qué le está pasando a las personas que son lideradas de forma tóxica

Líderes que fomentan la competitividad no saludable dentro del equipo porque se cree que así el equipo será más eficiente.

Recuerdo una persona que trabaja en el área de producción y en la que mayoritariamente el equipo de trabajo son mujeres. El supervisor genera “cotilleos” en conversaciones 1×1 hablando mal de otras compañeras. Muestra actitudes en las que ignora a unas, y refuerza a otras, con criterios subjetivos, no de eficiencia. Esto genera malestar en el equipo y la sensación de que hagas lo que hagas a ti no se te va a reconocer. Se favorecen facilidades a unas personas y a otras no (salir antes, estar en trabajos menos pesados…). Se reciben comentarios destructivos delante de otras compañeras, generando la sensación de que no perteneces a un equipo, y que no eres liderada por alguien que te cuida, y te hace crecer. El equipo reproduce un ambiente de crítica destructiva.

Consecuencias para la persona: Ansiedad generalizada y anticipada antes de ir a trabajar, desmotivación, pérdida de percepción de valía personal, ganas de abandonar, alta irritabilidad en las relaciones personales… Miedo a perder el trabajo. Y también, miedo al pensar qué futuro le espera si abandonara el trabajo, porque lleva muchos años en la empresa.

Además ya tiene una edad y considera que no sería contratada en otra empresa. 

Entornos de trabajo muy exigentes, muy centrados en adaptarse a todo lo que pida el cliente, y con una figura de liderazgo que nunca desconecta

Existen empresas en las que el proceso de comercialización con el cliente es altamente exigente por la grandísima capacidad de adaptación que ofrecen. Además suelen tener procesos complejos y muy dinámicos, en los que desde que se hace un pedido hasta que llega al cliente, existe un complejo entramado de tareas. Bien, si esa es la estrategia que ha encontrado la empresa para destacar en el mercado, perfecto. Ahora bien, seguro que existe una manera en la que se puede cuidar y facilitar la salud mental de las personas que trabajan en ella. 

Unimos a este entorno, un comportamiento por parte del líder que fomenta el control absoluto de cada email, que llega y si el trabajador no responde en seguida, se lo hace saber. Da igual si es fin de semana, la hora de comer, o están en vacaciones. Se controla al instante que el equipo responda cómo y cuándo considera este líder. Se lidera con hábitos de micromanagement absoluto.

Consecuencias para la persona: En este caso, existen personas que acaban cogiendo la baja porque literalmente se han agotado emocionalmente. La sensación de que no son capaces es altísima. El bloqueo mental y emocional que sufren es brutal. Se sienten paralizados durante meses e incapaces de llevar a cabo cualquier actividad, hasta la más sencilla, a nivel personal y familiar. Acaban generando problemas familiares y sociales porque literalmente no pueden implicarse en nada personal, familiar o social. Por supuesto, cualquier llamada o email entrante genera un altísimo grado de ansiedad porque si hay algo que va mal. 

Sentir que deberías abandonar tus años de carrera profesional y experiencia, y realizar trabajos sencillos sin tanta responsabilidad

Esta problemática la he escuchado en demasiadas ocasiones. Suelen ser mujeres, aunque también algún hombre. Las personas bajo esta situación han llegado a la conclusión de que: en el momento que decides tener hijos se les considerada menos productivas,  y que tienen que demostrar por encima de otros que trabajan más que nadie. Sienten que sufrirían menos si abandonaran todos sus esfuerzos y logros en su carrera profesional, y se dedicaran a trabajos que nada tienen que ver con sus ilusiones. Literalmente, “no sé si dejarlo todo e ir a trabajar de cajer@ o dependient@. Abandono mi trayectoria como ingenier@ y así podré vivir en paz”.

En este caso, ha ocurrido que el responsable de equipo, ha cambiado la forma de dirigirse a estas personas a partir de un cambio en sus vidas (tener hijos u otras necesidades y circunstancias familiares). A raíz de estos cambios, se ha solicitado a RRHH una reducción de jornada o jornada intensiva. Desde ese momento el responsable muestra comportamientos de negación de la valía de estas personas, comentarios despectivos, feedback poco útil y enjuiciador, exigencia extra, callar la participación y aportación de estas personas, micromanagement, etc… Por si estás pensando en estereotipos, en algunos casos los responsables de equipo que ejercen este liderazgo también son mujeres.

En fin, como podréis imaginar el cuadro que se crea no fomenta para nada la seguridad emocional ni el desarrollo profesional de estas personas implicadas. 

Cómo se enfoca la ayuda profesional a las personas que sufren bajo un liderazgo tóxico, desde un proceso de coaching

Como ya sabemos un proceso de coaching se configura a través de un conjunto de sesiones en las que se favorecen conversaciones guiadas y reflexivas. Se fomentan conversaciones para comprender, ser reconocido, ser valorado. También se provoca el poder reflexionar saludablemente, extraer el potencial de la persona, restaurar sus emociones, y aumentar sus posibilidades de actuación, en situaciones que se quiere producir un cambio. Las personas que en estos casos acuden a un proceso de coaching se les facilita, entre otros objetivos, que:

  • Puedan restaurar su propia percepción de valía personal y profesional.
  • Calmen y regulen las emociones más desadaptativas que están sufriendo en ese momento.
  • Procesen de forma saludable la situación traumática que están viviendo.
  • Restauren, aprovechen y aprendan nuevas habilidades de éxito con las que puedan afrontar la situación tóxica en la que trabajan.
  • Puedan valorar desde la calma, no desde el dolor y la desesperación, si sería  posible valioso plantearse un cambio de escenario laboral. Una vez en calma, no desde las emociones de desesperación y desamparo.
  • Analicen que están haciendo otras personas dentro de su entorno laboral para no sufrir tanto y ver si se quiere gestionar esa adaptación y aprendizaje. 
  • Aprendan nuevas técnicas de comunicación y asertividad que les permitan afrontar comportamientos y conversaciones tóxicas. 
  • Sepan identificar qué límites quieren poner a determinadas personas. 

Qué hay detrás de un liderazgo tóxico y como un proceso de coaching también puede ayudar

Por qué hay líderes que ejercen un liderazgo tóxico

Lo primero que me gustaría reflexionar contigo, es que es importante tener cuidado en considerar a estas personas, “malas personas”. Todo el mundo tiene una motivación o una falta de motivos para actuar como lo hace. Aunque no nos lo parezca. Quizá no te apetezca interiorizar esta parte, pero puede ser importante entender qué les ocurre. Sobre todo porque no suele ser nada personal contra ti.  Suelen comportarse igual también con otras personas. Es más una forma que han aprendido, no saludable, de relacionarse en entornos laborales, y quizá también, sociales. 

Entre otros motivos, la causa, motivación, o falta de ella que hay detrás de un liderazgo tóxico suele ser:

  • Baja competencia profesional
  • Narcisismo
  • Necesidad de control
  • Pocas habilidades de relación personal
  • Inseguridad emocional
  • Modelos tóxicos entre sus referentes
  • Falta de habilidades para crear conversaciones constructivas
  • Comportamientos basados en normas, no en valores
  • Trayectoria de experiencias de éxito usando ese tipo de comportamientos tóxicos
  • Refuerzo obtenido en otras situaciones sobre ese comportamiento
  • Bajo nivel de auto-control
  • Dificultad para mostrarse vulnerables ante nadie
  • Consideración de las soft skills que tienen que ver con las relaciones como debilidad por su parte
  • Necesidad alta de protección

Cómo se puede ayudar a un líder que se comporta de forma tóxica

Como puedes ver, detrás de un liderazgo tóxico también hay una persona. Cierto,  con unos mecanismos de defensa muy altos, y con gran impacto negativo. Ahora bien, también pueden y tienen derecho si quieren, a aprender. Con experiencia en trabajar procesos de coaching con estas personas, te comentaré que es importante que quieran. Y sobre todo que hayan podido recibir un buen feedback por parte de sus superiores. Recuerda, que si consigues dejar tu malestar a un lado por un momento, descubrirás que estas personas también son buenas en algo. Hay algo seguro que hacen muy bien. Cierto es también que sus habilidades de relación pueden mejorar, pero ni son malas personas ni todo lo hacen mal.  Así, con quien quiere realmente mejorar cómo lidera se suele trabajar entre otros objetivos:

  • El análisis de la motivación o desmotivación de su comportamiento
  • La identificación de normas y creencias no saludables hay detrás
  • Los aprendizajes que han facilitado el mantenimiento de este comportamiento tóxico
  • Los modelos referentes que han intervenido en su vida
  • Las necesidades emocionales que tiene
  • Los miedos y resistencias que puede experimentar
  • Las habilidades alternativas que puede aprender en lugar de las que muestra habitualmente

El papel de RRHH ante liderazgos tóxicos

Es hora de hablar y abandonar el liderazgo tóxico, como os decía.  Me consta porque trabajo con algunas de ellas, que hay empresas en las que RRHH se responsabiliza de aunar un estilo de liderazgo saludable y acorde con los valores de la empresa. En los casos que os contaba al principio, el papel de RRHH ha sido más bien, relativizar y cargar quizá el peso de la solución en la persona que sufre. 

RRHH, o el departamento de Gestión de Personas, o de Desarrollo de Talento, como queramos, es el responsable de velar por la seguridad emocional de sus trabajadores. Junto con gerencia necesitaría alinearse para ver cómo puede alinear la visión y valores de la empresa con los estilos de liderazgo de su equipo directivo. Se necesita articular acciones, recursos e intervenciones a través de la formación, el feedback de desempeño y los procesos de coaching para asegurar que las personas se sienten seguras en el trabajo. Es decir, se sienten en un entorno que es retador y con posibilidades de crecer personal y profesionalmente. Y de hecho, que ese aprendizaje es el que asegura resultados en la empresa.

De hecho, es RRHH, el departamento de Gestión de Personas, o de Desarrollo de Talento el que suele hacer una demanda de este tipo de acciones formativas y de coaching. Señal magnífica de que realmente en la empresa importan las personas. ¿Ocurre esto en tu empresa?.

¿Te sientes liderado por comportamientos tóxicos?
¿Qué necesitarías aprender y recuperar emocionalmente?
Recuerda tienes derecho a sentir seguridad emocional en el trabajo

Y si te apetece y puede ayudarte...

error: Content is protected !!