Conocer quién destaca en las entrevistas de trabajo debe ser una ocupación, que no preocupación, importante para aquellos que están en situación de búsqueda de empleo o de cambio de trabajo. Afortunadamente, cuando los procesos de selección se realizan adecuadamente, todo funciona mejor. Así, los entrevistadores disponen de unas pautas claras por las que se guían para tomar las decisiones sobre los mejores candidatos.

Como ya comentamos en otra ocasión, la entrevista de trabajo es una situación en la que dos profesionales deben dar lo mejor de sí mismos. Prepararnos por ambas partes, es importante. El entrevistador para tener una metodología adecuada sobre la que trabajar. Los candidatos, para hacer llegar su mejor talento a la empresa. Ambos objetivos son cruciales, en esta situación clave para la vida de muchas personas.

Lectura recomendada: Los protagonistas de un proceso de selección

En el mes de julio pasado, estuve realizando un proceso de selección de varios puestos de trabajo para una empresa. Mi tarea consistía en seleccionar los mejores candidatos en base a las competencias y valores de la empresa. Es decir, aquellos candidatos que destacarían serían aquellas personas que pudiéramos valorar que mostraban el desarrollo de las competencias adecuadas al puesto. Además era importante que compartieran los valores de la empresa. La capacidad técnica sería analizada en profundidad por los responsables correspondientes del departamento al que accedía el candidato.

Estuve entrevistando a más de 20 personas. He de decir, que nuevamente, me encontré con sorpresas. Unas fueron muy agradables y otras me entristecieron. Todavía hay personas que no se trabajan sus actitudes, y esto se convierte en un factor negativo a la hora de compararlos con otros candidatos.

Ahora bien, quiero centrarme en dos casos, que me sorprendieron muy gratamente y sobre los que creo que todos podemos aprender.

¿Quién destaca en las entrevistas de trabajo?

entrevistas de trabajo 2

Caso 1: “Un plan profesional”
¿Por qué destacó este candidato?

Llamémosle Miguel (nombre ficticio). Miguel tenía claro:

  • cómo sacar partido a su trayectoria profesional en beneficio del puesto al que se presentaba
  • cómo explicar con detalle su trayectoria, sus decisiones y sus aprendizajes
  • qué fortalezas podía aportar al puesto de trabajo y en qué áreas de mejora debía invertir, de hecho lo estaba haciendo ya
  • cuáles fueron los momentos difíciles de su trayectoria profesional y lo que le aportaron
  • su visión de futuro, a dónde quería llegar
  • qué plan de estudios y aprendizaje quería realizar y que había empezado ya
  • por qué asumió nuevas responsabilidades en las distintas empresas en las que trabajó
  • qué situaciones críticas le habían supuesto un reto en sus trabajos y cómo los superó
  • qué tenía que hacer en los espacios de tiempo en los que estuvo desempleado (mantenerse en una búsqueda activa y formarse)
Estaba dispuesto a:
  • empezar en esta empresa, que le ilusionaba, en un puesto inferior al que su trayectoria le permitía, dejando su actual trabajo
  • compatibilizar su trabajo con estudios universitarios a distancia
  • ir progresando en la empresa con hechos demostrados
  • conocer todo lo posible el proceso productivo de la empresa
  • asumir puestos de dirección algún día
  • aportar otros conocimientos de empresas anteriores en este puesto (de hecho tenía una previsión de cómo mejorar su aportación)
Actitudes que se desprendían de su conversación:
  • Humildad
  • Superación
  • Cercanía
  • Compromiso
  • Profesionalidad

Es muy satisfactorio poder entrevistar y detectar potencial de talento cuando las personas tienen tan claro lo que quieren y el valor que pueden aportar. Su capacidad de compromiso y superación quedaba demostrado en varias de las situaciones difíciles que vivió en su trayectoria profesional. Todo esto no hizo más que aumentar su ilusión por el objetivo profesional que quería conseguir.

Miguel se presentaba a un puesto de operario. Había estado trabajando como operario de producción, operario de mantenimiento, procesos productivos, y quería especializarse en informática industrial, por ello había estado estudiando un grado superior de FP y ahora estaba estudiando un nivel universitario a distancia.

En mi informe de entrevista recomendé que se tuviera en cuenta su potencial y su visión de futuro. Miguel fue contratado para un puesto superior más acorde con su potencial y su plan de carrera. La empresa iniciará un plan de carrera para poder desarrollar al máximo las capacidades de Miguel facilitando que se sienta satisfecho con su evolución profesional.

entrevistas de trabajo 3

Caso 2: “Regular tus emociones dará paso a tu marca personal”

Llamemos Carlos a esta persona. Carlos también se presentaba a un puesto de operario.

Apliqué la misma metodología que en el caso anterior, como comentábamos, para detectar sus competencias. Empezamos por su trayectoria profesional por su evolución hasta llegar a la entrevista. Carlos había estado casi un año en paro en el que había estado buscando trabajo, pero también, ocupándose de un familiar enfermo. Su situación económica no era muy buena.

A los pocos minutos de empezar la entrevista, pude observar rápidamente como su lenguaje no verbal empezaba a mostrar más signos de tensión de lo habitual en estos casos. De hecho, paré unos segundos para preguntar cómo se encontraba, y es cuando toda la ansiedad acumulada en los últimos meses, se desbordó. Carlos se puso a llorar en la entrevista, comentando que estaba muy preocupado por encontrar trabajo porque su situación era de necesidad urgente y que lo estaba pasando muy mal. Me pidió que lo disculpara pero que estaba realmente angustiado.

Por supuesto, en aquel momento, mi responsabilidad se centró en calmarle. Le mostré toda mi comprensión por una situación tan clave como es tener trabajo y tener una disponibilidad económica. Me importó mucho dejarle claro que esta muestra de emociones no iba a suponer ninguna valoración negativa en su entrevista, pero que sí que necesitaba, que una vez entendido por ambas partes, pudiera calmarse y hablarme de su perfil, que seguro que tenía un talento para mostrarme y quería conocerlo.

Carlos, salió unos segundos de la entrevista para beber agua y entró mucho más calmado. A partir de aquí, Carlos pudo regular sus emociones y dejar paso al profesional que era.

¿Qué consiguió este candidato?
  • sobreponerse a su ansiedad
  • explicar lo que mejor sabía hacer
  • determinar que su objetivo era ser un buen profesional, no estaba interesado en promocionar, pero sí en mejorar su perfil
  • hablar de los retos de su profesión y como los abordó en su tayectoria profesional
  • analiza sus fortalezas para el puesto y sus áreas de mejora, así como un plan para superarlas
  • mostrar ejemplos de sus mejores habilidades en el puesto, tanto técnicas como personales
  • identificar retos que tenía ganas de asumir dentro de su puesto de trabajo
  • identificar los valores por los que guiaba su comportamiento en entornos de trabajo
Estaba dispuesto a:
  • proporcionar al puesto y a la empresa su mejor compromiso
  • aprender todo lo posible sobre la empresa, su puesto y sobre sí mismo
  • a reorganizar sus emociones, buscando la mejor manera de resolver situaciones de ansiedad
  • esforzarse por ser el mejor
Actitudes que se desprendían de su conversación:
  • Humildad
  • Cercanía
  • Superación y sacrificio
  • Compromiso
  • Profesionalidad

Esta vivencia también fue muy satisfactoria para mi, por ver la capacidad de las personas de sobreponerse a emociones que realmente pueden nublar la marca personal de un profesional.

En mi informe de entrevista, pude reportar los valores y competencias de esta persona, recomendándolo para el puesto. Carlos fue contratado y empezó a trabajar a la semana siguiente.

Les deseo a ambos una feliz trayectoria profesional y vital 🙂

entrevistas de trabajo 4

¿Qué ideas necesitas recordar para que tu marca personal se muestre en las entrevistas de trabajo?
  • Estar en situación de desempleo, no te hace ser menos profesional. Si tú sigues viéndote como profesional (mentalmente activo) el entrevistador te valorará como tal.
  • Tus valores y fortalezas hablan de tu diferencia. Si las conoces y sabes como aplicarlas al puesto de trabajo y al entorno de la empresa, tendrás la atención del reclutador.
  • Tener un objetivo profesional claro y activo (que no sea sólo algo bonito en lo que piensas), sea cual sea, promocionar o ser el mejor, disparará el valor de tu marca personal.
  • Ser capaz de interiorizar tu trayectoria profesional, hablando de tus logros y tus aprendizajes, alertará positivamente al entrevistador sobre tu potencial.
  • Abanderar el valor del “compromiso” con tu profesión, con acciones claras en tu trayectoria profesional, generará confianza para la empresa.
  • Preparar tus emociones, o al menos, tener la capacidad de resolver las emociones que puedan nublar tu marca personal, hablará de tu responsabilidad.
  • Hay un brillo especial en los ojos de las personas cuando hablan de su mejor talento ¿lo dejas ver?

Lectura recomendada: 5 hábitos de éxito de un buen profesional

Si estás en situación de desempleo, o buscas un nuevo proyecto profesional, te deseo lo mejor, pero sobre todo te deseo que tengas unas ganas enormes de invertir en ti mismo y en tu plan de acción. Tu marca personal te acompañará de por vida.

Es mejor que la cuides y la alimentes.

Agradezco, por si acaso no te lo han dicho tus esfuerzos por cumplir tus objetivos. Siempre será motivo para mi de admiración.

Por ello, no dejaré de recordarte…

Dirige bien tus esfuerzos, trabaja para encontrar trabajo, aprende a poner las emociones de tu parte, y confía y alimenta tu talento siempre.

Y ahora, ¿qué podrías mejorar para destacar en las entrevistas de trabajo?

Un saludo y gracias por tu implicación 🙂

Cita previa