¡queremos talento con energía!

Reflexionando sobre los distintos perfiles profesionales con los que me encuentro continuamente, he decidido separar el grano de la paja, y hacer como un listado de hechos/acciones, que ponen en marcha las personas que realmente van a aportar valor en las empresas y en los proyectos, y con los que vale la pena comprometerse. Fíjate, que hablo de hechos/acciones y no de cualidades. ¿querrás poner en marcha esas acciones o tenerlas a tu lado a través de otros profesionales? Verás que estos talentos:

PIENSAN. Dedican tiempo a pensar qué quieren, dónde van, cuales son los problemas/obstáculos a los que se enfrentar, valoran soluciones, las comparten, buscan información, extraen conclusiones…

– Se rigen por el SUFICIENTE. Cuando algo no sale, no están bien, algo no les gusta de sí mismos o de los demás, etc, dedican el tiempo «suficiente» a reflexionarlo, sentirlo y abordarlo, no más tiempo del necesario para resolver el sentimiento que les preocupa.

COMPARTEN. Como hábito verás que comparten sus ideas, preocupaciones, valores,cuestiones, reflexiones, etc como fuente segura para no quedarse estancados y abordar o pensar siempre de la misma manera. Aseguran que su enfoque será cada vez más amplio.

DECIDEN SOBRE SÍ MISMOS. Toman decisiones que les garantizan su bienestar personal. Conocen sus fortalezas y dónde reside su fuente de energía, lo que les hace vibrar y se alejan de personas que les consumen o les hacen dependientes y les alejan de ser quienes son.

DICEN SÍ O PREGUNTAN. Tienen una respuesta al menos de pregunta y en su máxima expresión, una respuesta afirmativa, a los cambios, las mejoras, los enfoques diferentes, la complementariedad y al «hazlo diferente», adaptando por qué no, el valor añadido que ellos saben que pueden aportar.

PROTAGONIZAN SU VIDA. Son protagonistas ante cualquier situación adversa o incierta. Actúan bajo el enfoque de lo que yo puedo hacer en esta situación, en vez de gastar tiempo y energía, en lo que no puedo controlar. Actúan, hacen algo.

SE ACEPTAN/TE ACEPTAN. El talento que se conoce y se muestra tal cual es, según sus valores, no se esconde ante otros que le llevarán la contraria o le harán de menos. Sabe que tiene algo que aportar y desde el respeto te lo mostrará, igual que espera que los demás se lo muestren.

SALTAN. Realiza saltos y acrobacias tanto en su vida personal y profesional, apoyándose en sus mejores fortalezas, porque sabe que es una de las mejores formas de crecer, y asegurarse satisfacción y orgullo de sí mismo. Si está satisfecho de sí mismo, estará en equilibrio, y podrá inspirar y ayudar y relacionarse con otros desde «Entre tú y yo no hay, quién es mejor. Aprovechemos nuestras diferencias y caminemos hacia un escenario nuevo»

VIVEN AHORA Y HACIA DELANTE. Cualquier tiempo/empresa/relación/jefe pasado no fue ni mejor ni peor, eran diferentes, en circunstancias diferentes con un «yo» diferente. Aprovechar lo mejor de lo que fuimos/lo que vivimos, es el soporte para lo nuevo. La clave es que vives ahora, creces ahora, compartes ahora, aportas ahora, te implicas ahora y decides ahora, dirigiéndote hacia adelante.

SONRÍEN POR ELLOS Y POR OTROS. Se alegran de sus logros y de los que consiguen otros. La felicidad, el equilibrio y el aprendizaje es mejor y más duradero si a lo que yo gano, sumo lo que tu ganas, y disfruto y aprendo contigo, y de ti.

APRENDEN DEL ERROR. El error es algo que tiene que estar ¿para qué voy a evitarlo? No somos máquinas afortunadamente, y evitar el error es  casi como empeñarse en no vivir. El talento en activo es aquél que crece, se adapta y vuelve a intentarlo, mejor y diferente.

DAN VALOR. Son profesionales, padres, hermanos, amigos etc., que no se limitan a cumplir con el rol justo que se espera de ellos. En cada rol, definen su persona y van más alla, proporcionando a los demás algo diferente y de valor.

– DISFRUTAN DE SÍ MISMOS Y CON OTROS. Últimamente veo demasiados casos de personas que son poco conscientes de como piensan, eligen, sienten, y en muchos casos es por no invertir un tiempo y espacio en estar acompañados de sí mismos. Saber disfrutar de los demás y de nosotros mismos, es clave para nuestro equilibrio y protagonismo vital.

– CUIDAN SUS EXPECTATIVAS. Las expectativas les animan y les ilusionan, y también lidian con ellas. Las reorientan, las calman, y las adaptan cuando los resultados no son inmediatos.

¿como lo ves?

¿cómo estás actuando?

¿decides algo?

😉