Cómo seguir motivado y defender tu marca personal es una cuestión que me llega habitualmente, tanto en los casos en que las personas están en situación de desempleo como si están en activo. Y es que esta cuestión impacta directamente en nuestro equilibrio personal. Pasamos demasiadas horas en entornos laborales o en la búsqueda de los mismos, como para que no haya un mínimo de satisfacción personal que sustente nuestra motivación personal.

Así nos encontramos con expresiones como:

  • Me siento atrapado
  • Estoy aburrido
  • Es todo demasiado complicado
  • Estoy decepcionado
  • Con mi edad, mi perfil profesional, siendo mujer, etc… no hay tantas opciones laborales
  • Llevo un tiempo con mi proyecto y no tengo resultados, aunque me dicen que es bueno
  • No me siento feliz dónde trabajo

Y así pasa el tiempo en el que te ves inmerso en un malestar silencioso pero sentido, al que te vas acostumbrando: dejas de ser tan activo en la búsqueda de empleo porque te da la sensación de que hagas lo que hagas no tienes mejores resultados, esperas que la situación cambie, confías en la buena voluntad de alguien que te saque de tu situación (que tu empresas se de cuenta de lo bueno que eres, que alguien descubra tu potencial y te llame para trabajar…etc.), asumes que tu perfil “no es bueno”…

Te acomodas al malestar. Sí es una acomodación que se crea muy despacio y sin pausa, con lo que seguir motivado ya no es para ti una prioridad, porque crees que tu motivación depende de los demás. Afrontas tus objetivos personales o profesionales desde tu locus de control externo, que es casi como no afrontarlos.

Cómo seguir motivado y defender tu marca

Lo que se te escapa, es escucharte. Igual que yo escucho las expresiones anteriormente comentadas, tú necesitas escucharte también. ¿Por qué cuando nos duele algo lo tomamos como una señal para ir al médico o para cambiar nuestros hábitos, y en cambio, cuando nuestra dificultad para seguir motivado nos avisa, no hacemos algo?

Esa es la clave, escúchate. Tu mente y tus emociones te están dando un aviso. Te dan una señal, a la que puede que te hayas acostumbrado y no la veas como tal, pero es una señal de que estás dejando de lado la importancia de ser coherente con tus valores, con tu esencia personal, con tu propósito en esta vida, y con tus sueños y prioridades. Estamos acostumbrados también a escucharnos psicológicamente sólo cuando estamos muy mal, y entonces entramos en situaciones de profunda crisis personal. No esperes a llegar ahí, y si lo has hecho, ya, pide ayuda por favor.

Ahora bien, veámoslo así, ¡felicidades! te estás dando cuenta de que algo no funciona, ¡eso es fantástico! (me preocuparía que no te dieras cuenta). Ahora necesitas ser responsable de ese descubrimiento. No te mentiré, sacarle partido a esta señal requiere de un hábito de esfuerzo consciente y disciplinado por tu parte, para seguir motivado y defender tu marca personal, sea que busques trabajo o que no te encuentres a gusto en tu entorno laboral.

¿Qué podemos hacer para profundizar en esta señal y reactivar nuestra motivación?
  •  Tómate un tiempo.  A veces basta con un día, a veces, es necesario varios días o semanas, pero tómate un tiempo en el que aparques los impedimentos, los obstáculos y el desánimo. Descansa de tu cansancio mental y emocional.
  • Lee algo interesante y de visión general o participa en algún curso o programa genérico que te de amplitud de miras.
  • Conversa con personas inspiradoras, no con personas que confirmen tu malestar. Habla de otros, escucha a otros que te inspiren. Sal de tu “conversación egocéntrica”.
  • Rodéate de personas humildes.
  • Fíjate en los hábitos de personas que admires, da igual su profesión.
  • Haz algo de ejercicio, aunque sea un paseo, sin objetivo, sin rumbo, solo activa tu cuerpo.
  • Disfruta de un rato de la música que mejor “rollo” te haga sentir.
  • Reflexiona sobre tu pasado: lo que te hizo feliz y lo que te hizo sentir pena, los momentos clave o de transición en tu vida ¿qué se mantuvo? ¿qué valores han estado siempre presentes en ti independientemente de la situación? ¿Cómo están de presentes ahora tus valores?
  • Amplía tu horizonte: haz una lista de 27 cosas que te gustaría hacer con el resto de tu vida (apura las 27 o incluso más, personalmente te puedo decir que es un muy buen ejercicio)
  • Usa los prismáticos durante un rato. ¿dónde te gustaría verte en unos años? ¿Cómo serías en esa vida (personal y profesional) que te hace feliz?
  • Crea “rutinas reflexivas”. Ten cómo hábito reflexionar todos los días.
  • Trabaja con un coach. Aprovéchate de lo que puedes encontrar en las sesiones de coaching.
  • Encuentra un nuevo sentido. Reenfoca en lo verdaderamente importante de la situación en la que vives actualmente.
  • Toma decisiones. Sin decisiones tu situación y tu desánimo no cambiará.
¿Qué podemos hacer para analizar, refrescar, activar y defender nuestra marca personal?

¡Ponerte manos a la obra! Recupera tu estado de ánimo y empieza con estas 9 claves:

seguir motivado 1

seguir motivado 2

seguir motivado 3

Guía tus reflexiones hacia la acción:
  • ¿Qué resultado quieres conseguir?
  • ¿Te ayudaría ese resultado a ser coherente contigo mismo?
  • ¿Te acercaría ese resultado a la visión de tu “prismático particular?
  • ¿Qué te lo impide, hasta ahora, que depende de ti?
  • ¿Qué necesitas para superar los obstáculos?
  • ¿Qué recursos propios y ajenos puedes aprovechar?
  • ¿Cuándo empiezas?
Recuerda,
Eres responsable de tu estado de ánimo y de tu motivación.
Nadie va a venir a ser feliz por ti.
Tómate tus emociones como una señal.
Responsabilízate de tu malestar y ponte en marcha.
Reflexiona y cambia de estrategias.
Haz un plan.
¿Tienes todavía dudas?
Pide ayuda a quien sea de tu confianza y pueda aportarte valor.

Descargar documento