En esta sesión encontrarás reflexiones prácticas sobre:

  • Líder: cambio, creatividad e innovación
  • Los hitos clave en la agenda del líder
  • Cómo ser un líder diferente

Bienvenido a las 4 sesiones de coaching que tengo preparadas para ti.

Indicaciones para aprovechar al máximo las sesiones de coaching:

  1. Este proceso consta de 4 sesiones para optimizar tu desarrollo personal y potenciar tus recursos personales.
  2. En cada sesión tendrás varias lecturas y además varios ejercicios de reflexión.
  3. Ejercicios de reflexión personal. Al final de cada lectura tendrás cuestiones para reflexionar como si estuvieras en una sesión presencial.
  4. Consultas personalizadas.  Al final de cada sesión tendrás un cuestionario de conclusiones. Puedes trabajarlo para ti o enviármelo. Te responderé con mucho gusto para que puedas seguir con tus avances,  siempre y cuando, indiques sobre tus conclusiones, concretamente tu consulta con respecto a esa sesión. Para que sea útil este proceso de 4 sesiones, tú debes haber trabajado previamente. Si tu te implicas yo me implico. Los envíos de las reflexiones en las que no conste una consulta concreta no se responderán.
  5. Además, durante todo el proceso, dispondrás gratuitamente de una sesión de coaching on line o presencial (Sólo Valencia), que puedes utilizar durante o al final del proceso.

Sesión 1. Detecta y evalúa. Empieza tu sesión:

Líder: cambio, creatividad e innovación.

Si actualmente estamos comprobando que el verdadero líder es alguien que genera implicación, compromiso y disposición a convertirse en parte de un conjunto de personas, que van a conseguir dar de sí mismos su mejor versión, los líderes necesitan apoyarse de técnicas concretas que les permitan interactuar de forma dinámica con sus colaboradores.

¿Qué ocurre en la realidad?

Inercia. Los líderes no suelen tomarse un tiempo para salir de su «rutina de no talento». Su rutina de no talento les aboca directamente a realizar las mismas tareas, de la misma forma y con los mismos resultados, año tras año. Buscan pocas oportunidades de tener un «rincón de pensar» o un «rincón de inspiración» donde ver las cosas de otra forma, cuestionarse sus propias actitudes y comportamientos, y aprender nuevas formas de interacción con su equipo.

Hábitos  poco productivos pero que se dominan. Cuando asisto a algunas de las reuniones de departamento o comités de dirección o de equipos de trabajo, veo que día tras día, reunión tras reunión, la metodología siempre es la misma:

Pasan lista de tareas y problemas. «Revisemos a ver cómo vamos…» es la idea más escuchada. De esta forma la atención y concentración está siempre centrada en lo que no hemos hecho o no hemos conseguido.

Informan, que no comunican, cambios, datos o novedades. Sí … preguntan o buscan alguna interacción, pero el aburrimiento y costumbre hace que los que siempre dicen algo, comenten, y los que nunca dicen nada, sigan prácticamente en silencio. Además este pequeño intento de interacción se hace al principio o al final de un tema o de una reunión, con lo que la gente o no sabe qué decir, o piensa que ya está todo dicho.

Dar por hecho expectativas propias y de los demás. Como responsable de un equipo piensan que se espera de ellos que tengan un control absoluto de lo que ocurre y lo que no ocurre y por qué. Y además, doy por hecho que la gente está motivada día a día, y que si tienen algo que aportar, lo dirán. Perdemos con ello la oportunidad de crear reflexiones o soluciones conjuntas que tendría más valor que la interacción actual que se crea.

 ¿Por qué?

Porque te dejas llevar por lo urgente en vez de lo importante.

 ¿Y qué es lo importante? 5 puntos

  1. Tener claro que liderazgo es generar relaciones de impacto que creen un estado constructivo y diferente a lo que pueden aportar cada uno por separado, consiguiendo una mayor probabilidad de éxito en la meta compartida.
  2. Asegurarse que con mi interacción diaria no estoy dirigiendo a mi equipo a actitudes, comportamientos y situaciones de fracaso.
  3. Asegurar que mis interacciones crean autonomía, de forma que no necesito estar constantemente auditando tareas y errores de mis colaboradores.
  4. Generar conversaciones, no situaciones, en las que sólo transmito información. Conversaciones que inspiren, motiven, generen hábitos nuevos y exitosos.
  5. Generar interacciones diferentes, creativas y útiles.

¿Qué necesitamos cambiar?

Sin duda, tener una metodología de interacción de grupos. Saber cómo activar la participación de todos, cómo resolver conflictos en el grupo, cómo aprovechar la creatividad del grupo, cómo generar autonomía, cómo prepararnos una reunión según el objetivo que pretendamos… En definitiva, abandonar viejos hábitos.

Hacer una reunión, en la que las interacciones son de uno a uno (líder a miembro del equipo), y de vez en cuando, acordarme de darles participación lanzando preguntas al aire, a ver si alguien se implica, no es liderar una reunión. No es generar equipo, no es ni siquiera comunicación en equipo cómo comprobamos en el último gráfico.

 ¿Cómo lo conseguimos?

Desarrollaremos más adelante, pequeñas técnicas que nos pueden ayudar, pero quedémonos de momento con las siguientes ideas de lo que necesitamos poner en marcha:

– Verme como líder dinamizador de equipos no como controlador.

– Aprovechar las técnicas para generar conversaciones de impacto positivo como podemos identificar en el enlace (más arriba) de conversaciones resonantes.

– Generar interacciones que atraigan positivamente la implicación y el estado emocional positivo que indicamos más arriba (liderar para el éxito no para el fracaso).

– Aprovechar distintas formas de interacción y comunicación, como:

– hacer 5 minutos de «brainstorming»

– crear grupos pequeños y luego poner en común lo que queramos debatir

– asignar una tarea determinada a algún miembro del equipo o a varios, para que en la próxima reunión la presenten, analicen o critiquen

– aprender en general metodología de grupos

– en muchas salas de reuniones hay bastantes medios como pizarras, rotafolios… ¿por qué solo las utiliza el líder? ¿por qué no dar participación para crear y comunicar entre todos?

Existen multitud de dinámicas sencillas y muy potentes para trabajar en grupo y extraer todo el potencial al equipo, pero de nada sirven si pensamos que esto no es para nosotros, líderes, o que consumen mucho tiempo. Evidentemente es otra forma de trabajar que implica un tiempo y una forma de hacer diferentes a la habitual. Ahora bien,

sesión 1 líder ref 1

 4 hitos en la agenda del líder.

Ok, preparemos la agenda, ¿qué cuatro hitos son importantes en tu liderazgo?

Agenda del líder

Así pues, tenemos que es importante tener en mente estos hitos para prepararlos, comunicarlos, trabajarlos, desarrollarlos y hacerles seguimiento. Tu agenda de líder debe incluir todos estos pasos para conseguir poner en marcha estos 4 hitos:

– Visión. ¿Dónde queremos llegar?

Sin visión compartida, ir al trabajo y cumplir con las tareas que se requieren volverá a ser pura rutina nuevamente. Así que, si dejas llegar ese punto, nuevamente, te verás liderando un conjunto de personas que no son equipo, cuya motivación no se contagia (sí la desmotivación), y que se limitan a hacer lo justo. Cuando lleguen posibles conflictos no esperes que los implicados respondan colectivamente para solucionarlos.

La visión es una imagen del futuro deseado que debe asimilarse de forma compartida, para aumentar el contagio positivo de la voluntad grupal de querer llegar allí.

– Conciencia de equipo. ¿Qué nos hace sentir equipo y orgullo?.

Sentirnos parte especial de un conjunto de personas que forman un equipo especial, con unas fortalezas únicas, genera que las personas se automotiven para seguir aportando lo mejor de sí mismos al equipo.

– Agenda de éxitos / descubrimientos. ¿Qué vamos a probar, cambiar, experimentar, descubrir?.

Acción y aprendizaje. Llevamos suficiente trayectoria profesional para saber que todas nuestras metas no se conseguirán a la primera, con lo que ¿y si planificas qué aprender, cómo y cuando?

– Apoyo del equipo. ¿Cuándo y cómo nos ayudaremos?.

Uno de los mejores apoyos que puede recibir el equipo, a parte del líder, es el del propio equipo, porque se retroalimenta generando positividad, emociones, y actitudes que crean sinergias.

Conclusión:

Tu objetivo como líder es:

Se trata de hacer que un grupo de personas no extraordinarias produzca resultados extraordinarios.

Filósofo

sesión 1 líder ref 2

 

Cómo ser un líder diferente. La marca personal del líder.

 Son varios los casos en los que desde hace tiempo ya, trabajo desde las sesiones de Coaching, el objetivo de desarrollar la marca personal de los líderes y equipos directivos ¿en serio, marca personal para directivos? ¡Sí! Efectivamente ya hay líderes y núcleos directivos que se están planteando desarrollar y potenciar su marca personal, dentro y fuera de la empresa. Activa a las personas y las encamina en la dirección que necesitan para alcanzar sus objetivos profesionales de liderazgo.

Realmente podemos adelantar que tiene una serie de impactos y ventajas:

Impacto interno:

  • Clarifica desde los valores de la empresa, cuáles son las directrices de liderazgo en la empresa.
  • Alinea al núcleo directivo en la forma de liderar y en el impacto a crear en sus equipos de trabajo.
  • Provoca valores y conductas diferenciadoras de la empresa
  • Establece un nexo de unión emocional con los equipos de trabajo
  • Genera mayor implicación y sentido de pertenencia
  • Genera confianza en un estilo de liderazgo diferenciador por el que los equipos apuestan para impactar con su trabajo

Impacto externo:

  • Al liderar de manera diferenciadora, generas equipos confiables y diferenciados que transmiten a su trabajo y a clientes externos e internos, ese valor que nuestra empresa aporta, en comparación con nuestros competidores.
  • Acerca a los potenciales clientes a una visión más cercana y humana de nuestras empresas y equipo humano
  • Facilita al cliente potencial identificarse con nuestros valores y forma diferencial de proporcionales nuestro producto/servicio.

Recordemos que la marca personal es nuestra huella de identidad, tanto personal como profesional. Ambas potencian nuestro valor diferenciador como profesional, y hacen que nuestros clientes potenciales internos/externos sepan por qué nos eligen a nosotros y no a otros.

Podríamos decir que:

– Ya tienes marca personal como cualquier otro profesional, pero ¿la desarrollas proactivamente y la diriges a tu público?

– En cualquier interacción virtual o presencialmente con alguien, dejas una huella, tu marca. Tú estilo impregna cada acción e interacción, incluso lo que no hacemos, impacta.

– Sois un equipo de líderes, ¿sabéis qué tenéis en común y en qué sois diferentes de vuestros competidores?

– Si tú no facilitas que tu cliente interno o externo te diferencie, es posible que alguien lo haga por ti, o peor, que los diferentes líderes de una empresa estén desplegando contradicciones de liderazgo. Y no podréis como equipo, resaltar lo que realmente aporta de valor.

Con lo que es necesario, vital, prepararnos a conciencia cuestiones como:

– Cuál es nuestro estilo de liderazgo

– Qué puede aportar

– En qué nos diferenciamos

– Qué vamos a conseguir

Y es aquí, donde un proceso de Coaching, una inversión de energía y tiempo en el líder o núcleo directivo, potencia y extrae lo mejor de vosotros convirtiéndolo en una propuesta de valor hacia el cliente interno/externo. Hoy en día, debemos recordar que:

– El funcionamiento de nuestro equipo es el reflejo de cómo lideramos. No les echemos la culpa a ellos, es nuestra responsabilidad.

– Nuestro objetivo no es conseguir que cada uno haga su trabajo. Nuestro objetivo es desarrollar equipos autónomos, implicados y comprometidos en una visión y en una forma diferencial de cómo hacemos las cosas. Tanto el cliente externo como interno sabrá exactamente cuál es nuestro valor diferencial. Ese valor que le permitirá confiar en nuestra profesionalidad para alcanzar sus objetivos.

– Para generar ese impacto y confianza en nuestro liderazgo con “marca personal”, necesitamos desarrollar y hacer tangibles nuestros valores, desde un enfoque de compromiso, con nuestras directrices identificativas.

– Necesitamos “comercializar” nuestro “liderazgo de marca” como un producto/servicio por el que colaboradores y clientes apuesten, y sientan la confianza de que les vamos a aportar valor a sus objetivos profesionales.

ser un líder diferente

 sesión 2 líder ref 1

Cuestionario de Conclusiones. Recuerda puedes enviármelo con tus respuestas, y siempre, con alguna consulta concreta que quieras realizar.

Conclusión de la sesión

  • Introduce un valor entre 1 y 4.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

 Aquí termina la sesión. Espero que la hayas aprovechado. Ahora puedes ir a la siguiente.

Volver a recursos