En este lugar llamado mundo, es inevitable negarse continuamente al cambio. Es lo que nos hace crecer, evolucionar y adaptarnos a las nuevas necesidades de nuestro entorno.

Ya lo vemos en estas reflexiones:

En un mundo de cambios vertiginosos, donde la adaptación al mercado, la innovación y el aprendizaje van a ser continuos y vitales es imprescindible que las empresas sean inteligentes.Es importante que sepan aprovechar todas las capacidades de sus empleados, todas las posibilidades de la organización y toda la creatividad que pueda surgir de esfuerzos compartidos.

No se trata de contratar a un montón de superdotados, sino de hacer que el conjunto funcione inteligentemente.

Por decirlo con una frase sentenciosa:

Se trata de hacer que un grupo de personas no extraordinarias produzca resultados extraordinarios.

 Filósofo

Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio.

Darwin

Ahora bien, considero clave que los cambios en las organizaciones sean:

Coherentes con la estrategia de la empresa

Comunicados clara y concretamente los implicados, antes, durante y después de dichos cambios

– Gestionados teniendo en cuenta la opinión de los implicados

– Gestionados con inversión en las capacidades emocionales de los implicados

– Analizando la situación: es clave iniciar un cambio real con una imagen realista del clima interno de la empresa

– Identificando los obstáculos y consecuencias

– Preparándonos para el rechazo

Liderar hacia el cambio de tareas y hacia las personas

– Asegurarse de que los cambios que queremos implantar no contradigan otros cambios ya presentes en la empresa

Queramos o no, el cambio:

– nos incomoda inicialmente

– nos descoloca porque crea nuevos escenarios de hábitos, comportamientos y actitudes

– nos puede crear inseguridad al desconocer cómo vamos a situarnos en ese nuevo escenario y si vamos a ser capaces de aportar lo mismo que anteriormente

– si el equipo no es sólido, el cambio de comportamiento es más difícil

– Afecta a las emociones y genera desconfianza, si no se gestionan positivamente y teniendo en cuenta la capacidad de adapatación de los implicados

Con lo que te planteo:

Enhorabuena si tienes predisposición al cambio

Enhorabuena si te planteas generar cambios » a mejor» que incluya a tus equipos

Ahora bien ¿arrasas o construyes/emociones con esos cambios?