Ya comentamos en algunas entradas anteriores, la diferencia entre equipo y grupo y la conveniencia de fijarnos como objetivo las características que lo definen.

Ahora bien, una vez más compruebo en mi desempeño profesional que sí, que lo queremos, que tenemos la intención y creemos en ello, pero…

– tenemos una trayectoria anterior amplia en reforzar los resultados y la eficiencia individual, y nos es difícil cambiar las actitudes y por ello los comportamientos tangibles del día a día.

– somos una empresa familiar y desde hace mucho tiempo la figura paterna es la que ha establecido el quién, el cómo, el dónde y el cuando, y nuevamente existe la dificultad del cambio de enfoque

– tenemos una trayectoria larga en (consciente o inconscientemente) no compartir mucha información con nadie por si acaso, y claro, comunicar con no transparencia no genera confianza, y esto último no genera implicación,  con lo que no tenemos equipo tampoco.

Entonces ¿qué hacemos? Pues lo que veo, es que normalmente nos dejamos llevar por la inercia y seguimos más o menos igual, es decir, nuestro modelo de liderazgo no cambia pero exigimos que ¡trabajen en equipo! Con lo que los mensajes de contradicción que enviamos … generan un desasosiego enorme a los implicados.

Así que nuevamente, ¡señores líderes, tienen uds una tarea pendiente!

Me resulta interesante y prioritario, que los líderes se preparen, planifiquen y actúen sobre su equipo para trabajar el equipo. Es decir, observo que en muchos casos invertimos tiempo en organizar, requerir, evaluar la parte técnica que le exijo a mi equipo, pero no dedicamos ni una hora al mes a hablar sobre el equipo.

Ahora bien esta tarea, necesita ser tratada con el mismo esmero que nos preparamos nuestro trabajo técnico. Por ello, recomiendo una serie de hitos que nos puede ayudar a elaborar esos mensajes y valores que queremos transmitir y que finalmente se convertirán en acciones tangibles que potencien el equipo.

Esquemas de trabajo que nos pueden ayudar:

ficha lider 1

ficha líder2

– Analiza primero sobre estos hitos arriba indicados

– Prepara el mensaje que les quieres transmitir

– Cuenta con su opinión

– Acuerda cambios

¿cuanto tiempo inviertes con tu equipo en cuidar y potenciar el propio equipo?

¿es suficiente? ¿consigues cambios?

¿estás obteniendo los mismo resultados? algo falla

¿qué necesitas para poner en marcha este enfoque?