Y entramos de nuevo en ese mes que supone un sprint final hasta terminar el año. O bien podemos verlo, como “el nuevo comienzo de curso”. Septiembre. Es un nuevo regalo. Una nueva oportunidad de seguir con tu vida. Como hemos hablado en otras ocasiones, cualquier momento es bueno. Pero quizá en época de COVID-19, este septiembre sea especial. Quizá sea más necesario que nunca, replantearnos cosas de nuestra vida, y armarnos con todas nuestras fortalezas. También de buenos retos que alimenten nuestra ilusión y nos permitan crecer.

Si algo acelera la incertidumbre y las situaciones difíciles, es el uso de nuestros mejores recursos personales de nuestras capacidades de resolución de problemas y de afrontamiento. Con lo que tómate, este nuevo escenario en el que estamos viviendo como un curso acelerado sobre ti mismo y tu actuación en el mundo. Seguro que vas a aprender muchísimo. Ojalá que suponga el esfuerzo justo que conllevan los aprendizajes, y el máximo disfrute, que también suponen las nuevas experiencias.

Este nuevo escenario requerirá también que te cuides y “recargues energías” con más frecuencia. Más allá de los conocimientos profesionales que tengas, serán tus habilidades personales las que en este nuevo escenario, te permitirán:

  • Sentirte mejor
  • Afrontar las dificultades
  • Crecer como persona y como profesional
  • Manejar tus emociones más complejas
  • Afrontar el cambio y las posibles pérdidas
  • Ser valiente ante tus miedos
  • Tomar decisiones

Kit de higiene mental para valientes

Te propongo hoy 12 recursos para llevar contigo en los nuevos escenarios que vas a vivir. Espero que pueda servirte este kit de higiene mental 🙂

Ante todo, asegúrate tu bienestar

Sí, empezamos septiembre. Con posibles nuevas obligaciones y responsabilidades. Las personas que se ocupan de no entrar en “agotamiento emocional” lo asumirán mejor. Así que piensa y planifica tu próxima actividad gratificante más cercana. El cerebro es más proclive a realizar esfuerzos extra, cuando sabe que hay un momento concreto de descanso y disfrute. Puedes pensar en las próximas vacaciones. Pero hazlo, también más cercano. ¿Qué harás el primer fin de semana después de retomar tus rutinas de principio de septiembre?. ¿Qué vas a hacer al final de cada día para tener un rato para ti y/o con los tuyos que te asegure un bienestar para ti?. Seguir con tu hobbie, seguir teniendo ratos de lectura, ratos de conexión con los tuyos, deporte, etc… Cualquier actividad que te haga sentir bien.

Prepara tu capacidad de regulación emocional

Ten en mente que va a haber situaciones que dispararán todas tus alarmas emocionales. Procura anticiparte. Visualiza que puede “sacarte de tu tranquilidad”. Recuerda respirar cuando llegue ese momento. Acostúmbrate a que no podrás evitar que ocurran acontecimientos inesperados. Desarrolla el hábito que está bajo tu poder de actuación. Y es regular el nivel de intensidad emocional con el que afrontas lo inesperado y las dificultades.

Ocúpate de las emociones más difíciles

Las emociones aunque a veces, las temas,  son un recurso super valioso para desarrollar tu capacidad de afrontamiento. Tómatelas como tus “señales de alarma” sobre lo que necesitas cambiar o reflexionar. Las emociones se producen porque el cerebro hace una evaluación muy rápida de la situación que tienes delante. Te avisan de que algo diferente a como sueles actuar, se requiere por tu parte. Investiga qué puedes necesitar.

Compréndete, sé compasivo contigo mismo. Te vas a necesitar.

Si te resistes a los cambios, no pasa nada.

Es normal, es la señal, de que la situación anterior era satisfactoria para ti. Es un reconocimiento a algo que te proporcionaba seguridad y/o bienestar. Reconoce e identifica que te gusta y trata de ver qué te puede ofrecer la nueva situación que también puede ser satisfactoria para ti. Ocúpate de trabajar en algunos momentos de reflexión, cómo puedes aceptar lo nuevo. ¿Cómo podrías hacer para que en ese nuevo escenario, tuvieras nuevamente tu propia sensación de control y bienestar?. ¿Cómo quieres aceptarlo para sentirte mejor?

Sigue con tus retos

Los cambios, no tienen por qué arruinar tus planes. Seguramente puedas realizar algunos ajustes para adaptarte a la nueva situación. Pero no los abandones. Busca la forma. Sé resolutivo y creativo. ¿Qué te hace ilusión conseguir?. Retoma el plan que tenías y mira a ver qué cambios necesitas hacer. Realiza los ajustes necesarios en cantidad y forma que te ayuden a conseguirlos.

Estudia. Aprende. Crece, pero de verdad.

Ya lo sabes. Es momento de renovarse. De actualizarse. Sino te habías dado cuenta antes, la necesidad de aprendizaje se ha acelerado. Puedes resistirte, no pasa nada. Como hemos dicho antes, es una señal para ti. Pero recuerda, el mundo avanza, quieras o no. Tanto si estás trabajando como si, ahora mismo, no lo haces. ¿Qué está demandando la sociedad, el mercado laboral, tus nuevas responsabilidades, los puestos a los que te gustaría acceder? Y a partir de ahí, ¿por dónde te hace ilusión empezar?.
Otra de las cosas que va a acelerar el nuevo entorno, es la necesidad de demostrar. Sí, da igual, si has hecho 10 cursos. Sino sabes ponerlos en práctica en tu entorno de trabajo o en el puesto al que quieras acceder, de nada valdrá.

Cuando decimos crece pero de verdad, significa que conviertas en realidad lo aprendido. Aplícalo. Genera algún cambio con lo que aprendiste. Haz una propuesta. ¿De que servirá lo que has aprendido y cómo lo pondrías en marcha?

Lidera tu equipo y/o tus responsabilidades

Tanto si eres responsable de un equipo como si lo eres de una parte de un proyecto. Lidera bien. Ocúpate de ello. Y eso significa dedicar tiempo y energía a inspirar y colaborar. Identifica bien a dónde quieres llegar con tu equipo o con la parte de trabajo que te corresponde. Definir claramente tu meta, facilitará la colaboración e implicación de los demás. No se trata, de que como estamos en momentos estresantes, añadas más estrés y exigencia gratuita a los demás. La energía negativa nunca generó compromiso ni desempeños excelentes.

Ayuda a los demás a conseguir lo que entre todos necesitáis conseguir.

Conversa para inspirar a crecer

Da igual si eres responsable de un equipo o no. Las personas necesitan hoy más que nunca, sentir que las conversaciones que tienen en el día a día, son fructíferas, motivadoras y retadoras. Conversa, no sólo digas lo que tienen que hacer. No te limites a decirle a alguien que eso no es lo que querías o esperabas. Proporciona feedback útil que ayude a las personas. Recuerda la potencia que tuvo para ti hablar con alguien que confió en ti, y te proporcionó las “pistas” necesarias para ser mejor. Hazlo tú con los demás. Verás que es una satisfacción doble. Para la persona que lo recibe y para ti mismo, al ver lo que consigues de ti mismo y de los demás.

Conversar significa asegurarte de que vas a escuchar al otro. Asegúrate de intercalar preguntas potentes en tu diálogo. Escucha y dirige la conversación a metas compartidas.

Sé productivo

No estamos ahora mismo para “perder el tiempo” y agobiarnos más ¿no te parece?. Planifica, adecúa tus planificaciones, busca los mejores momentos para determinadas tareas. Sé útil en las reuniones. Organízate y respeta tus momentos de mejor concentración y también, de descanso. Aprende a usar la tecnología que puede ayudarte a recordar cosas y vaciar tu cabeza de pendientes. Pon fechas a las taras. Desmenuza en tareas más pequeñas aquello que tenga una envergadura considerable.

Felicítate por tus avances. Sé responsable con lo que no funciona y cámbialo. No te empeñes en lo que no funciona o no te hace sentir bien. Eres responsable de “no quemarte”. Sé asertivo con tus responsabilidades y combínalas con comprensión y colaboración con los demás.

Proactividad y adaptación, querido lector.

Ante los cambios, que ya sabes que va a requerir tu “nueva vida”, posiblemente tu trabajo o tu búsqueda de un nuevo empleo, anticípate. Ya puedes intuir lo que va a haber. O parte de ello. Ocupa tiempo y energía en ver cómo quieres abordar esos nuevos cambios. No insistas en hacer “lo mismo de antes” a ver si podemos seguir  la “normalidad”. Ahora mismo tienes una “nueva normalidad”. Adáptate cuanto antes. Planifica para sentirte más seguro. Y combínalo con capacidad de adaptación a esos nuevos planes.

Flexibilidad mental y capacidad de reflexión

Sí, la vas a necesitar. Los cambios se irá produciendo, quizá de un día para otro. O a lo largo de las siguientes semanas o meses. Lo que funcionaba ayer, hoy puede que ya no exactamente de la misma manera. Sé flexible. La mayoría de las ocasiones, las cosas no son blancas o negras. Acepta las distintas “tonalidades de la vida”. Recurre a lo mejor que sabes hacer para ponerlo en práctica en los nuevos escenarios.

También, y no menos importante, reserva momentos de reflexión en calma. Para asimilar los cambios, para revisar cómo lo estás haciendo. Es importante ser consciente de cómo avanzas, de lo que te funciona y de lo que no. Parte de la inteligencia emocional, requiere de ser responsable de ajustar lo que no te funciona a nivel personal y emocional. Y por supuesto, de fortalecer lo que te funciona y te permite adaptarte.

Cuídate y protégete

Ha sido muy gráfico en estos meses que el COVID-19 está presente en nuestras vidas, la necesidad de cuidarnos, protegernos, y ponernos determinados límites que aseguren nuestra salud. Aplícalo también a nivel emocional. Cuídate, mímate, reconócete, y felicítate por los logros. No les quites importancia. Protégete también de actitudes y conversaciones tóxicas que puedas tener en tu entorno. La asertividad puede ser una buena herramienta para ello. Gana en autonomía personal y emocional. Protégete de ser dependiente emocional de los demás y de su aceptación.
Delimita también. Los límites de lo que no quieres en una relación, conversación o situación te ayudarán a cuidarte y a asegurar tu salud emocional.
Has aprendido ya a proteger tu salud. No esperes a tener una crisis emocional o a estar realmente en “riesgo emocional” para aprenderlo.

Pide ayuda si la necesitas

Es de valientes reconocer la necesidad de ayuda, así que adelante. ¡No te cortes!

Resumen

Estoy segura que vas a ser muy valiente. Recuerda la valentía se trabaja así que asegurémonos ¿vale?. Recuerda los 13 recursos: 

  • Ante todo, asegúrate tu bienestar
  • Prepara tu capacidad de regulación emocional
  • Ocúpate de las emociones más difíciles
  • Si te resistes a los cambios, no pasa nada.
  • Sigue con tus retos
  • Estudia. Aprende. Crece, pero de verdad.
  • Lidera tu equipo y/o tus responsabilidades
  • Conversa para inspirar a crecer
  • Sé productivo
  • Proactividad y adaptación, querido lector.
  • Flexibilidad mental y capacidad de reflexión
  • Cuídate y protégete
  • Pide ayuda
¿Cuáles son tus fortalezas en este kit de higiene mental?
¿Qué retos serían para ti en este momento?
Elige uno el más fácil y ve a por ello. Luego, continua con el siguiente.

Y si te apetece y puede ayudarte...