«Quiero trabajar, pero no me llaman» empieza a ser una expresión frecuente en algunos profesionales que están en situación de desempleo, y buscan una oportunidad para tener una entrevista de trabajo. En estos casos, yo siempre pienso en las responsabilidades de todos los implicados en un proceso de selección, como avanzaba en un post anterior «los protagonistas de un proceso de selección«, considero que todos necesitamos analizar los motivos de que a un candidato no se le llame.

En el post de hoy, me gustaría centrar la atención en los candidatos, en los profesionales que tienen en su mente «quiero trabajar pero no me llaman». Es importante, reflexionar sobre los motivos, y como siempre, tratar de trazar nuevas estrategias o pequeños cambios que pueden aumentar la empleabilidad y las posibilidades de que se tenga una entrevista de trabajo.

Para fomentar esta pequeña reflexión, me gustaría comentaros un caso que me ocurrió hace unos días y tratar de sacar conclusiones que puedan ayudar a quien no le estén llamando para una entrevista. Por supuesto, habrá más casos y situaciones, pero nos centraremos hoy en éste.

Quiero trabajar pero no me llaman

Colaborando con una empresa en un proceso de selección en el que necesitaban incorporar a un profesional en un plazo de unos 7-10 días, inicié un proceso de, como lo llamo yo, «preselección silenciosa», es decir, no publicamos el puesto vacante, pero realizamos una búsqueda de posibles candidatos en linkedin.

Tenía todos los datos del puesto de trabajo a cubrir, requisitos de formación y experiencia, etc, además de conocer los valores y actitudes que se fomentan en la empresa. Inicié mi búsqueda entre mis contactos de linkedin y realicé una búsqueda de candidatos mediante palabras clave que identificaban al puesto.

Pues bien, he de decir, que revisando perfiles, me encontré muchos casos en los que faltaban datos esenciales para que me decidiera llamar a los candidatos para que participaran en una entrevista de trabajo. Por supuesto, ante otros candidatos que facilitaban mayor y mejor información sobre su trayectoria profesional, la decisión fue rápida y fácil, contactamos con los que con mayor rapidez localizamos que cumplían los requisitos.

¿Qué me encontré revisando perfiles de linkedin para un proceso de selección?

quiero trabajar

¿Cómo es posible que falten estos datos? Vivimos una época en la que hay un montón de información en todas partes, en centros de formación y de empleo, las redes sociales, etc. para poder mejorar en puntos clave nuestro perfil y visibilidad.

¿Estamos haciendo los deberes que pide nuestra marca?
¡Ponte hoy mismo a revisar que tienes al día todo lo que facilita a un seleccionador el poder llamarte!

 

¿Qué te para a invertir en tu perfil profesional y tu currículum? Necesitas recordar que:

  • Muchas ofertas de trabajo no saldrán a la luz
  • Siempre hay alguien que puede estar mirando tu perfil para realizar esa preselección y no encuentra motivos para llamarte
  • En ocasiones las empresas, tienen urgencia por contratar, y el proceso de filtrado de candidatos se hace en tiempo record, con lo que, sobresaldrán siempre los que aporten mayor y mejor información de su perfil profesional y su marca personal
  • Si tú no tienes ganas de dar valor a tu perfil, el seleccionador no tendrá ni ganas ni motivos para contactarte
  • No eres un «profesional que busca oportunidades», eso no te define, la oportunidad eres tú, y yo como seleccionador, necesito identificar, con rapidez y claridad, tu profesión o puesto de trabajo al que aspiras
  • Necesitas esforzarte y comprometerte a saber comunicar las funciones que eres capaz de asumir y por las que quieres que te contrate
  • Es esencial saber hablar de los proyectos y logros que conseguiste. Todo lo que comuniques bien en un CV o en el perfil de linkedin es una antesala de cómo realizarás la entrevista de trabajo
  • ¿Eres bueno? ¿Quién lo dice? Quiero saberlo, pide recomendaciones de calidad y comprobables
  • ¿Cuál es tu objetivo? ¿Cuáles son tus intereses? ¿Compartes contenido de actualidad en tu sector?
  • Cuida con esmero a tu red de contactos y la información a la que tienen acceso. Facilítales saber quién eres y lo que aportas.
  • «Quiero trabajar» implica quererlo de verdad y hacer lo máximo posible por conseguirlo

Por cierto, resultado de las gestiones que realicé en una mañana: el gerente de la empresa tenía 5 candidatos preseleccionados con los que ha iniciado entrevistas de trabajo y ya tiene valoraciones al respecto con las que decidir. En dos o tres días, después de recibir algunos candidatos más de los que estamos pendientes, tomará la decisión.

¿Y tú?
¿Has revisado tu perfil?
¿Cuántos motivos tiene un entrevistador para no llamarte?
¿Estás trabajando tu marca personal?
¿Todavía estás con «quiero trabajar, pero no me llaman?
Si te importa tu empleabilidad y profesionalidad, necesitas esforzarte por facilitarle el trabajo al seleccionador.

Cómo siempre, y si piensas que te puedo ayudar, te invito a:

Sesión gratuita