Venta e Inteligencia Emocional. Ya no es ningún secreto, espero, que la gestión de emociones en la venta se ha ganado su puesto. Se nos olvidó durante un tiempo que las personas nos implicamos en la venta, dependiendo de nuestras emociones. La confianza o desconfianza que nos crea la marca, y la persona que nos atiende, son fundamentales para que un cliente siga en una conversación comercial o no.

Tanto es así que nuestra neuroquímica cambia en función de si analizamos que el vendedor que nos atiende nos proporciona confianza o no. De esta forma, cualquier profesional que tenga trato con el cliente necesita entrenarse en una de las competencias por excelencia; la inteligencia emocional.

Antes de ver cómo nos puede ayudar esta habilidad, hoy, hemos preguntado a una gran profesional que ha tenido la amabilidad de colaborar en este post. Creativa e implicada con su trabajo y con la satisfacción de sus clientes. Mónica Fuentes es Asesora de decoración de pinturas Alp en Leroy Merlin. Y esta es su opinión:

Mónica Fuentes nos responde a dos cuestiones clave:

¿Cuál es tu opinión  sobre cómo son los buenos vendedores?

Hace tiempo que la venta agresiva ya no vende, esta proviene de la vieja escuela, una escuela que se queda sin alumnos y que no crea seguidores. Aunque encontrarás a muchos que no lo aceptan y que están en la misma casilla sin saber el por qué no avanzan.

Las personas tenemos diferentes realidades y trabajamos, nos expresamos y funcionamos en la vida según la realidad que nos hemos creado. La buena noticia es que nos podemos superar, aprender y reaprender.

Es posible que la venta agresiva a priori pueda dar resultados a corto plazo pero no generará algo que todos, vendedores y consumidores queremos, la fidelidad, el compromiso, la confianza, etc….
Bajo mi punto de vista y mi experiencia en ventas, puedo decir que los buenos vendedores, son aquellas personas que trabajan diferentes puntos y que estos se unen para ir en la misma dirección.

  1. Buena formación
  2. Disciplinados
  3. Honestos
  4. Toman decisiones
  5. Se comprometen
  6. La más importante de todas y repito bajo mi punto de vista: Trabajan la inteligencia emocional.

Para hacer bien nuestro trabajo, los vendedores nos cultivamos a nosotros mismos a diario.

¿Para qué pueden aplicar los vendedores la inteligencia emocional en las ventas?

Los vendedores emocionalmente inteligentes regulamos nuestras emociones.

  • gestionamos nuestro miedo
  • gestionamos las frustraciones
  • gestionamos los rechazos

De la misma manera gestionamos las emociones de nuestros clientes.

  • conflictos
  • desconfianza
  • temores

Trabajamos en aumento de empatía y asertividad. Trabajamos en beneficio de una red que creamos, cuidamos, alimentamos y mimamos.  Trabajamos cultivando nuestras relaciones para generar confianza, resolviendo necesidades. El vendedor de hoy en día fideliza clientes pues colabora hoy pensando en las soluciones de un mañana. El vendedor de hoy hace mercado de una manera sana, transparente y fuerte. El vendedor de hoy sabe que no fracasa, ¡¡¡aprende!!! Humanizamos las ventas, más personalizadas, más amables y más cercanas.
Muchas gracias Maite por invitarme a esta colaboración.
Fuerte abrazo!
Mónica Fuentes.

La Venta y la Inteligencia Emocional

¡Muchas gracias Mónica! 🙂

Veamos ahora de forma práctica, cómo podemos aplicar la gestión emocional en las ventas:

venta e ie

¿Tienes contacto con clientes a menudo en tu trabajo?
¿Qué podrías hacer para mejorar tu propia gestión emocional?
¿Te has planteado ayudar a gestionar las emociones de tu cliente?