Y es que tengo la fortuna de encontrarme grandes marcas personales y mejores personas en mi trabajo. Soy afortunada.

Hace unos meses, coincidí con Alejandro, una persona con «pequeños» valores pero de gran impacto, y trabajando en el curso, me gustó muchísimo su idea, su historia y sus objetivos. Tres elementos que hacen de su marca personal alguien que sin duda merece toda nuestra atención.

Hoy, y en estas fechas ya cercanas a las fiestas por excelencia dedicadas a los niños y a los no «tan niños» ;-), hemos pensado conjuntamente hablaros de la propuesta de Alejandro. Creo que su historia habla por si misma así que leamos su pequeña, gran propuesta.

¡Gracias Alejandro por compartirla aquí!

Cervantes sí que sabía de internet

Cuando era niño,  mis padres se mudaron a un pueblo perdido en la Patagonia, digamos que buscaron lo mismo que yo medio siglo después. Un lugar tranquilo lejos del bullicio y stress de las grandes ciudades. Viví mi infancia sin TV.  Esto no significó estar desconectado, pues mi padre instaló una antena de onda corta en el tejado de nuestra casa, con lo que estábamos al día de todo lo que pasaba en el mundo a través de la BBC, Radio Moscú o La Voz de América. Recuerdo lo fascinante que era hacer avanzar la aguja del dial, tropezando con locutores y músicas en lenguas imposibles de entender, pero que me daban una sensación de estar participando en un espacio increíblemente amplio y a la vez cercano. No había CNN pero escuché la llegada del  Armstrong a la Luna,  el fin de la Guerra de Vietnam y por que no decirlo,  la gala final de algún que otro festival de Benidorm. Todo en directo. Paralelo a esto, mis padres eran adictos a la lectura. Una colección de libros  tan ecléctica como fuese posible, con muchas enciclopedias ilustradas, colocadas estratégicamente como cebos para que nosotros, sus hijos, cayésemos en la trampa de la lectura.

Y caímos.

Recuerdo pasar horas hojeando libros,  encontrando asuntos que ni con Google o Yahoo encontraría.  Como decía Cervantes: “En algún lugar de un libro hay una frase esperándonos para darle un sentido a la existencia.”  Y conocí lo bueno del Ser Humano, como Mozart, Picasso, los hermanos Grimm, Neruda y  las civilizaciones de 4 continentes. Y también lo más oscuro: Hitler, la Peste negra, la Inquisición…

Y como vaticinó Cervantes, mi vida cobró sentido.

Encontrar es toparse con lo desconocido. Estar abierto a encontrar es potenciar las posibilidades a ampliar nuestro universo de conocimiento. Y éste nos hace fuertes, tolerantes, comprensivos, universales.

Hoy  no podemos negar que internet está ocupando el lugar de los libros de papel, a pesar del encanto que tiene el pasar páginas y el olor irremplazable de la tinta. Pero la web es un libro de millones de páginas, increíblemente completo, porque además de imágenes y textos tiene sonido, video e interactividad, lo que hace inmensas las posibilidades de que los niños y niñas tengan una visión global sobre la vida y la sociedad. Sin embargo pareciera que cada vez  el uso de la web por los peques se limitase a unas cuantas redes sociales, donde se intercambian contenidos de dudosa calidad, buscando lo trivial y desechable. El contenido basura está tan en alta como las hamburguesas de cierta cadena de fastfood. Lo demás es buscar en Wikipedia, colocando un término más o menos conocido para hacer los deberes.

Los niños y niñas adoran encontrar, les encanta lo nuevo, descubrir lo diferente y por eso es necesario que padres y educadores orientemos su navegación en ambientes saludables, creativos, inspiradores, pues mientras mejores contenidos absorban sus esponjas emocionales e intelectuales, mejores personas serán en el futuro.

Por eso he creado puntitocom.com, un portal en el más amplio sentido de la palabra, un “encontrador” de contenidos donde he seleccionado lo mejor de la Red para niños y aunque hay muchos sitios infantiles, también hay otros que sin serlo son altamente recomendables para ellos.

Los he organizado de tal manera que con dos clicks es posible estar navegando entre animales, arte, historia, astronomía, deportes y un sinfín de temas. Son unos 800 sitios organizados por categorías y más de 30 canales de youtube. Es un resumen de Internet al alcance de los más pequeños, muy visual, sin distracciones, ni publicidad.

Porque a cada click hay algo que puede cambiar la vida de nuestros hijos, para bien o para mal. No lo digo yo, lo dijo Cervantes hace 400 años.

Alejandro rosas es fundador de www.puntitocom.com el portal de contenidos de calidad en español para niños más grande del mundo. Premio SiteEducativo 2015 otorgado por la editorial OX de México.  Ox es una editorial independiente y desde 2002 selecciona páginas webs de  21 países hispanohablantes para estimular el desarrollo de contenidos en español en todo el mundo.

 

¡¡¡Enhorabuena Alejandro!!!