Sí, es ineludible ya la importancia de la marca personal y los indicadores tangibles que te demuestran o no, que estás impactando en tu entorno. De hecho, se trata de eso, de causar un impacto en el mercado al que te diriges, y que seas identificado como alguien capaz de aportar valor.

Marca personal es:

– La identidad, la huella que dejas, tu riqueza, lo que dicen de ti, tu confianza y credibilidad, tu legado y tu sueño. (Tom Peters)

– La idea potente, clara y positiva, que viene a la mente de aquellos que piensan en ti.  Los valores, habilidades y acciones que se asocian contigo. (Peter Montoya)

– La Marca Personal es clarificar y comunicar aquello que nos hace diferentes y especiales. Consiste en comunicar la promesa de valor única que ofrecemos a nuestra empresa o nuestros clientes. (William Arruda)

Aquello que se piensa, que se dice, que se siente y que se hace, conforma un todo que define nuestro impacto en los demás, impacto que se transformará en los demás en una serie de comportamientos hacia nosotros y nuestro entorno.  Es un camino de doble dirección, en el que tú das algo que impacta, y vuelve hacia ti en forma exponencial, para seguir creando y mejorando tu marca personal. Como a mí me gusta decir: trabajar la marca personal es crear un camino de doble dirección entre «quién soy» (tu marca)  y «quien eres» (tu público objetivo).

Para mí, esta serie de comportamientos que hemos conseguido que broten, voluntaria y espontáneamente, de las personas de nuestro entorno, configuran las señales clave de que tu marca personal funciona. Veamos qué señales podemos identificar a nuestro alrededor para comprobar la calidad de nuestra marca, o para saber qué estamos buscando provocar con nuestra marca:

¿Tu marca personal funciona?

1 La gente llega a ti, no la buscas.

Como me dijo una de mis mejores tutoras en un momento dado, «ahora es cuando van a empezar a buscarte, ya verás como en breve, empiezan a contactar contigo gente que tú no conoces».  Es cierto, es uno de los primeros indicadores. Tu público objetivo decide voluntariamente ponerse en contacto contigo, y tiene la certeza y la confianza, de qué se va a encontrar cuando interactúe contigo. Y ésta, es una de las claves más potentes que hace moverse a los posibles clientes, prescriptores o reclutadores, porque ayuda a reducir la incertidumbre, en un mundo en el que nos inunda una gran cantidad de información, que a veces puede ser difícil de clasificar en útil o falsa.

2 Cuando hablan contigo tienen ya referencias muy buenas de ti, y casi te conocen ellos más a ti, que tú a ellos.

Es sorprendente y muy gratificante, a la vez, descubrir que cuando finalmente contactan contigo, conocen tu trayectoria, tu enfoque y tu valor casi más que tú. Una buena marca personal, trabajada de forma constante y coherente, permite conocer a tu público objetivo. Es en este proceso dónde vas construyendo tu credibilidad y fiabilidad. Estas dos claves son decisivas a la hora de generar esos comportamientos que vuelven a ti desde lo que has conseguido impactar en los demás.

3 Participan en tus actividades y les es indiferente el tipo de actividad. Están allí donde estás tú, sólo porque tú eres tú.

La fidelización a lo que tú representas es clara y tangible. Todos sabemos la cantidad de obligaciones y compromisos que tenemos todos en nuestras propias vidas. Ahora bien, cuando alguien decide organizarse su tiempo y contactar contigo, participar en tus actividades virtuales o presenciales, te está demostrando que quiere formar parte de tu marca, que quiere voluntariamente, compartir un momento de su vida contigo. Y este hecho no tiene precio, merece mi más humilde y sincero agradecimiento.

4 Buscan desvirtualizarte y/o conocerte personalmente a la menor ocasión.

Si nunca han tenido la ocasión de conocerte personalmente, y descubren que estás es un evento, su decisión voluntaria hace que, una vez más, busquen estrechar el contacto contigo porque saben a ciencia cierta, que ese encuentro vale la pena. Ese encuentro les va a aportar algo bueno, algo digno de ser vivido  y recordado.

5 Te incluyen en sus previsiones de proyectos y saben exactamente qué les vas a aportar.

Puede que no lo sepas, pero si estás trabajando bien tu marca personal, alguien, en algún momento y lugar, te está incluyendo en sus proyectos más significativos. Saben además, qué papel puedes jugar en su empresa, proyecto, objetivos vitales o profesionales y están seguros de lo que van a ganar si te tienen a su lado.

6 Te avisan de que han conocido a personas que están hablando muy bien de ti.

Debido al hecho de que han decidido que les importas, aprovechan para comunicarte, que en algún momento y lugar, alguien tiene una idea muy clara y buena de quién eres, cómo eres y qué aportas.

7 Te recomiendan en cualquier ocasión.

Además, se han convertido en los mejores embajadores de tu marca. Al conocerte tan claramente, pueden difundir a la menor ocasión, con amigos, familia, compañeros de trabajo, etc., lo que otros pueden ganar si al menos hablan contigo. Y esa es otra de las claves. No es que tú tengas claro qué ventajas va a tener alguien si te contrata, trabaja contigo o es tu cliente, sino que son los demás los que lo tienen claramente identificado. Esta es posiblemente, una de los objetivos más difíciles cuando se desarrolla una marca personal. Ser claro y convincente en lo que van a ganar los demás al interactuar contigo. En este caso vamos un paso más allá, es tu público objetivo el que ya lo tiene claro. Hemos conseguido un impacto claro.

8 Te proponen retos que implican una gran confianza y posibilidades de superarte.

Cuando nuestra marca personal, es clara, fiable, creíble y aporta valor, genera un mundo de posibilidades que se convierte en futuros proyectos que son un verdadero reto. Estos retos tienen, como factores principales para superarte, una posibilidad de ofrecer algo que tú dominas y es lo mejor que sabes hacer, y otra posibilidad de desarrollar tu potencial, pues incluyen una parte en la que no habías pensado o no habías tenido la ocasión de participar. La disposición de estar a la altura de las expectativas que has creado en los demás, y la disposición a continuar superándote, te esperan en ese momento.

 

 Así vemos, que nuestra marca si es buena y funciona, tiene algo muy potente,

¡es capaz de generar decisión y acción en nuestro entorno!

¿Hay algo más difícil, retador y satisfactorio?

Y llegados a este punto de mis conclusiones, las reflexiones  y la orientación a tu propia acción, te las dejo en tu propio tejado, te corresponde a ti:

– Comprobar si tu marca está generando este tipo de decisiones y acciones.

– Si el resultado es positivo, continua, lo estás haciendo muy bien, y tu paso siguiente es mantener tu marca y superarte.

– Si el resultado es regular, ponte en marcha ya. Tienes aquí ejemplos de lo que estás buscando crear e impactar en tu público objetivo. Empieza visualizando exactamente qué quieres conseguir y cómo lo harás.

¿Añadirías alguna señal más de que tu marca funciona?

marca personal funciona