¿eres protagonista?

Podríamos añadir a estas claves que me vienen hoy a la cabeza el «con o sin ayuda», dependerá de ti y de otros factores. Tanto valor hay en pedir ayuda, como en organizarse para la autosuperación y el aprendizaje. No obstante, la clave principal reside en ti, porque con ayuda pero sin ti, tampoco conseguiremos nada. Así que puedes:

– decidir quién eres y cómo mostrarte al mundo

prepararte y superarte

– buscar tu diferenciación

– gestionar un alto porcentaje de tu tiempo

– disfrutar y centrarte en aquellos que te hacen feliz

– poner prioridades en tu vida

– seguir tus valores y/o crear nuevos

– mejorar en la gestión de tus interacciones

– captar la atención de alguien

– decidir en qué quieres invertir tiempo y energía

– establecer caminos que no quieres tomar

– establecer y crear caminos que quieres

– verte como una víctima o como un luchador

– parar, acelerar o desacelerar cuando te apetezca

– depender, abandonar o tomar  las riendas de tu vida

aprender

– decidir en qué te quieres comprometer

– mostrar lo mejor de ti

aceptar que tenemos cosas que mejorar

– ser lo suficientemente exigente contigo y con los demás para conseguir superación

organizarte para llegar a todo

permitirte no llegar a todo

– darte permisos en general

abandonar, seguir o reorientar la situación

– decidir qué te importa y qué no

– asumir las consecuencias de tus decisiones

– llamar la atención sobre lo que te molesta o lo que te ilusiona

– centrarte en los posibles

compartir o reservarte

– ser responsable de ti

P.D. Los extremos de «yo solo puedo hacerlo todo» o de «yo no puedo hacer nada» pueden causar efectos secundarios, que requerirán, entonces sí, irremediablemente ayuda de un profesional. El consumo moderado de tu «yo» y una actitud protagonista en la vida te ayudarán enormemente en tu equilibrio y felicidad.

Tus pies son tuyos ¿los diriges?