¿este año vas a ser tú el primero? 🙂

Tal cual comentamos hace casi un año, vuelvo a felicitar a las personas y empresas que personal o profesionalmente deciden dar ellos primero el paso de superarse, antes que plantearse que son los demás (familiares, amigos, compañeros, equipos) los que deben cambiar y que no están haciendo lo correcto. Decidieron un montón de cosas:ver entrada anterior.

Y es que en este caso, está siendo clave que los lideres y gerentes den el primer paso para reactivar sus energías y competencias profesionales.  Están invirtiendo en generar su mejor perfil de talento  y están ralizando su propio chequeo.

Bajo el prisma de mis experiencias, los líderes están invirtiendo en:

Identificar su perfil con sus fortalezas y oportunidades de mejora

– Aprender qué les ha hecho mantener esas oportunidades de mejora, que hasta el momento no se habían planteado trabajar.

– Aprender nuevas habilidades, nuevos enfoques, nuevas creencias que les permiten ser más eficientes en el desempeño de sus puestos de trabajo. Les está convirtiendo en profesionales que saben como ser constructivos y crear sinergias en sus entornos profesionales.

– Clarificar que significa en el día a día los valores de su empresa y los valores personales en los qué creen. Están trabajando para mostrar de forma más tangible un liderazgo coherente que les acerque a los resultados y criterios que su proyecto profesional les exige.

– Aprender a comunicar de forma inspiradora, generando autonomía, confianza y compromiso hacia un futuro compartido y salir de su rutina de no talento, la cual, les estaba generando «jugar a las casitas».

– Generar que cada una de sus interacciones haga crecer a sus colaboradores.

– Convertir todo este aprendizaje en un plan de acción con seguimiento.

Y todo esto ¿para qué?

– Para preparar un camino en el que a partir de su mayor consciencia y puesta en marcha de su potencial, trazar un plan de cambio y desarrollo de potencial de su equipo.

– Para conseguir una mayor alineación con su equipo.

– Para acercarse al ideal/meta que su equipo necesita ser para convertirse en un equipo diferenciador.

– Para generar mayor satisfacción en las distintas interacciones equipo-líder.

– Para crear equipos y empresas que se mueven en entornos de aprendizaje continuo que les permita estár por delante de los cambios del entorno laboral.

– Para centrarnos en lo que realmente nos importa del proyecto profesional al que pertenecemos.

De hecho el siguiente paso que eligen estos líderes es trabajar en el desarrollo del potencial de su equipo.

Recordemos que el equipo es el reflejo de cómo estamos liderando y que es posible que tengamos un grupo y no un equipo:

Diapositiva2

Diapositiva3

Así pues, ¡enhorabuena a estos líderes de sí mismos, porque ellos dan el primer paso!

Ellos están ganando en potencial de talento ¿y tú?

Ellos están haciendo de su equipo un «equipo extraordinario» y tú?

¿qué necesitas para dar el primer paso y ponerte en acción?