Me declaro en “estado de hambre de aprender” ¿y tú?

Uno de mis primeros objetivos cuando empecé este blog, era facilitar un espacio donde yo misma, y todos los que quisieran pudieran aprender.

Pequeñas o grandes cosas, profundas o concretas reflexiones, que invitaran al cambio y a la superación de uno mismo, o si pudiera ser, provocar la curiosidad y la inquietud por aprender más.

Es por este motivo, que hoy en día, si tuviera que señalar una de las actitudes que favorecen que un profesional sea buen profesional es la actitud de aprendizaje y superación.

Sabéis lo que me conocéis un poco más, la importancia que tiene para mi crear un buen entorno, condiciones y liderazgo de cualquier aprendizaje .

Pero a la base de esto, y se confirma en todas las personas y profesionales que admiro, está una actitud de aprendizaje y superación que veo en su:

– curiosidad

– consciencia de lo que manejo y de lo que me falta por mejorar

– humildad

– sorpresa y satisfacción cuando descubres que puedes aprender todavía más

– inquietud positiva

– visión sobre las mejoras que puedo conseguir

– interés por aportar cada vez algo mejor de mi

Insisto en que tengo la suerte de rodearme de profesionales así. No obstante, veo continuamente entornos de trabajo donde determinados profesionales (seguro que no tenéis a estos profesionales en vuestros equipos, pero haberlos … como las meigas 😉 ):

– prefieren mantenerse en un estado eterno de indefensión aprendida

– están cómodos porque hay un entorno que les protege consciente/inconscientemente de enfrentarse a su “incompetencia inconsciente”

– creen que aprender cuesta mucho trabajo y ellos “ya estudiaron…” y se mantienen en su inercia  particular

basta

Soy una firme creyente y practicante de estas ideas clave:

ciclo aprendizajeAsí pues, desde el enfoque que quieras, tu capacidad de aprendizaje existe, pero ¿realmente quieres tenerla dormida? Es un riesgo que hoy no nos podemos permitir, porque a corto medio plazo, los cambios a nuestro alrededor nos van a impactar de lleno. ¿qué te parece si pudiéramos hacer que ese impacto fuera positivo? … porque nos hemos preparado, porque nuestras capacidades han evolucionado y nos permiten resolver con mayor probabilidad de éxito los obstáculos con que nos encontramos diariamente.

El que quiere aprender, busca la manera y aprovecha cualquier impacto que recibe en su día a día para extraer conclusiones y nuevos conocimientos y/o habilidades. Son estos los profesionales con los que nos interesa trabajar, son ellos por los que debemos apostar, son los que debemos fomentar y alimentar su “hambre de aprender”.

Hoy en día, a poco que realices un pequeño filtro, hay multitud de fuentes de aprendizaje, la pregunta es ¿es un hábito en ti esta capacidad de aprendizaje y superación? Porque solo si lo practicamos de vez en cuando, perdonadme, no es un hábito, no lo asimilamos, no es constante, no impacta en nuestra mejora, en nuestras actitudes de talento.

Así que, ACCIÓN YA!…luces, cámara y acción dentro de tu entorno!, porque es tu profesionalidad y tu satisfacción la que está en juego, y depende de ti darte la oportunidad de verte que puedes hacer realidad tu potencial.

Seas directivo, mando intermedio, técnico, emprendedor, profesional, persona (quiero decir que quieras aprender de tu persona), es clave DESARROLLAR EL HÁBITO DE APRENDIZAJE Y SUPERACIÓN. Para mi, hoy, es una de las actitudes que marcan la diferencia entre profesionales, que me aseguran que alguien me va a aportar valor, y trato de estar junto a ellos; y no son simples palabras, se puede comprobar en su conducta diaria:

– dedican tiempo y espacio a reflexionar

– seleccionan información y la guardan para planificar su momento de estudio

– se apuntan dudas y posibilidades que podrían desarrollar

– dedican tiempo y espacio para leer, escuchar, hacer sus propios esquemas, elaborar sus propias ideas y su propio plan de cambios

– prueban frecuentemente y de forma periódica nuevos comportamientos, nuevas técnicas, nuevos horizontes

– investigan

En definitiva se retan a sí mismos continuamente

Por mi parte, para finalizar esta entrada del blog hoy, quiero hacer mi pequeña aportación, por si mis reflexiones y conclusiones te permitieran mantener o iniciar tu hábito de aprendizaje. Ya sabes lee pero activamente, haz lo que sea pero activamente, toma notas, critica, pon a prueba, subraya, graba, reflexiona, comparte todo aquello que te llame la atención.

Además quiero aprovechar para AGRADECER A TODOS  los que  activamente están difundiendo mis aportaciones, y a ti de antemano, por si te apetece compartir con otros estas ideas.  Aprendo día a día cuales son sus intereses, gustos e inquietudes sobre estos temas. Compartir y debatir es otra de las mejores fuentes de aprendizaje.

¿cómo va tu hambre de aprender?

¿qué estás haciendo para alimentarla?