Nada debería ser más importante que el instante que tenemos delante y el siguiente, y la manera de hacerlo diferente; como apunte musical esto viene a mi mente de forma voluntaria y recurrente.

¿Y si cada uno de nosotros tuviéramos esto como post-it mental y emocional?

¿Y si recordaramos que nuestro talento depende de nosotros más de lo que nos creemos?

¿Y si desechamos fuera esos planteamientos de que solo unos pocos tienen talento?

¿Y si dejamos de escondernos detrás del «no se puede» o del «es muy complicado»

NO ESTÁS APROVECHANDO TU INSTANTE PARA HACERLO DIFERENTE CUANDO:

– bloqueas a la gente, un proyecto o una pregunta

– te impides crecer o que crezcan los demás

– recibes a tu cliente como «ya está el pesado de turno…»

– cuando solo pones objeciones

– te acomodas en tus antiguos hábitos

– te resistes al cambio y no participas

– cuando te quejas sistemáticamente

– cuando al leer esto dices…»si claro…es muy fácil decir o escribir esto…»

ESTÁS APROVECHANDO TU INSTANTE PARA HACERLO DIFERENTE CUANDO:

– explicas el porqué de tus frenos y tratas de buscar soluciones

– crees y actúas coherentemente con tu propio crecimiento y el de los demás, porque así sabes que todos estaremos mejor y seremos más felices ¿es de lo que se trata, no?

– cuando tus objeciones facilitan la calidad o eficiencia del cambio

– cuando participas

– cuando te tomas un momento para pensar que, no es que estés equivocado, es que hay más colores, más matices en este mundo

– cuando tomas las riendas de tus posibles

– cuando te unes a personas que crecen

– cuando tu ilusión me contagia

– cuando me involucras y cuentas conmigo

– cuando das oportunidades

– cuando crees en los demás y les das margen

– cuando te permites ser libre

– cuando piensas en el receptor de tu talento y le tienes en cuenta adelantándote al otro

– cuando pides ayuda

– cuando intercambias opiniones y preguntas

– cuando disfrutas de tus logros y de los de los demás

– cuando tus actitudes están alineadas y son claras

– cuando…¿sabes cuando más?

Creo que no es necesario decir que este enfoque, es indiferente que sea en tu entorno laboral, social, personal o familiar ¿verdad?

¿vas a hacer algo con el instante siguiente, ese que tienes ahí delante?

Tu talento depende del valor que le pones a tus capacidades

en los contextos adecuados y en el instante que tienes delante