Considero esencial en este momento empresarial que iniciemos/mantengamos “nuestra agenda de buenas acciones”, que no de buenos propósitos. Considero que es más útil aquello que probamos a poner en marcha, aunque no resulte, y lo tengamos que modificar, que los buenos propósitos que se quedarán escritos en un papel o en nuestra agenda del ordenador.

Este artículo está publicado en RHMEDIA, pincha aquÍ para seguir leyendo: CONTINUAR LEYENDO