Sí, ¿por qué no?. Este año atrévete a ser más egoísta para estar bien tú y así poder estar mejor con los demás. ¿Te lo has planteado así?.

Parece que ser egoísta no está bien. No suele ser un mensaje que se vaya recomendando por ahí. Ahora bien, si te fijas, no es tan descabellada la idea. Para cuidar de los tuyos, primero necesita estar bien tú. También, para liderar mejor a un equipo, primero necesitas hacer acopio de tu mejor inteligencia emocional, y tener claras las ideas, y cómo llegar allí, con tu equipo. Desde otra perspectiva, si te has planteado como propósito ser mejor profesional, necesitarás tiempo para ti para aprender. 

Podría decir, que el año pasado observé que muchas personas suelen dejar en segundo plano, o tercero, el cuidarse a sí mismos. Dedicarse tiempo a uno mismo, suele dejarse en un último plano, porque no hay tiempo, porque las obligaciones del día a día son muchas, etc. En fin, si esto ocurre estás poniendo por encima de ti otras prioridades. De esta forma, seguro que el año pasado te encontraste con sensaciones de:  

  • Cansancio
  • Frustración
  • Estrés
  • Enfado
  • Tristeza

Emociones que no son malas por otro lado. Sin embargo, fueron señales, a las que no sé si prestaste atención y te llevaron a tomar alguna decisión al respecto. ¿En qué posición quedó la prioridad de cuidarte tú y dedicarte tiempo?

Veamos algunas reflexiones para que al menos te puedas plantear ser un poco más egoísta de una forma saludable para todos.

Ser más egoísta con tu tiempo

Insisto en la idea. No estamos hablando de no estar con los demás, no colaborar, o no ayudar…etc. Estamos hablando de que todos tus buenos propósitos relacionados con ofrecer tiempo a los demás, necesitan de una buena calidad. Y para ello, es importante que bloquees tiempo para ti. Para tus hobbies o para descansar. Bien puede ser para pensar en ti o distanciarte emocionalmente de alguna situación o persona. 

En cualquiera de los casos, organiza, negocia, protege un tiempo para ti. Solo así, podrás prestar un tiempo de calidad a los demás sin sentir agotamiento, estrés o excesivos compromisos. Seguramente se trate, no tanto de decir que NO a determinadas propuestas, sino de tomar las riendas a cuando decir SI. 

No siempre uno está con las mismas ganas, motivación, predisposición y tono emocional para prestar atención o resolver demandas de otras personas. 

Sé un poco más egoísta este año, atrévete. Verás que el tiempo que dediques a otros después será de mayor calidad y tú conseguirás estar en el momento presente. Reducirás la sensación de agobio, y mejoraras tu presencia mental y emocional, con los demás. Podrás evitar estar pensando siempre en lo siguiente que vas a hacer, o que alguien más está esperando, y tienes poco tiempo. 

Ser más egoísta en tus relaciones

¿Por qué no reducir, limitar o incluso abandonar algunas relaciones?. ¿Y potenciar otras?. Las relaciones personales son necesarias para nuestro desarrollo personal y emocional. Tener un círculo de confianza y apoyo donde poder sentirte vulnerable sin miedo a un ataque personal o manipulación es esencial. ¿Qué relaciones te están haciendo daño?. ¿En qué relaciones sientes manipulación emocional?. ¿En qué relaciones personales te sientes más libre y feliz?. Toma decisiones al respecto. Sé más egoísta este año. Cuídate. Tienes el derecho y la responsabilidad emocional de elegir tus relaciones personales. Puedes reducir aquellas en las que no te sientas libre, e incluso poner límites o terminar aquellas relaciones que no te están aportando crecimiento y bienestar. 

Una relación saludable es aquella en la que puedes:

  • Pedir sin dar algo a cambio por obligación
  • Ofrecer teniendo en cuenta al otro
  • Realizar acuerdos en los que ambos estéis satisfechos
  • Reconocer y ser reconocido
  • Escuchar activamente y ser escuchado sin juicios

¿En qué relaciones esto no se cumple para ti?. ¿Cómo podrías potenciar las relaciones más saludables y reducir las que son tóxicas para tu bienestar personal?

En definitiva, haz algo con el tiempo y calidad de tus relaciones. Atrévete a ser más egoísta y poner como prioridad tu bienestar relacional. 

Dentro de la capacidad de compasión a uno mismo está el hábito de ocuparte de hacer algo para sentirte mejor cuando las relaciones te duelen. A veces, implica, hablar para solucionar. Otras veces puede implicar poner límites. Y en otras ocasiones, puede requerir tomar la decisión de abandonar y cerrar una relación de dependencia. Toma tus decisiones para cuidarte. 

Ser más egoísta en tu trabajo

¿En cuántas ocasiones, en los meses anteriores, asumiste sin pensar las demandas de los demás?. ¿Cuánto estrés supuso para ti?. ¿Qué te impidió negociar un plazo, unos límites o una forma distinta de hacer las cosas?. Nuevamente, piensa en ti este año. Sé más egoísta. No va en contra de ser un buen colaborador, compañero de equipo o un mejor líder. Para colaborar mejor con los demás, es importante expresar lo que necesitas para colaborar, expresar tus necesidades, establecer unos límites y crear unos acuerdos satisfactorios. En caso de querer potenciar tu capacidad de trabajar en equipo, es importante delimitar aquello en lo que puedes realmente aportar, escuchar las necesidades de los demás, así como expresar las tuyas propias y buscar la mejor manera en la que el proceso de trabajo pueda fluir. Y también, si lideras un equipo, sé más egoísta este año. Delimita tus tiempos para reflexionar, ser más estratégico, realiza planes para orientar mejor a tu equipo, en conjunto e individualmente. Para ello, necesitarás delimitar tu tiempo. Ponerte como prioridad también, en vez de ir de “apagafuegos” por el mundo. 

Si en general quieres ser mejor profesional este año, aplícate. Delimita tiempo para pensar, sentir, estudiar, probar tus aprendizajes, recoger feedback y de nuevo tomar decisiones que te acerquen al cambio que quieres conseguir. En caso de dejarte llevar por la inercia, las urgencias y las demandas constantes, creo que ya sabrás con que estado emocional te deja esto. 

Ser más egoísta con tu bienestar físico, mental y emocional

Igual que estás aprendiendo a proteger tu salud contra el COVID-19 en estos momentos (ojalá que no sea tan necesario dentro de un tiempo), es esencial que aprendas a proteger tu bienestar mental y emocional. Incluso recuerda, y lo sabes la importancia de delimitar tiempo para hacer algo de ejercicio físico o comer de forma más saludable.

El cerebro no procesa las emociones más difíciles de manera rápida y automática. Tiene la capacidad de reaccionar rápido. Forma parte de nuestros mecanismos de defensa. Ahora bien, procesar las emociones más complejas, o más difíciles lleva su tiempo. Comprender el significado de lo que sientes, por qué lo sientes y qué señal está siendo para ti, lleva su tiempo. A veces, puede ser que necesites unas horas, o puedes necesitar días o semanas. Por eso es tan importante que seas más egoísta de forma saludable con aquello que te preocupa. Lo repetiré muchas veces en mis artículos. Las emociones más complejas esconden un pozo de sabiduría para tu bienestar mental y emocional. Sin embargo, para que este aprendizaje ocurra necesitas tiempo. Protege ese tiempo para pensar lo que sientes y sentir lo que piensas. 

Será difícil superar un reto personal o profesional, si no delimitas tiempo para ocuparte de ti a nivel mental y emocional. Mucho más difícil será comprender a los demás y ayudar a otros, sino te es fácil elegir el estado emocional con el que quieres abordar determinadas situaciones o relaciones personales.  La inteligencia emocional de la que tanto hablamos requiere tiempo, protagonismo y cuidados. 

Conclusión

Conversa hoy mismo contigo durante un rato.
Busca ser más egoísta de una manera saludable.
Comprende y respeta el egoísmo saludable de los demás.

Y si te apetece y puede ayudarte...