12 razones por las que mereces desconectar

¿Cuántas razones necesitas para desconectar?. Hoy te planteo 12. Seguro, y ojalá, que no necesites muchas. Quizá solo necesites una, y también es posible que se te ocurran muchas razones para darte el permiso para desconectar. Sea como sea, permítetelo. 

Y por otro lado, para mí lo más importante, es que te llevaras este permiso, más allá del momento de “vacaciones oficiales”. Ojalá que pongas el descanso en tus prioridades vitales, para no sobrecargarte tanto. Para vivir y no tanto, sobrevivir. Recuerda el descanso es necesario para:

  • Premiarte
  • Parar y dejar la inercia
  • Restaurar
  • Retomar relaciones
  • Conectar contigo mismo
  • Hacer la “digestión emocional”
  • Recordar que todo pasa, incluso los momentos buenos
  • Reconocer desde la calma tus logros
  • Dejar que tus emociones te guíen
  • Cerrar etapas
  • Practicar la atención plena
  • Agradecerte quién eres

¡Espero que puedas conseguirlo!

12 razones por las que mereces desconectar

Te mereces un periodo de descanso

Cuidarte en vacaciones es esencial

Si empezaste ya tus vacaciones. ¡Mi mejores deseos para ti! Si estás muy cerca de disfrutarlas, ¡mucho ánimo!. En cualquier caso, ¡disfruta mucho!. 

¿De qué quieres desconectar estos días?
¿Con qué o quien quieres conectar estos días?
¿Qué necesitas restaurar?

Puede interesarte...

Antes de tus propósitos para este año

Bienvenidos a este 2024. Mis mejores deseos para ti 😉. Inundados en estas fechas por la urgencia de hacer nuevos propósitos, ¿te sientes así?. Me he quedado pensando…, que, igual antes de hacer nuevos propósitos para este año, estaría bien una pequeña/gran tarea. Y es revisar apreciativamente a dónde has llegado con las habilidades que […] Seguir leyendo

Formas en las que refuerzas la manipulación

La manipulación se muestra en, prácticamente, todos los ámbitos de nuestra vida. Puede ser en las relaciones familiares, laborales, y sociales. Me lo encuentro muy a menudo en las sesiones de coaching. El cliente viene apuntando que no tiene autoestima o habilidades sociales, sintiéndose ansios@ y desanimad@ con las situaciones que vive.  No soy muy […] Seguir leyendo

Quizá tu problema no es la desmotivación

“No tengo ganas de hacer nada, no me apetece implicarme como lo hacía antes”. La desmotivación suele verbalizarse conectada a la parálisis de los comportamientos habituales de la persona. Así se suele dejar de hacer lo que antes se hacía, tanto a nivel social, familiar, laboral o personal.  Es una expresión bastante común que me […] Seguir leyendo