Cada vez es más frecuente que profesionales técnicos y líderes, asuman un rol de formador interno en la empresa, para potenciar a otros profesionales, para garantizar el desarrollo del equipo y en definitiva, para que seamos un entorno organizacional en aprendizaje continuo.

En la mayoría de las ocasiones he comprobado que la formación interna parte de un enfoque tradicional basado en que «el que más sabe» es el que enseña a otros que escuchan con más o menos atención. Puede parecer lógico pero se nos olvida, a veces, que «enseñar es aprender dos veces» (Joseph Joubert)y que los profesionales que tan responsablemente asumen este nuevo rol de formador, pueden necesitar alguna ayuda didáctica para que realmente sus esfuerzos docentes tengan buenos resultados. Necesitan aprender cómo se aprende. Son casos como líderes que forman a sus equipos, supervisores de producción que forman a su equipo, profesionales técnicos que forman a otro departamento…

Necesitamos primero de todo, ajustar el enfoque didáctico bajo el cual planteamos esas sesiones de formación y tener en cuenta que:

formador

Como veis, el nuevo enfoque parte más de un objetivo de cómo organizo mi acción docente para que el receptor sea protagonista de su aprendizaje, que del objetivo de «me lo tengo que saber mucho y al escucharme aprenderán».

Además el aprendizaje adulto tiene una serie de características especiales.

Los adultos en formación:
  • Poseen una gran experiencia profesional
  • Suelen tener falta de hábito en tareas de comprensión y memorización
  • Son protagonistas de su desarrollo personal, familiar y social y quieren seguir siéndolo en cualquier situación
  • Tienen obligaciones laborales y familiares, con lo que un aprendizaje costoso y largo no lo asumirán
  • Tienen en su cabeza diversas preocupaciones familiares y laborales, con lo que la atención sostenida en el tiempo es difícil de conseguir
  • En ocasiones pueden mostrar autoestima poco estable, personal y/o profesional
  • Son difícilmente motivables si no sienten que necesitan aprender
  • Desean un aprendizaje útil
Así que solo aprenderán si:
  • Existe autopercepción de aprendizaje
  • Si ven y pueden buscar aplicabilidad
  • Se fomenta su protagonismo
  • Se fomenta el dinamismo
  • Se fijan objetivos retadores y concretos
  • Se aprenden estrategias que puedan extrapolar
Recuerda que aprendemos:
5% de lo escuchado
10% de lo leído
20% de lo demostrado
50% grupos de discusión
70% aprendizaje vivencial
80% enseñar a otros

Los formadores internos necesitan en su preparación de las sesiones de formación, tener en cuenta las características y demandas del aprendizaje adulto. Cómo primer paso una buena preparación pensando en ellos será clave para la adaptación del formador a sus alumnos, compañeros de trabajo.

¿Y tú, realizas acciones de formación en tu empresa?
¿Cuál está siendo tu enfoque?
¿Adaptas tu manera de formar a las necesidades del aprendizaje adulto?

ejercicios

¿Quieres una breve guía para pensar cómo adaptarte a tus alumnos y anotar tus ideas? Encontrarás 8 pasos ordenados para adaptarte a tus alumnos ¡Compártelo en la red social que prefieras, con el botón «PAY WITH A TWEET»  y descarga el contenido gratuitamente y de inmediato!

Y si quieres una sesión gratuita para ayudarte, puedes reservarla y proponer fecha y hora.