En esta sesión encontrarás reflexiones prácticas sobre:

  • Tus llamadas de atención
  • Síntomas de sufrimiento gratuito
  • Trampas psicológicas que bloquean tu felicidad
  • Positividad y manejo de emociones negativas
  • Personas que avanzan

Bienvenido a las 4 sesiones de coaching que tengo preparadas para ti.

Indicaciones para aprovechar al máximo las sesiones de coaching:

  1. Este proceso consta de 4 sesiones para optimizar tu desarrollo personal y potenciar tus recursos personales.
  2. En cada sesión tendrás varias lecturas y además varios ejercicios de reflexión.
  3. Ejercicios de reflexión personal. Al final de cada lectura tendrás cuestiones para reflexionar como si estuvieras en una sesión presencial.
  4. Consultas personalizadas.  Al final de cada sesión tendrás un cuestionario de conclusiones. Puedes trabajarlo para ti o enviármelo. Te responderé con mucho gusto para que puedas seguir con tus avances,  siempre y cuando, indiques sobre tus conclusiones, concretamente tu consulta con respecto a esa sesión. Para que sea útil este proceso de 4 sesiones, tú debes haber trabajado previamente. Si tu te implicas yo me implico. Los envíos de las reflexiones en las que no conste una consulta concreta no se responderán.
  5. Además, durante todo el proceso, dispondrás gratuitamente de una sesión de coaching on line o presencial (Sólo Valencia), que puedes utilizar durante o al final del proceso.

Sesión 1. Detecta y evalúa. Empieza tu sesión:

Tus llamadas de atención.

llamadas

Te estás llamando.  A veces no te das cuenta pero te estás llamando.

Consulta tus avisos, verás que tienes varias llamadas sin atender.

Te has avisado en forma de estrés, de cansancio, de malestar, de carencia de sonrisas, y de falta de acciones coherentes con lo que realmente quieres.

Posiblemente pienses que puedes atenderlas más tarde, pero no es así. Ya llevas bastantes avisos y no les estás haciendo caso.

Puede ocurrir también, que pienses que las llamadas no son para ti, que las tiene que atender otro y que no dependen de ti, lo siento pero tampoco es así. Estas son unas llamadas personales e intransferibles. Sólo las puedes resolver tú.

Frecuentemente pensarás que puedes vivir con estas llamadas de atención pendientes, que realmente no influyen en tu vida diaria, ni en tu desempeño, ni en las relaciones que tienes en tu entorno personal, laboral, familiar o social. Pero amigo/a, todos tenemos un límite. Todos tenemos un límite de resistencia. Si te acercas a él, las llamadas se convertirán en necesidades urgentes.

¿Realmente quieres atender tus propias llamadas con tanto desgaste emocional?

¡¡Tengo una buena noticia!!. Las llamadas vienen del mejor apoyo que tienes. Vienen de ti.

Tu cuerpo y tu mente que son más sabios de lo que te imaginas, te quieren ayudar, te quieren cuidar. Y tan sólo tienes que escucharles de vez en cuando y actuar al respecto.

Son tan incansables y creen tanto en ti, que periódicamente te irán avisando de cómo estas. Tienen un “servicio al cliente” excepcional. Detectan cualquier insatisfacción, por pequeña que sea. Y además tienen el mejor de los recursos, a ti.

Esa persona que dispone de una vida, una experiencia y unas fortalezas diferentes al resto. Dispone de unos recursos inimaginables llenos de fuerza y de capacidad de solución.

¿Pero… sabes? La fuerza y eficiencia de este recurso depende de que haya una colaboración y relación estrecha entre tu “servicio al cliente” (tus llamadas de atención) y tú.

¿Quieres colaborar contigo?

Para que este ejercicio te sea realmente útil, es importante que le dediques un tiempo y lugar en el que tengas tranquilidad. Un momento en que la sinceridad y el detalle de lo que escribas sean lo importante.

Si respondes de manera general sacarás conclusiones más pobres y te dificultará tu paso a la acción.

SESIÓN 1 REF 1

10 Síntomas de sufrimiento gratuito.

Profundicemos un poco más. Para resolver las emociones negativas que solemos tener en alguno de los ámbitos de nuestra vida, antes de todo, es importante tener claro, que hemos de tomar una decisión con protagonismo. No se resolverán solas. No las resolverá nadie.

Por eso en este apartado, te indico los síntomas que normalmente tienen las personas que ya están llegando a un nivel en el que o cambian y resuelven, o el desgaste emocional generado y sostenido tanto tiempo les pasará factura.

Revisa estos síntomas y apúntate cuáles estás sintiendo:

sufrimiento gratuito

Tus propias trampas psicológicas bloquean tu felicidad.

coaching personalEn toda discrepancia emocional están presentes determinadas trampas psicológicas. Estas trampas personales y subjetivas, totalmente, impiden a las personas alcanzar o mantener su equilibrio personal o profesional, así como sus objetivos.

He aquí algunas de ellas:

  •  No me creo nada de las palabras bonitas que me dicen, no estoy consiguiendo resultados, con lo que no soy bueno o el mercado está imposible. No hay nada que hacer

Es frecuente en estado de ánimo bajos y prolongados que alguien se pueda sentir así. El entorno nos afecta y la forma en cómo evaluamos nuestro valor también. Pero cuidado, hay veces que ponemos un termómetro tan preciso para evaluarnos, que polarizamos totalmente nuestras interpretaciones. Parece que si no tenemos ese resultado concreto que tanto ansiamos no somos nada.  Esta polarización y estas “gafas” con las que nos miramos nos están haciendo perder “visión” de nosotros mismos y de nuestra realidad.

En este caso puedes o no creerte un feedback positivo sobre tu persona o perfil profesional (doy por supuesto que un buen feedback vendrá de personas que no nos dicen palabras fáciles y sin fondo). El problema es que ¡no lo aprovechas! Si no estamos consiguiendo los resultados que queremos, puede ser que:

–  Al no creer en nosotros hayamos dejado dormidas nuestras fortalezas y no las estemos poniendo en marcha realmente.

– Puede ser que nuestros resultados haya que redefinirlos, porque en muchas ocasiones, sobre todo en lo que se refiere al mercado laboral, estamos esperando un resultado concreto que en el actual mercado es difícil que se de, por ejemplo del tipo: “quiero que una empresa me contrate con este sueldo y ya casi por tiempo ilimitado, no quiero cambiar más”. Si, es posible que pueda ocurrir pero no sé si es probable en ya muchos sectores, con lo que ¿y si nos redefinimos?

Ir contracorriente es creativo y genial pero ir en contra de la realidad, ¿lo es?.

  • Lo que yo pienso deber ser así porque así, lo he creído durante toda mi vida, y es lo que me ha ayudado a llegar donde estoy.

Nadie dice que no hayan sido valiosos y exitosos los valores y comportamientos que hasta el momento actual hayamos puesto en marcha. Ahora bien, son numerosos los casos en los que esta creencia tiene un límite en nuestra trayectoria vital. Bien porque no funciona, bien porque no se valora ya en nuestro entorno, bien porque no nos hacen sentir bien las consecuencias que hemos asumido de tener esa máxima en nuestras vidas.

Has llegado hasta aquí hoy pero ¿te servirán los mismo recursos para llegar donde quieres mañana?

  • Manejar cómo me siento es muy difícil teniendo en cuenta lo que los otros me hacen a mí. Yo soy así y me siento así, no lo puedo evitar

Esta parece ser la eterna pugna personal que tenemos con nosotros mismos tanto en ámbitos personales, sociales o laborales. Los demás me hacen esto y esto otro pues ¿cómo me voy a sentir? Además suele ser fuente de conflictos de todo tipo generando un subidón de las emociones negativas que se retroalimentan así mismas, confirmándonos cosas como ¿ves lo que me están haciendo? ¿cómo no me voy a sentir así?

¿Realmente te sientes así porque eres así o porque esto te ayuda a evitar otras cosas? ¿Manejas tus emociones negativas o las alimentas?

  • Es tarde para mi, tengo 40/50 y tantos y no puedo competir con los jóvenes.

¿Qué es tarde? ¿Qué es pronto? ¿Realmente me lo puedes decir?

Será tarde cuando tú hayas tirado la toalla, cuando tú hayas renunciado a tus sueños, cuando tú hayas renunciado a ti mismo/a. El tiempo no lo indica una fecha en el calendario y nuestro carnet de identidad. Ahora bien, si te vas a comparar con los demás, y te vas a comparar con otras personas que no son comparables a ti, la respuesta será siempre la misma: “no puedo, no soy mejor”.

¿Quieres seguir comparándote? No se trata de ser mejor o peor que otros, se trata de ser diferente.

  • Si me he implicado en varios proyectos/trabajos y después de unos años no estoy satisfecho, es que me he equivocado y me sigo equivocando.

Equivocarse, ¡que riesgo de palabra!. ¡Pero también que oportunidad para aprender! A lo mejor a lo largo del tiempo has cambiado, a lo mejor a lo largo del tiempo tu alrededor ha cambiado. A lo mejor ver el pasado como una equivocación no te ayuda, porque compararnos a nosotros mismos con lo que éramos hace quince años, genera disonancia y ¡menos mal que la genera! Esa disonancia es nuestro indicador para ver que hemos evolucionado.

Así que, realmente ¿te equivocaste o has cambiado y no te das cuenta?

  • Lo he hecho todo “bien” me he responsabilizado de mi familia, de mis hijos, de mi trabajo, de mi….. y nada me sale bien.

Responsabilidad, ese concepto que nos puede hacer sentir muy satisfechos o muy saturados. De la responsabilidad sana a la responsabilidad insana hay un paso muy pequeño. Y de ahí, al control para tranquilizar nuestro bienestar y nuestras inseguridades hay otro paso pequeño y resbaladizo.

Si el grado e implicación de nuestra responsabilidad nos muestra indicadores que no nos hacen sentir bien, a lo mejor estamos haciendo que todo pase por nosotros, que todas las soluciones dependan de nosotros, que todo el bienestar de las personas más cercanas pasen por nosotros y esto es insostenible en el tiempo. Y además genera dependencias en todas las direcciones, con lo que los resultados al final no se corresponden con lo que queríamos.

 ¿Tu responsabilidad es sana?

  • No puedo más. He hecho lo imposible por agradar a todos y siguen exigiéndome. Nunca es suficiente lo que hago.

Agradar constantemente a otros hace que nos perdamos en el camino, y además, acostumbramos a los demás a una incesante lista de requerimientos que hay que cumplir, y que cada vez, esta lista es más y más larga. Por otro lado, esta búsqueda infinita de cumplimiento con el agrado de los demás hace que lleguemos a un estado de agotamiento emocional que efectivamente nos hace expresar “no puedo mas”.

Claro que estamos agotados, ¿y tú? ¿dónde estás tú?

  • Si lucho y lucho muy fuerte, cuando lo consiga todo estaré tranquilo/a.

Luchar es elogiable, admirable, todo lo que queramos, nos permite superarnos y afirmar nuestra valía. Ahora bien, cuando no podemos sentirnos, ni vivirnos, ni disfrutar en esa lucha, entramos en una espiral que nunca acaba. Esta espiral nos hace mirar el final, como la meta de nuestras satisfacciones, alegrías y equilibrios internos. La realidad es que no hay una situación ideal que llegue y todo esté controlado y bajo unas condiciones determinadas. Si esperamos a que cambiemos/encontremos trabajo, los hijos se hagan mayores, el mercado mejore, etc…. ¡se nos va a pasar la vida!

¿Quieres perdertela? Cuidado con la eterna promesa que te haces a ti mismo/a.

He aquí algunas de las trampas psicológicas con las que las personas conviven en el día a día. Detectadas en los proceso de coaching personal, y con un arduo trabajo interno, no lo vamos a negar, las personas salen de estos auto boicoteos que sin darnos cuenta se asumen. Detectarlos es la primera fase, y la segunda, darse cuenta de que están limitando nuestra realidad y nuestras posibilidades.

Todos estos casos tienen en común una sola cosa para poder superarlos y salir de esas auto trampas:

¿Quieres salir de tu trampa o estás cómodo en ella?

SESIÓN 1 REF 2

 

Positividad, sí. También, manejo de emociones negativas.

coaching formaciónLa actitud positiva es clave para superarnos, afrontar cambios y para aprender a priorizar nuestra felicidad y equilibrio personal.

Ahora bien, el manejo de las emociones negativas, también es una tarea pendiente, que en ocasiones puede dejarse de lado consciente e inconscientemente. Este hecho multiplica a medio o largo plazo las crisis personales o profesionales, las interacciones negativas en ámbitos personales, sociales o profesionales, y como siempre que se nos olvida “trabajar” nuestro interior, la factura emocional es alta.

Tanto en casos de crecimiento personal como profesional, detecto casos en los que se ponen en marcha una serie de  “técnicas poco productivas” a largo plazo para aparentemente sobrellevar, que no manejar y afrontar, nuestras emociones negativas. Son casos como:

Reaccionar con comportamientos y verbalizaciones agresivas cuando alguien me “molesta” en un equipo o en una reunión. Comportamiento que poco a poco se generaliza a cualquier tipo de contexto e interacción. De esta forma, muy probablemente la persona tenga que aumentar cada vez más estas acciones para superar la situación creando una sensación de que “todo el mundo está contra mi”. Este comportamiento también convierte a la persona en el punto de mira de todos, y con un protagonismo mayor que la situación inicialmente que causaba desagrado.

Hacer como que la situación o la persona no me importa, desvalorizarla, entrar en estado de “anestesia emocional”,  son algunas de las reacciones que vemos en las interacciones personales y de equipos. Este comportamiento genera una “falsa realidad” en la que la persona deja de tener uno de sus pilares personales sin las estructuras adecuadas. Genera a medio o largo plazo, insatisfacción, desánimo,  indefensión aprendida y un compromiso cada vez menor con sus prioridades y responsabilidades vitales o profesionales, que hace tambalear su equilibrio personal.

Evitar al mínimo o totalmente hablar o reunirme con determinada persona o estar presente si quiera en determinada situación personal o profesional, es el ejemplo claro de otro caso en el que no se están manejando adecuadamente las emociones negativas. Este comportamiento elimina cualquier posibilidad de superación del conflicto o de la situación, que nos causa estrés emocional, y acaba por generalizarse y ampliarse, a cualquier situación o persona que identifiquemos con características similares a la original. Podemos dejar de participar en cada vez más actividades que nos limitan nuestra experiencia vital o profesional.

Estos casos responden a las siguientes técnicas:

Confrontamiento: intentos de solucionar directamente la situación mediante acciones directas, agresivas, o potencialmente arriesgadas.

Distanciamiento: intentos de apartarse del problema, no pensar en él, o evitar que le afecte a uno.

Huida-evitación: intentos de centrarse en cualquier otra actividad o situación que no se asocie o sea la que causa malestar.

Realmente, la inteligencia emocional nos proporciona un enfoque mucho más constructivo, que se basa en responsabilizarse de nuestras emociones negativas, tanto en la aceptación y reconocimiento de las mismas, cómo en las acciones que vamos a implementar para resolverlas, y conseguir nuestra meta emocional en la situación que nos estaba desagradando con intensidad.

Mantener en general una actitud positiva en la vida y en todos nuestros contextos vitales, es clave y necesario para saber aprovechar y potenciar lo mejora de cada uno y de cada situación. Esto nos impulsa a crear nuevas posibilidades y nuevas experiencias. Tan importante como esta última visión es alimentar nuestros recursos personales, de forma que da igual la situación que tengamos que afrontar, hemos desarrollado hábitos para manejar inteligentemente nuestras emociones. Para ello, necesitamos primero:

– Reconocer la emoción negativa.

– Plantearme cómo me gustaría sentirme en esa situación.

– Identificar cual es el motivo de mi sentimiento.

– Revisar o desarrollar nuevas acciones internas para resolver la emoción que quiero cambiar.

Parecen pasos lógicos, pero no por su claridad son menos complejos (para cada uno). Requieren de un esfuerzo personal por asimilar, “masticar” como digo en ocasiones, estos cuatro aspectos. Por mi experiencia profesional, compruebo que no se suele tener estos hábitos tan desarrollados como pensamos, porque suelen requerir de esfuerzo, decisión y voluntad. Suele ser mas fácil sobrellevar las inquietudes negativas, poniendo en marcha alguna de las tres técnicas indicadas al principio. Y cuanto más las mantenemos en el tiempo, más difíciles son luego de resolverlas de una forma más válida y constructiva. Se puede pero se sufre más.

Es tremendamente constructivo evitar pensar que lo tenemos todo claro, que nos conocemos mucho y que “somos así”, para aprender cada día a lidiar con nuestras emociones y recursos personales.

SESIÓN REF 3

 

Estas personas avanzan.

estas personas avanzan

Cuestionario de Conclusiones. Recuerda puedes enviármelo con tus respuestas, y siempre, con alguna consulta concreta que quieras realizar.

Conclusión de la sesión

  • Introduce un valor entre 1 y 4.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

 Aquí termina la sesión. Espero que la hayas aprovechado. Ahora puedes ir a la siguiente.

Volver a recursos