Cómo aprovecharte del estrés pasa por aprender a tener un enfoque diferente hacia el estrés. Normalmente nuestras reacciones más comunes son intentar que se nos pase rápido, aguantarlo, o evitarlo.

En los tres casos, el estrés pasa una factura emocional bastante alta, pues pensamos que el estrés es una emoción muy negativa que no nos gusta tener. Y evidentemente, no es agradable ni debemos tenerla con mucha frecuencia

Ahora bien, para poder gestionarlo, funciona muy bien empezar por cambiar nuestra visión del estrés. Aprender a aprovecharnos de esa emoción incómoda, que llamamos estrés, implica al menos tres pasos esenciales que nos pueden ayudar. Veamos cuales son:

¿Cómo aprovecharte del estrés? 3 pasos

cómo aprovecharte del estrés

¿Y tú te aprovechas del estrés?