Estamos atrapados en “nuestra rutina de no talento” cuando sin darnos cuenta pensamos que ¡oye, estoy haciendo muchas cosas!.

Luego, te paras un minuto y alguien te hace ver que todo lo que estás haciendo te aleja de verdad de tus objetivos verdaderos, de lo que te hace feliz, de lo que te hace sentir vivo.

Me encuentro con algunas personas en proceso de coaching, que tienen en común, algo así como un cansancio y sensación de agotamiento acompañado de “algo no funciona”, pero con la sención contradictoria de “estoy implicándome en muchas cosas, estoy activo/a, yo hago cosas, no me quedo esperando a ver que pasa”. Suelen ser casos como:

Líderes que se pasan el día apagando los incendios que sus colaboradores sufren, y aprenden que su valía es grande porque ¡fíjate a cúantas situaciones doy respuesta! ¡qué harían sin mí!.

Profesionales que se implican, ayudan, están para todo el mundo, son hiperactivos, pero esa energía se olvidan de invertirla también en sí mismos para hacer crecer su talento.

Gerentes, que tiene “todo controlado” con tanto esmero y concentración en su control, que no se dan cuenta que no llegan a todo y que se asfixian por el camino y asfixian a los que están a su alrededor.

Personas que no saben o temen decir “NO” porque tradicionalmente aprendimos que somos mejores personas, amigos, hermanos, hijos, jefes que tenemos que estar ahí siempre y en todas las ocasiones

Jóvenes en busca de sus primeras oportunidades laborales, que se han acostumbrado a llevar su “día a día” de manera que al menos no se depriman con “la que está cayendo” y llenan su tiempo con actividades que no van a tener la repercusión que realmente quieren. Y se quedan esperando…

Profesionales que saben/sienten que pueden hacer algo mejor, y justifican que no tienen tiempo para invertir en formación, superación o en proyectos con más sinergia.

En realidad todos estos casos, te indican en sus conversaciones que “ODIAN LA RUTINA” y quieren conseguir más. ¡Muy bien!, es genial pero

¿y si te estuvieras creando tu propia rutina?

¿estás creando tu propio muro?

muro

Realmente, estás creando tu propia “rutina de no talento” y manteniéndote en un estado constante que se mueve desde una  “incompetencia inconsciente” a una “incompetencia consciente”:

incomptcia

Muchas de las actividades en las que estamos inmersos, son compromisos que aceptamos por inercia y casi sin darnos cuenta, con lo que es fácil entrar consecuentemente en el “CIRCULO 99”, ese en el que buscamos hacer más, controlar más, ayudar más, ser más…

A lo mejor sólo se trata, de ver si me he creado una rutina propia, y un círculo del que no salgo y no me satisface. A lo mejor se trata de tomar decisiones sobre lo que soy, lo que puedo aportar y lo que de verdad me hace sentir bien. A lo mejor se trata de demostrarme que de verdad no me gusta la rutina, esa que no me lleva donde quiero y tampoco disfruto, porque estoy atrapado en mi propia inercia.

[av_video src=’http://www.youtube.com/watch?v=r9brXWjMG5E’ format=’16-9′ width=’16’ height=’9′]

 

¿estás dispuesto a seguir en tu círculo 99?

¿has creado tu propia rutina de no talento?

P.D. dedicado a … ellos/as lo saben 😉