He escuchado este tipo de frase tan a menudo en los últimos meses, que no puedo evitar dedicarle una entrada de mi blog 🙂 con todo cariño y complicidad.

Esta expresión «necesito que me recargues las pilas» o su versión más divertida 🙂  (ruego sepáis disculpar el lenguaje) «necesito que me des una patada en el culo», son con frecuencia las claves que algunos participantes de coaching me han comunicado ya sea al empezar el proceso o durante el mismo.

kick

Todo sea dicho, en cada uno de ellos, lo hemos conseguido / lo estamos consiguiendo 😉

Hace unas semanas comentamos a mi modo de ver algunos de los motivos por los cuales el coaching es clave y tiene su impacto:

Ahora bien ¿me explicas algunas de las razones por las que el coaching funciona (individual o equipo)?

-facilita un contexto diseñado y organizado para reflexionar y “ver lo que no ves/veis”

– tienes a alguien externo a tu entorno que está a tu lado, no “pegado a ti” ni “en frente de ti” y que caminando contigo quiere que en un breve periodo de tiempo camines/caminéis solo en los objetivos planteados. Tu autonomía es su prioridad

– dispones/disponéis de un profesional especializado en comportamiento humano y de equipos (por supuesto, conocedor y experimentado en el mundo empresarial), que desde su experiencia y conocimientos, te/os facilita llegar donde quieres tú o el equipo, porque sabe como ayudar a afrontar tus obstáculos, conflictos o barreras

se adapta a tu/vuestra velocidad de aprendizaje y cambio, pero es firme en la continuidad y en tu/vuestra implicación

– se genera un clima de confianza y cercanía, en el que: “no pasa nada” “aquí puedes expresar, probar y trabajar para experimentar y optimizar tu cambio”; no hay juicios, solo aceptación e implicación de su parte

Incluso expresiones que mostraban las sensaciones de los participantes con respecto a su progreso:

Es enriquecedor y satisfactorio como determinadas expresiones de los clientes que pasan por un proceso de coaching te indican que van por el buen camino:

– “vale, ahora he recuperado la chispa, mi motor está activo”

– ¡vaya, esto no me lo había planteado nunca!

– ¡ahora me entiendo!

– ¡ahora se por donde quiero ir, y lo que quiero hacer!

– ¡vaya, las actitudes del equipo han cambiado!

– ¡estas preguntas son duras, pero muy útiles!

– ¡ahora todo el equipo está viendo el mismo enfoque!

– ¡parecía difícil llegar a acciones tan concretas que cambiaran los resultados que estaba teniendo!

Así pues, volvamos a la clave «necesito que me des una patada en…». Un buen proceso de coaching debe provocar con respecto al participante o participantes (si son un equipo):

energía y movimiento

– capacidad para autocuestionarse positivamente

– capacidad para verse a uno mismo desde otro prisma

– capacidad para «descubrirse»

automotivación

– inquietud positiva (es esa sensación que me incomoda positivamente y me mueve al cambio)

consciencia de lo que estas haciendo actualmente y lo que te falta por hacer para conseguir lo que te planteas

patrones internos que mantengan progresivamente sus «pilas cargadas»

cierta urgencia positiva para «recargarse» y salir de la inercia

activación de recursos personales dormidos y nuevos recursos personales a desarrollar

– toma de decisiones

– y como siempre, no me cansaré de decirlo, autonomía

Y PROVOCAR con respeto y con conocimiento del participante, es lo que debe hacer un coach. No sirven frases estereotipadas ni refranes hechos (eso podemos encontrarlo en muchos sitios). Mediante metodología del comportamiento individual y de equipo, se trata de, justo lo que tan expresivamente piden los clientes, «recargar pilas» y orientar esa energía a cada uno desde sí mismo, vitaminarse. Orientarla hacia su equilibrio, sus metas, su bienestar, su satisfacción propia,  su confianza, su potencial, su responsabilidad hacia sí mismo, su derecho a parar, reflexionar con un tercero y poner en marcha planes de acción que nos acerquen y nos permitan disfrutar del camino que queremos. Pues de lo que se trata es de disfrutar nuestro camino.

Veo demasiadas personas que se están perdiendo en su limbo particular y merecen tener todo el apoyo para salir de su propia inercia.

 

hombres grises¿y tú estás haciendo algo para encontrar tu camino con tus mejores recursos para disfrutarlo?

😉