Trabajar sobre tus valores personales, y por qué no, sobre los valores profesionales, es un buen ejercicio siempre. ¿Qué nos permiten los valores?. Los valores son directrices, caminos, prioridades, aspectos a los que no quieres renunciar en tu vida. Sobre todo porque te hacen feliz. 

Los valores ayudan a tener unos criterios y prioridades con los que actuar en el día a día. Te permiten tomar decisiones, saber con tranquilidad a qué quieres decir NO, y a qué quieres decir SÍ. Cuanta más coherencia existe entre tus actuaciones diarias y tus propios valores, más satisfacción personal. Más paz y tranquilidad. 

Actuar según tus propios valores influirá además en tu propia autoestima, ya que te permitirá elegir con tranquilidad entre un amplio abanico de decisiones. Es la tranquilidad de que lo que haces, lo haces en base a lo que tú quieres y valoras. Es decir, no actúas según las prioridades de otras personas. 

Ejercicio para trabajar sobre tus valores personales

En este video te propongo que te tomes un rato tranquilo. Seguramente sólo lo aprovecharás, si tienes cerca de ti algo con lo que tomar notas. Puede que leas esto por encima en unos minutos. Igual te deja pensando un ratito. Pero de verdad, tómate tu tiempo. Escribe las respuestas a las preguntas planteadas. Te mereces regalarte unos minutos para analizar estos planteamientos con calma. Regálate un ratito para descubrirte. Sobre lo que quieres, sobre lo que te hace vibrar. En definitiva, sobre tu vida y cómo quieres continuarla. Que no se te escape. Profundiza, escribe sin «peros». Simplemente déjate llevar por el ejercicio.

Vamos a empezar y a descubrir cómo clarificar tus valores. 

Analiza tu reflexión sobre los valores y prioridades en tu vida

Bien, ahora que has hecho tu reflexión sobre:

  • Tus mejores momentos
  • Las habilidades que pusiste en marcha
  • Los elementos comunes que tienen esas situaciones
  • Aquello que realmente te llena como persona
  • Las personas que son importantes en tu vida

Seguramente podrás diferenciar 4-6-8 valores y prioridades importantes para ti. Si te salen muchas más, mira a ver si algunas están relacionadas y puedes agruparlas.

Ahora, o cuando puedas, haz la siguiente reflexión. Extrae esos valores o prioridades importantes para ti y haz la siguiente reflexión sobre cuánt@:

  • Tiempo dedicas en tu vida a estas prioridades
  • Energía te permites ponerle
  • Compromiso le pones a lo más importante para ti

Prueba a poner porcentajes y mira como distribuyes estas tres variables en cada prioridad

¿Qué resultado te sale?. ¿Estás dedicando el tiempo, energía y compromiso que te gustaría en este momento a tus prioridades?

Qué necesitas dejar de hacer, empezar o seguir haciendo para tener equilibrio personal

En caso de que detectes que no estás muy a gusto con el resultado, empieza con tu plan. Te propongo nuevas cuestiones para iniciar tu plan de cambio:

  • ¿Qué necesitarías dejar de hacer? STOP
  • Sigue con, ¿qué necesitarías empezar a hacer? START
  • Después, ¿qué necesitarías seguir haciendo o incluso aumentar? CONTINUE

Sé consciente a partir de ahora y no te apartes más de lo que es importante para ti. Cada persona tiene derecho a sus prioridades, y a elegir lo que le hace feliz. Deja de seguir las expectativas y las prioridades de los demás en vez de las tuyas.

Si hay algún valor de otras personas que te inspira y te proporciona satisfacción personal, llévatelo contigo. En caso de que no, despréndete de lo que no es clave para ti. La vida de los demás la viven otros, no tú. Sólo tú sabes cuánta satisfacción personal tienes al final del día. Exclusivamente tú, sabes cómo te sientes cuando tienes unos minutos para descansar y escanear tus emociones y tu satisfacción personal. 

Espero que puedas serte fiel a ti mismo. 😉

Conclusión

¿Cuánto estás invirtiendo en lo que realmente es importante para ti?
¿De qué te puedes sentir orgulloso?
¿Cuáles serían los próximos pasos que te ayudarían a acercarte más a tus prioridades?

Y si te apetece y puede ayudarte...