Todo es más difícil sino reflexionas. ¿Te has parado a pensarlo? 😉

Sí, es necesario parar para pensar. Uno de los mayores objetivos que busco tanto en formación como en sesiones de coaching, es ayudar a que las personas aumenten la frecuencia y calidad de sus reflexiones. Necesitas incorporar como hábito la reflexión para potenciar:

  • El nivel de consciencia sobre tus pensamientos emociones y acciones
  • La valoración de lo que es realmente importante para ti
  • Comprender por qué te sientes como te estás sintiendo
  • Qué motivos tienes para pensar, sentir, hacer lo que haces o no hacerlo
  • Reducir el nivel de reactividad mental, emocional y conductual
  • Tomar decisiones con mayor seguridad y satisfacción personal
  • Aumentar la responsabilidad proactiva para sentirte mejor
  • Darte perspectiva
  • Elegir como responder a situaciones en vez de solo reaccionar
  • Aprender de ti mismo personal y profesionalmente
  • Potenciar tu nivel de profesionalidad
  • Aumentar la sensación de dominio de tu vida
  • Incrementar tu felicidad y descubrirte
  • Retarte
  • Vivir más plenamente y de forma más satisfactoria tus vivencias

Es mi pequeño propósito que cada vez que te pares a leer alguno de mis artículos, puedas reflexionar contigo mismo. Y si lo conviertes d

En general se dedica poco tiempo a la capacidad de reflexión

Las prisas, la inmediatez de las redes sociales, las demandas urgentes de los clientes, los imprevistos, las prisas en las gestiones y horarios familiares… Parece que todo está genialmente preparado para que ¡corras!. Y ¡uf!, ¿cuál es el resultado?. Sé sincero, ¿por qué te cuesta tanto volver después del fin de semana o de las vacaciones?.  O por qué te estresas solo de pensar lo que tienes en los próximos días o semanas?. Porque de repente pasa por tu cabeza a toda velocidad una película en la que te ves corriendo y haciendo multitarea. No has empezado y ya te has estresado. ¿Y si prepararas una película en la que te vieras a ti mismo disfrutando frecuentemente de ratos de descanso y de reflexión?. Incorpóralos. Pruébalo. Si no lo haces tú, no lo hará nadie por ti. 

Evita llenar tus días de mil actividades que cubren todas las horas desde que te levantas hasta que te acuestas. Y así, un día, otra semana, otro mes…

Dime ¿tienes la sensación de haber vivido y disfrutado?, o por el contrario, ¿tienes la sensación de sólo estar cumpliendo con lo que tienes que hacer?. Sé que esto último es importante. Ahora bien, ¿qué coste ha tenido vivir de esa forma los últimos meses, años?. 

Sé sincero contigo mismo para potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

En serio,  y con sinceridad, ahora que no nos oye nadie, Dime, ¿Cómo estás?. ¿Cómo te encuentras?. Y ¿Cómo te sientes?. ¿Cómo te sientes al imaginar tu vida en los próximos meses?

Es importante, mucho, que te dediques tiempo. Reflexiona, conversa contigo mismo. Incluso, sino te gusta mucho lo que tienes en mente o sientes. Eso es una gran señal, de que necesitas hacerlo aún más. Atrévete, eres, como dicen la persona con la que más tiempo vas a pasar en tu vida. 

Incluso si lo necesitas, háblate en voz alta. Habrás visto personas que lo hacen. Y para nada tienen un problema, todo lo contrario. Es un hábito sanísimo. Lo que te dices a ti mismo tienen un gran impacto en tu autoestima, creencias y sentido de auto-eficacia. Las investigaciones demuestran que hablarse a uno mismo o preguntarse/cuestionarse a uno mismo potencia el aprendizaje. ¡Eso sí, no  olvides también escucharte!. 

Las prisas del día a día, y la multitud de tareas que llenan tus espacios y tiempos, te impedirán hablar contigo mismo de forma que te ayude. Seguramente lo que consigas es acumular emociones y pensamientos reactivos, de los que no se toma conciencia y sobre los que es difícil resolver y conseguir aprender. 

Por qué la capacidad de reflexión te ayudará a sentirte más satisfecho y más feliz

La auto-reflexión se define como la acción de meditar o pensar sobre uno mismo, sobre como es uno mismo, cómo actúa y cuáles son sus motivos. Se trata de de dar un paso atrás, parar, y reflexionar sobre tu vida, comportamiento y creencias. 

Reflexionar tiene impacto en tu nivel de confianza y en tu nivel de desempeño, ya sea a nivel personal o profesional.  Pararse a reflexionar te va a facilitar darte cuenta de lo que necesitas cambiar, de lo que es importante en tu vida y de aquello que ya no lo es. Piensa por un momento. Cuando en tu trabajo, en un proyecto o en una gestión con el cliente, algo no va bien. ¿Qué haces?. Te sueles parar a analizar qué ha ocurrido, analizas, valoras opciones y tomas decisiones. 

¿Qué te impide realizar este mismo proceso contigo mismo, con tu vida y con tus emociones?. Cuidado no le des más importancia y recursos a tu trabajo, que a ti mismo. Para ser mejor profesional, necesitas de la reflexión. Incorpora ese mismo hábito para ser mejor persona y sentirte mejor contigo mismo. 

E incluso, no esperes tanto a que detectes el problema. Haz de la reflexión un hábito proactivo. 

Cómo aumentar la frecuencia y calidad de tu capacidad de reflexión

3 primeros pasos para potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

Es sencillo de verdad. Al menos el proceso. Y lo vas a ver muy lógico. Te lo sabes seguramente. Recuerda, requiere tiempo. Inclúyelo en tu agenda con antelación. Haz de estos pasos un hábito. Sino, no lo conseguirás. Te propongo 7 pasos:

  • PARA. Paso imprescindible. Ya hemos dicho que el devenir rápido del día a día no te dejará reflexionar mientras estás haciendo mil cosas. Solo para. No hagas nada. Siéntate. Busca un sitio tranquilo. Tómate 5-10-15… minutos. Los que necesites. Te recomiendo reservarlos en tu agenda con antelación.
  • RESPIRA Y CONECTA. Respira profundamente. Necesitas ralentizar tu pensamiento y tu cuerpo. Hay estados emocionales en los que el cerebro impide biológicamente este hábito de la reflexión. Con lo que respira. Baja las revoluciones. Conecta con la emoción que sientes a un volumen más relajado.
  • MIRA Y ANALIZA. Observa y obsérvate. Date cuenta. Mira. Toma datos internos y externos a ti. ¿Qué es lo que realmente está ocurriendo en ese momento, en esa situación que te preocupa?. O incluso al final del día, ¿qué ves de ti y de tu entorno ahora que ha pasado el día?.

4 pasos más para potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

  • ESCÚCHATE. ¿Qué piensas?. ¿Qué ideas tienes en la cabeza?. ¿Qué pensamientos vienen a tu mente?. ¿Cómo son?. ¿Qué reflejan, qué te dicen?
  • AYÚDATE DE TUS PATRONES MÁS SALUDABLES Y DE MÁS ÉXITO. El arte de aprovechar bien las reflexiones es sin duda que las reflexiones sean saludables. Frecuentemente esto puede no darse. Y aunque profundicemos en ello en otro momento. Empieza por algo sencillo. Usa estrategias mentales y patrones de pensamiento que en otros momentos te ayudaron. 
  • HAZ TU CONCLUSIÓN. Teniendo en cuenta lo que has identificado qué sientes y piensas. y el motivo por el que lo haces, ¿Qué conclusión sacas?. ¿Qué aprendizaje te puedes llevar?. ¿Qué necesitas?
  • TOMA DECISIONES. Aborda un plan de acción. ¿Qué cambios necesitas hacer a nivel emocional, mental y conductual?. ¿Qué conseguirás mejorar con esas acciones?.

Dónde poner el foco para potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

Objetivos de Reflexión:

  • Sobre ti mismo: valores, creencias, habilidades, impacto, pasiones, prioridades, fortalezas, áreas de mejora, emociones, pensamientos…
  • Las áreas de tu vida que son importantes para ti
  • Cuestionarte  y retarte
  • Trabajo/ profesión
  • Familia
  • Amigos
  • Metas
  • Decisiones pasadas y actuales…
  • Experiencias difíciles
  • Miedos 
  • Lo que necesites…

Qué preguntas hacerte para potenciar y mejorar tu capacidad de reflexión

METAS
  • ¿Cuál es tu propósito? 
  • ¿Qué quieres mejorar, conseguir, reducir en los próximos meses?
  • ¿Cómo sería ese resultado satisfactorio para ti?
  • ¿Qué es lo mejor de ti que te ayudaría en mejorar, conseguir, reducir en los próximos meses?
  • ¿Por qué son importantes estos objetivos y para qué los quiero?
  • ¿Cuáles son los valores que me ayudarán a conseguir tus objetivos?
APRENDIZAJE
  • ¿Cuándo fue la última vez que aprendiste algo nuevo?
  • ¿Qué es lo que más te motiva?
  • Piensa, ¿Qué has aprendido de las últimas experiencias que fueron difíciles para ti?
  • ¿Qué puedes hacer hoy que te permita ser mejor dentro de unos meses, o un año?
  • Si tuvieras que enseñar algo ¿Qué sería?
  • Y ¿Qué aprendizaje has realizado últimamente sobre tus errores o equivocaciones?
  • ¿Qué te imaginas haciendo dentro de 10 años?
SUPERACIÓN
  • ¿Qué te hace sonreír?
  • Sé sincero, ¿Qué te molesta?
  • Y ¿Qué te gustaría vivir más, menos o igual?
  • Reflexiona, ¿Qué te hace sentir orgulloso?
  • ¿Qué retos difíciles has superado últimamente?
  • ¿Cómo te hicieron sentir?
  • Dime, ¿Cómo aprovechaste las emociones positivas y las que fueron desadaptativas?
  • ¿Qué es lo que mejor supiste hacer superando esas dificultades?
  • Y por último, ¿Qué necesitarías mejorar para los próximos retos?
PAZ INTERIOR
  • ¿Cuáles fueron las últimas situaciones donde sentiste paz interior?
  • Piensa, ¿Qué te ayuda a sentir paz interior?
  • ¿Qué altera esa paz?
  • Reflexiona, ¿Qué hábitos has desarrollado para mantener esa paz interior contigo?
  • ¿Qué límites quieres poner para proteger esa paz interior?
  • Se consciente, ¿Qué prioridades en tu vida te proporcionan paz interior?
EMOCIONES
  • ¿Qué palabra usarías para describir las emociones que has sentido en los últimos meses?
  • Y ¿Qué motivó esas emociones?
  • ¿Hay otras emociones mejores que te hubiera gustado sentir en los últimos meses?
  • ¿Qué te faltó hacer o cambiar para conseguirlo?
  • Valora, ¿Qué puedes hacer la próxima vez para potenciar las mejores emociones y reducir las más desadaptativas?
  • ¿Cómo harás para proteger tus vivencias positivas?
  • ¿Qué impacto tuvo en ti y en otros todas esas emociones?
PROFESIONALIDAD
  • ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
  • Y ¿Qué te hace sentir incómodo?
  • ¿Qué querrías cambiar de esas situaciones que te hacen sentir incómodo?
  • Analiza, ¿Qué te gustaría transmitir a los demás cuando haces tu trabajo?
  • ¿Cómo te gustaría sentirte en tu trabajo?
  • ¿Qué cambios o metas te propones para sentirte más satisfecho?

Resumen

  • Piensa cuánto tiempo dedicas a la reflexión en tu vida y de qué calidad es ese tiempo
  • Sé sincero contigo mismo
  • Recuerda los pasos para una buena reflexión
  • Explora distintas áreas de tu vida sobre las que te gustaría reflexionar y generar cambios
Referencias
  • Go ahead, talk to yourself. It’s normal —and good for you. NBC News by Wendy Rose Gould
  • How Self-Reflection Gives You a Happier and More Successful Life.  Tracy Kennedy. Lifehack. 
  • 13 Questions to ask yourself to identify the right goal. Forbes Coaching Council
  • 365 thought provoking questions to ask yourself in 2019
¿Qué conclusiones sacas sobre tu capacidad de reflexión?
Plantéate, ¿Qué cambios quieres realizar?
¿En qué mejorará tu vida si reflexionas más y mejor?

Y si te apetece y puede ayudarte...