Sí, desayunar para empezar el día o en el momento que desees, pero hoy quiero dedicarle esta entrada a una de las claves personales que estoy observando a mi alrededor.

Cada vez, me llegan más casos de personas que:

– están ante una nueva situación

– han llegado (sin saber ellos muy bien cómo) a una situación problemática o de conflicto

– se han dado cuenta de que están desmotivados en todas sus facetas de la vida

– son conscientes de repente que algo les falta a nivel personal, pues “sus historias vitales” se repiten y con resultados que no les gustan

reaccionan de manera desmedida a situaciones diarias o que de normal no solían generar estos sentimientos

dependen siempre de alguien para solucionar sus vidas

– han desarrollado un patrón de conducta guiado en extremo por sus miedos

y podría seguir…

stop go

Todos estos casos tienen en común que están viendo que durante mucho tiempo:

– Han desarrollado sólo una serie de recursos personales mínimos que no les permiten sentirse satisfechos en cómo resuelven situaciones nuevas o aquellas que están cargadas de incertidumbre

– Han sitúan el motivo de su insatisfacción en agentes externos

– “Viven como en una sucesión de hechos en los que se sienten ahogados o arrastrados por las circunstancias”

– El miedo les ha permitido evitar “consecuencias” que a priori les parecían peor que la propia situación y cada vez son menos capaces de resolver cualquier situación aunque sea sencilla

– Queriendo evitar “ser de determinada manera”, están creándose interiormente la persona que no quieren ser

Se sienten en general:

– Petrificados

– Bloqueados

– Viven las situaciones “desde fuera”

– Tristes

– Agotados, con un desgaste emocional alto

Así  pues, PONGO EN MAYÚSCULAS LO ESENCIAL QUE ES ALIMENTAR NUESTROS RECURSOS PERSONALES Y EVOLUCIONARLOS para que podamos crecer y resolver nuestras necesidades de cada día. Por ello es clave para nuestra salud emocional y nuestro consecuente éxito y equilibrio personal, al menos, tener en cuenta estos hábitos:

Evita pasar por los acontecimientos de tu vida, como si no pudieras controlar nada: NO ES VERDAD

– Tienes derecho a tener miedo, pero también tienes derecho y compromiso personal contigo, de solucionarlo, pedir ayuda y darte la oportunidad de seguir adelante

– Tu experiencia es clave para la evolución de tus recursos personales, pero mira a ver si estás estancando tu experiencia hasta que te lleva a actuar como un robot que no te permite crecer. Con lo que replantéate todo lo necesario y prueba otros recursos: las ideas y valores de años anteriores pueden no servirte para seguir adelante en la situación actual. No es que no valgan, es que ahora en esta situación, no te sirven.

– Se reflexivo y activo, es una de las mejores maneras de ser conscientes de nosotros mismos, de aprender, de tomar decisiones y de darte la oportunidad de ver qué te funciona o no, qué te permite estar bien o qué no.

Comparte tus inquietudes con quien consderes de confianza, en la mayor parte de los casos encontraremos mayores dosis de comprensión, aceptación y visión nueva de lo que nos esperamos.

Habla con profesionales para alimentar tus recursos personales si has llegado al estado de “cartón piedra triste”

– Permítete añadir nuevos valores a tu vida

– Ten como prioridad “NO AGUANTAR LO QUE VENGA”  porque, sí, estoy segura de que puedes aguantarlo, pero el DESGASTE EMOCIONAL que vas a acumular, seguro que te pasará factura.

– DESGASTE EMOCIONAL no es igual a RECURSOS PERSONALES MEJORES que permiten estar satisfechos con mi actuación, mis sentimientos y mi vida.

¿y tú, alimentas tus recursos personales? ¿te cuidas?

¿dedicas momentos a ser consciente de en qué punto estás de tu vida personal, profesional o social?

¿aprendes o te estancas?