¡Bienvenid@! Me alegra encontrarte por aquí de nuevo. Espero que hayas disfrutado de un verano estupendo 🙂

Sin duda, nos acercamos a cambiar de estación y de rutinas en la actividad diaria. ¿Cómo estás?.

E inevitablemente, me gustaría preguntarte ¿cómo quieres estar?.

Este es mi planteamiento para este nuevo comienzo ¿estás de vuelta de vacaciones o estás fortaleciendo tu vida?

De vuelta de vacaciones o fortaleciendo tu vida

Lo haremos sencillo que nuestra mente posiblemente necesita readapatarse en este cambio de escenario. Si estás de vuelta de vacaciones, probablemente, sientas un poco de tristeza, confusión, melancolía, etc. ¿Y si te planteas seguir fortaleciendo tu vida?. No tenemos porqué terminar radicalmente con lo que hemos hecho hasta ahora. 

Ya sé que sólo la vuelta al trabajo puede generar desconcierto. Te has dado un permiso merecido para estar "desconectad@". Estoy segura que esta desconexión te ha fortalecido de alguna manera. Continúa, no permitas ahora un cambio radical en el que no están permitidas las desconexiones y los descansos. Sigue fortaleciendo tu vida. 

Posiblemente, cambies de escenario. Si, pero tú sigues contando contigo. Tú eres el único elemento que permanece. Así que aprovecha para seguir beneficiándote de cada nuevo escenario que vivas.

¿Cómo puedes seguir fortaleciendo tu vida y seguir disfrutando?

Elige como bandera para este nuevo escenario la clave: ¿Cómo quieres estar ahora?. Estoy segura que lo hiciste este verano. Te tomaste un tiempo para planificar tu felicidad y bienestar. ¡Sigue!. Sigue con ese buen hábito. Esa es la palanca a mantener siempre.

Y recuerda mantener activas las siguientes habilidades que estoy segura que has practicado estas vacaciones.

Siente y produce sonrisas en esta nueva etapa

Estoy segura de que has tenido oportunidad de reír y sonreír este verano. ¿Cómo te has sentido después?. ¿Te ha permitido ver las cosas de forma diferente?. Seguro que sí. Recuerda que las razones son que la risa te permite:

  • Aligerar los estados de ánimo. La risa activa el flujo de sangre al cerebro y el incremento de dopamina y endorfinas. Su presencia mejora nuestro bienestar emocional. Su ausencia es reponsable de estados de ánimo depresivos o ansiosos
  • Ayuda a reducir la hormona de cortisol presentes en estados de ansiedad y estrés.
  • Te ayuda a desarrollar mejores estrategias de afrontamiento. Provocar la versión humorística de las cosas, te relaja. Te permite encontrar ideas alternativas y aumenta la confianza en uno mismo.
  • Aumentan las endorfinas y reduce la presión arterial.
  • Aumenta la activación del sistema inmunológico.

 "No vuelvas" (dejes a un lado la mentalidad) de vacaciones. Sigue. Manténla. No la abandones. Hay sitio. Y debe ser una prioridad para ti, asegurar tu bienestar físico y mental. La risa te previene de sentirte "de vuelta" y con sensación de "pérdida".

Reconoce las emociones que tienes ahora

Investigando sobre emociones, la Universidad de Berkeley en California nos confirma datos muy interesantes. Las personas que no se abruman especialmente cuando no se sienten bien, muestran mejores niveles de bienestar. Quienes se ocupan de criticarse o rechazar las emociones que sienten, sufren más trastornos del estado de ánimo. Incluso grandes niveles de angustia, que aumentan por el mero hecho de no sentirse como les gustaría.

 Por ello cuando aceptas las emociones que sientes. Incluso siendo éstas, no tan buenas como te gustaría, tus estrategias de afrontamiento emocional aumentan. 

Recuerda, no pasa nada por sentirse "diferente" o no "tan alegre" como en vacaciones. Es el proceso normal de cambio de escenario y hábitos. Estas emociones te avisan de que disfrutaste enormemente ;-). Y ahora te avisan además de otra cosa. A parte de las estrategias utilizadas en verano, quizá necesites otras nuevas. Ya que otros escenarios como el laboral, puede necesitar recursos distintos.

 Si unes este hábito al anterior, pronto conseguirás disfrutar de esta nueva etapa también.

Recuerda en el fondo que, claro, hablamos de inteligencia emocional. Y no es que ahora tengamos que prestarle más atención. Parece que ahora se habla mucho de ella. En realidad siempre lo hemos hecho. Y siempre has tenido esa capacidad en mayor o menor grado. Pero ahora puede que conozcas más datos sobre ella. Y lo importante es, cuánto eres consciente de tus capacidades emocionales. Ya que sin introspección emocional, es difícil disfrutar y superar situaciones difíciles.

 Por ello, siempre me gusta sugerir a mis clientes, que realices la "digestión emocional" de lo que has vivido. Tanto de las emociones positivas, para resituarlas en un nivel realista y motivador. Así como de las emociones "negativas" para asimilarlas y tomar posibles decisiones.

En ambos casos concreta muy bien la emoción experimentada. Evita quedarte con " he estado bien/mal".

Sigue practicando la "auto escucha"

¿Has dado largos paseos por la playa o por la montaña?. ¿Te has encontrado contigo mismo en momentos de soledad buscada?. ¿Te has permitido escucharte dejándote llevar por los sonidos de la naturaleza?. Fantástico :-). Yo también. ¿A que ha sido genial?. Hace tiempo que incorporé este hábito a mi vida. Siempre está presente, da igual la época del año. ¿Y tú?. ¿Vas a abandonar esta posibilidad de escucharte con cariño?. No lo abandones. Es una oportunidad fenomenal en la que hacemos a un lado a todos los demás. Y de verdad, te escuchas a ti mismo.

 Sigue. Mantén este hábito. 

 Tu capacidad de instrospección posiblemente ha aumentado este verano. Es una pena, que la olvides el resto del año. Realmente es una de las habilidades que siempre están presentes en las personas más fuertes emocionalmente. Les permite conocerse, actuar y decidir desde la calma, y activar su satisfacción personal. 

 Selecciona con la frecuencia que necesites, diaria, semanal..., un tiempo para ti. Igual que has hecho en vacaciones. Escúchate, nadie sabe de ti mejor que tú. En la propia escucha seguramente reconocerás tus:

  • Fortalezas y tu propia satisfacción
  • Debilidades y cómo puedes aprovecharte de ellas, y superarlas si lo decides
  • Distintos tonos en el diálogo interno que tienes
  • Criterios y prioridades importantes en tu vida
  • Emociones
  • Alertas sobre lo que quieres más en tu vida. También aquello de lo que no quieres más y sobre lo que quieres decir ¡basta!

 Escucha todo esto y sé consecuente. Toma las decisiones necesarias que tu diálogo interior te está facilitando.

Aprovecha para ser consciente de tus valores

¿Qué ha sido valioso para ti este verano?. ¿Cuáles son las experiencias que más te han llenado?. ¿Qué vivencia concretamente ha hecho de este verano un verano importante para ti?. Ahora analiza el motivo. 

 Cómo bien reflexionarás habrán sido experiencias que están alineadas con tus principales necesidades y motivaciones. Responderán a aquellas prioridades que tienes en tu vida y que le dan un sentido. Tendrán un significado especial para ti. Enhorabuena.

Y tan importante es experimentar estas vivencias como darte cuenta de por qué son valiosas para ti. Ese motivo, ese por qué, es el elemento que será importante que tengas presente. Ya que es lo que te permite sentir en equilibrio.

 En el momento que seas consciente de estos criterios y motivaciones, vivir de una forma satisfactoria será más fácil. Ya que buscarás y provocarás vivencias en torno a ellas. 

Como comentábamos. Sigue, no las abandones. Ten presente estos esquemas que son los que te facilitan sentirte bien. Te ayudan a sentir que tu vida vale muchísimo y que tienen un significado para ti. 

 Ahora da el siguiente paso. ¿Cómo harás para que, por ejemplo, los próximos 6 meses sean valiosos para ti?. Ya lo tienes más fácil. Sé consciente. Ponle nombre a esas necesidades y motivaciones que son prioritarias para ti en tu vida. Busca satisfacerlas. Toma decisiones en torno a ellas. Date permiso para que te guíen. Y sobre todo disfrútalas.

 Organizaste tu verano para vivir experiencias con significado. ¿Querrás organizar el resto de tu vida en torno a este significado?. ¿O te dejarás llevar por la inercia del día a día sin propósito?.

Conclusiones para fortalecer tu vida

  • Se provocador de sonrisas para ti mismo y para los demás. Llévate contigo esa habilidad quizá "veraniega" allá donde vayas y en cualquier época del año.
  • Reconoce las emociones que sentiste y las que sientes ahora. Haz siempre la "digestión emocional" de todo aquello que sientes
  • Tu diálogo interno va contigo allá donde vayas. En verano pudiste escucharlo desde la calma. Provoca espacios y tiempos, seguros y relajados, para que puedas seguir escuchándote.
  • Practica la consciencia sobre tus valores personales y profesionales. Haz que cuenten. Dales el lugar que se merecen en tu vida para aumentar las posibilidades de sentirte en equilibrio contigo mismo.

¡Mis mejores deseos de que sigas fortaleciendo tu vida!

Recuerda si consideras que puedo ayudarte a seguir invirtiendo en ti, estoy a tu disposición. Entra en el siguiente enlace para reservar tu primera sesión gratuita. Tendrás acceso a los horarios disponibles en mi agenda. Un saludo 🙂