Sí, las vacaciones también se eligen. Sea cual sea tu situación, te mereces periodos de descanso, búscalos de la forma que sea. 

Un día o varios. Una semana o varias. A ratos, a momentos. Elige “estar de vacaciones”. Elige resetear tu mente y tu corazón. Sabes que lo necesitas y que estarás mucho mejor después. 

Espero, también, que puedas:

Y que ahora puedas ELEGIR:

  • “hacer nada”
  • tus momentos
  • compartir
  • decir que “no”
  • “hacer locuras”
  • crear nuevos hábitos

Porque… para un momento, piensa e imagina si pudieras conseguir todo esto:

Te deseo elegir unas felices vacaciones

¡Feliz verano!

Quiero agradecerte el tiempo compartido en este momento del año. Tu tiempo conmigo en este blog. Tus consultas. Las reflexiones que tan amablemente me has permitido conocer. Tus llamadas. El feedback que me has proporcionado.

En definitiva, agradecerte, algo tan GRANDE, como tu CONFIANZA.

Ahora descansemos un rato 🙂 Seguro que volvemos cargados de energía, ilusión, ideas y decisiones. Me encantará compartirlas contigo a la vuelta. 

Un abrazo enorme. Ilusionada por saber de ti a la vuelta de vacaciones. ¡Quiero ver tu sonrisa!